Publicado: 13.05.2015 17:25 |Actualizado: 14.05.2015 07:00

Peris: “No hemos sido capaces de construir ese espacio de confianza”

ENTREVISTA JORDI PERIS, CANDIDATO A LA ALCALDÍA DE VALÈNCIA EN COMÚ. Es el líder de la izquierda valenciana con más posibilidades para arrebatarle la alcaldía a Rita Barberá, pero también el más desconocido entre el electorado.

Publicidad
Media: 3.86
Votos: 7
Comentarios:
El candidato a la alcaldía de Valencia de València en Comú, Jordi Peris. EFE/ Kai Försterling

El candidato a la alcaldía de Valencia de València en Comú, Jordi Peris. EFE/ Kai Försterling

VALENCIA.- Si se atiende a las encuestas, Jordi Peris (València, 1972) es el candidato de la izquierda valenciana con más posibilidades para arrebatarle la alcaldía a Rita Barberá, pero también el más desconocido entre el electorado. Cosas de la “nueva política”. Desde hace apenas tres semanas, este profesor la Universitat Politècnica de València especializado en Cooperación al Desarrollo es el candidato de València en Comú a la Alcaldía de Valencia.



Guanyem València nació para crear un único frente electoral por la izquierda para derrotar a Rita Barberá con la idea de que sería mejor que hacerlo con tres partidos (PSPV, Esquerra Unida, Compromís) distintos. Sin embargo, tras no conseguir su objetivo, parte de aquella organización se ha convertido en un cuarto partido, el suyo. ¿No es contradictorio?

Guanyem València fue el precursor de València en Comú. Somos exactamente lo mismo, con un cambio de nombre. Nacimos para trabajar por una confluencia a tres niveles: ciudadana (para gente común interesada en hacer política en esta ciudad; social (para recoger toda la experiencia de asociaciones y entidades cívicas) y política (entre los partidos que compartían una serie de principios y tenían voluntad de cambio).

"Ha habido muchos intentos previos de grandes coaliciones a la izquierda y muchos de ellos han salido muy mal"

Lo convulsos que han sido esos tiempos en el último año, además de la diversidad de procesos simultáneos en cada partido es lo que al final impide que haya una confluencia en una candidatura única. En Valencia y la Comunidad Valenciana ha habido muchos intentos previos de grandes coaliciones a la izquierda y muchos de ellos han salido muy mal. Eso también ha pesado mucho. Por eso no hemos sido capaces de construir ese espacio de confianza.

Aun así, València en Comú se constituye como partido. ¿Qué propuestas les diferencian del resto de las fuerzas progresistas?

Somos una propuesta política de naturaleza muy diferente, aunque en las propuestas concretas podemos tener coincidencias con otras fuerzas de izquierda. Somos una plataforma ciudadana abierta a todo el mundo que no tiene estructuras de partido tradicionales.

Un partido también son sus hechos. El grupo municipal socialista se ha rascado el bolsillo en el caso Nóos y, a consecuencia de ello, Alfonso Grau, la mano derecha de Barberá, está imputado y fuera de las listas. Compromís ha destapado las facturas de los lujos de Barberá y Esquerra Unida ha tumbado a Alfonso Rus. ¿Qué aportan ustedes?

(Duda). La conexión con la gente de a pie que se ha sumado con una ilusión y ganas de trabajar tremendas por llevar a las instituciones una forma de hacer política que supere el formato de partido tradicional. La crisis de legitimidad política se extiende más allá del PP y de las instituciones.

Sí gozan de esa simpatía al menos en los sondeos, que les sitúan como la primera fuerza de la oposición. ¿Creen lo que dicen esas encuestas?

Las tomamos con muchísima cautela, pero las valoramos en términos de tendencia. Hay algunos hechos relevantes: que nos consolidamos como fuerza que va a tener un papel relevante en la ciudad; el derrumbe del PP; y la aparición de Ciudadanos, que vemos como un cambio cerrado en falso, porque supone la continuidad de las políticas del PP.

Las encuestas les dan buenos resultados, pero también dicen que usted es el candidato más desconocido. ¿Se siente cómodo en esa situación?

No me sorprende. Yo como candidato salto a la vida pública hace apenas tres semanas. De todas formas, la candidatura no soy yo. Esto es un proyecto colectivo y por eso estoy aquí.

¿A qué cree que se debe su éxito en las encuestas? Se les identifica con Podemos o con Barcelona en Comú, pero ni son los primeros, ni se han organizado y obtenido el consenso de los segundos.

Hay un cuestionamiento profundo del modelo de país y de indignación con un sistema político

En todo el estado español hay un cuestionamiento profundo del modelo de país y de indignación con un sistema político con el que la gente no se reconoce. Esa fuerza se ha materializado de manera diferente en cada lugar. Y, en Valencia, la gente nos reconoce como la expresión de ese proceso de cambio. Podemos nos apoya explícitamente y forma parte de València en Comú a todos los niveles. Yo soy independiente, pero -sin ir más lejos- nuestro número 2 y 3 son dirigentes del Consejo Ciudadano Municipal de Podemos.

¿Eso no choca con esta idea de ser una plataforma ciudadana y de no tener estructuras de partido?

Podemos nos aporta una parte importantísima de nuestra fuerza, de nuestra legitimidad y de nuestra capacidad de proyectarnos hacia afuera, pero como plataforma València en Comú es algo más amplio que Podemos. No nos genera ningún tipo de incoherencia a nivel interno contar con dirigentes de Podemos.

En cualquier caso, si los pronósticos de los sondeos se cumplen, tendrían que establecer pactos. ¿Tienen líneas rojas?

No hemos hecho aritmética electoral todavía. Vamos a esperar al día 24 y trabajaremos por encontrar pactos con las sintonías programáticas. No hemos venido a ganar unas elecciones, hemos venido a ganar un cambio para esta ciudad.

Valencia es, para mucha gente, la imagen de la corrupción, ¿son conscientes de lo difícil que va a ser revertir esa imagen?

La imagen que se ha construido estos últimos años es absolutamente nefasta. Parece que incluso hemos llegado a normalizar todas estas cantinelas de corrupción y de grandes inversiones que no conducen a nada. Hay que cambiar la imagen no solo hacia afuera, también hacia adentro.

¿Cómo piensan hacerlo?

Trabajando duro en tres ejes programáticos. El primero es la regeneración democrática de las instituciones. Lo primero que haremos será una auditoría general del Ayuntamiento para conocer exactamente dónde se ha gastado el dinero e incorporaremos mecanismos de transparencia y rendición de cuentas.

¿Qué esperan encontrarse cuando lleguen al consistorio?


Esperamos encontrarnos muchas sorpresas. Va a haber muchas cosas que nos aten de cara al futuro.

Rita Barberá suele repetir que el Ayuntamiento tiene superávit. ¿Se lo cree?

(Risas). No, no me lo creo.