Publicado: 16.12.2014 17:36 |Actualizado: 28.10.2015 17:48

Las 'perlas' de Hernando

El nuevo portavoz del PP en el Congreso siempre se ha caracterizado por sus declaraciones desafiantes y polémicas, rayanas en ocasiones en la más pura provocación cuando no en el insulto más directo.

Publicidad
Media: 2.25
Votos: 12
Comentarios:
Rafael Hernando, portavoz del PP en el Congreso, en una imagen de archivo.-

Rafael Hernando, portavoz del PP en el Congreso, en una imagen de archivo.-

Rafael Hernando, el nuevo portavoz parlamentario del PP es considerado dentro del partido un halcón. O un doberman, en terminología socialista. Mariano Rajoy ha optado por un perfil agresivo para encarar la recta final de la legislatura.

La fama de duro le viene a Hernando de sus declaraciones siempre desafiantes y polémicas, rayanas en ocasiones en la más pura provocación cuando no en el ataque verbal más directo. Hernando es un político que no da la más mínima tregua a sus rivales. Sirvan algunos ejemplos para atestiguarlo.



Memoria Histórica y la Segunda Repúlica

A lo largo de sus años en el Congreso de los Diputados, Hernando no ha tenido reparo en criticar, a veces sin sentido de la medida, todos aquellos asuntos que se alejan mínimamente del ideario de la derecha más pura. Uno de sus fantasmas ideológicos ha sido la Memoria Histórica. Sus declaraciones sobre la Segunda República y sobre las víctimas del franquismo provocaron mucho ruido mediático en 2013. En septiembre de ese año declaró en una tertulia televisiva algo que ofendió profundamente a mucha gente: "Las consecuencias de la Segunda República llevaron a un millón de muertos".

El ahora portavoz llegó a aquel programa televisivo con una estrategia clara: equiparar la apología del fascismo y de la dictadura de Franco con el apoyo a la Segunda República. Lejos de pedir disculpas por las críticas, Hernando se reafirmó en Twitter: dijo que la bandera republicana es "ilegal" e instó al PSOE a expulsar a los afiliados que exhibieran una bandera republicana en las calles.

Pero más insultante resultó Hernando cuando aseguró que los familiares de las víctimas de la dictadura franquista "sólo se acuerdan de ellas cuando buscan subvenciones". Esa fue su respuesta a las críticas por la supresión total de esas subvenciones para localizar las fosas de la represión franquista.  

Aquellas palabras le valieron una querella por parte de la la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH). Hernando argumentó entonces que había sido víctima de una "auténtica manipulación arteramente prefabricada por parte de la izquierda". La querella de la ARMH fue archivada.  

"Andalucía parece Etiopía"

Una de sus declaraciones más ofensivas y polémicas se produjo en abril de 2013. El entonces portavoz adjunto del PP en el Congreso de los Diputados y diputado por Almería aunque él sea originario de Guadalajara, comparó a Andalucía con Etiopía. No se le ocurrió otro argumento mejor para arremeter contra las medidas que la Junta de Andalucía aprobó para combatir la exclusión social y la malnutrición infantil, cuyo efectos ya se dejaban notar en esa Comunidad Autónoma. La Junta anunció que pensaba garantizar por ley que los niños desfavorecidos comieran tres veces al día. 

"El resultado de 31 años de Gobierno socialista andaluz y tres modernizaciones es que los niños andaluces no tienen para comer tres veces al día", se burló en uno de sus tuits el dirigente conservador. Y, a renglón seguido, Hernando se preguntó si con ese balance y 1,2 millones de parados al Ejecutivo andaluz "no se le cae la cara de vergüenza". "Íbamos a ser la California europea pero, con el bipartito, parecemos Etiopía", apostilló. Tampoco rectificó en esta ocasión, pese al chaparrón de reproches que le cayeron encima: Hernando volvió a insistir en que era responsabilidad de los padres dar de comer a sus hijos.

El PSOE no tardó en responder: "Hernando es la voz de la derecha más inhumana e insensible".

Pedraz, "un pijo ácrata"

Si algo ha demostrado sobradamente Hernando es que es un hombre de partido, al que defiende a capa y espada contra quien sea y cuando sea necesario. Un ejemplo de ello es cuando calificó de "mera cortesía" los SMS de Rajoy a Bárcenas. 

Pero en realidad no hay azuzarle mucho para que salga a morder a todos aquellos que osan la más mínima crítica al PP o al actual sistema de partidos. Cuando en octubre de 2012 el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz archivó en un auto la causa contra ocho imputados por la protesta del 25-S aludiendo a "la decadencia de la clase política", Hernando saltó como un resorte: "Pedraz es un pijo ácrata".  Hernando no fue el único político que criticó a Pedraz, pero sí el que fue más ofensivo y duro en sus declaraciones.

Bardem, "un villano"

Poco días después, también en octubre de 2012, Hernando volvió a mostrarse como la perfecta voz de su amo al llamar "gran villano" a Javier Bardem, el único actor español que ha ganado un Oscar de Hollywood. ¿La razón? A Bardem se le ocurrió decir que al Gobierno de Mariano Rajoy el paro le servía de excusa para restringir los derechos laborales. "Hay que ser un 'gran villano', y no de película, para sostener que al Gobierno le va bien tanto paro", escribió el dirigente del PP en Twitter, su arma preferida. Hernando definió los comentarios del actor como "frivolidades de millonario residente en Miami".

El accidente del Alvia, culpa de la herencia recibida 

El accidente del tren Alvia en la ya tristemente célebre curva de Angrois, a cuatro kilómetros de la estación de santiago de Compostela, y que dejó 79 muertos ocurrió el 24 de julio de 2013, casi dos años después de que el PSOE abandonara el poder. Eso no fue impedimento para que Hernando acusara al anterior ministro de Fomento, José Blanco, de ser el responsable del siniestro. Según Hernando, el juez que investigaba el siniestro de Santiago tenía que "determinar si el hecho de que el proyecto inicial se modificara para acabarlo antes y cortar una cinta tiene algo que ver con el accidente". Ni corto ni perezoso: la culpa, de la herencia recibida.

ERC y CUP, los "energúmenos" que atacaron a Rato

Era noviembre de 2013. Entonces Rodrigo Rato era aún uno de los mejores activos del PP. No existían ni las tarjetas opacas, ni se sabía tanto como ahora sobre el agujero de Bankia ni su desatrosa gestión al frente de la entidad.  Rato acudió al Parlament a responder a las preguntas de los diputados catalanes sobre las preferentes. A Rato le apretaron las clavijas, especialmente desde la izquierda independentista catalana. 

Hernando se indignó y calificó de "patético y deplorable" el trato que, según sus palabras, algunos "energúmenos" dispensaron al expresidente de Bankia —y exvicepresidente económico con José María Aznar— Rodrigo Rato.

"Cuando a uno se le invita a una casa lo que no se debe hacer por cortesía es zarandearle y llamarle gángster, con actitudes ciertamente patéticas. Esto de la sandalia es patético en un parlamentario", afirmó Hernando en aquella ocasión. Criticaba así que David Fernández, diputado de la CUP, sacara una sandalia al interrogar a Rato.

Además de criticar las formas de algunos parlamentarios catalanes, Hernando rebatió también el fondo de sus críticas y defendió la gestión de Rato al frente de Bankia. Apenas ha pasado un año desde entonces.

Las "sanguijuelas" de la SGAE

Hernando tiene una lengua viperina, incluso cuando le asiste la razón. En 2009, en pleno escándalo de corrupción en la Sociedad General de Autores (SGAE), el diputado del PP, después de conocer que la SGAE cobró el 10% de la recaudación de un concierto benéfico a favor de un niño enfermo, soltó otra frase incendiaria: "Una auténtica banda de sanguijuelas, chupones y golfos recaudadores". 

El rey Juan Carlos, intocable

Si algo es Hernando es un hombre del régimen... del 78. Otra de sus conocidas perlas fue cuando rechazó investigar la opaca herencia del rey Juan Carlos aduciendo que "eso forma parte del pasado".

Ataques contra 'Público'

En la campaña electoral de 2011, Hernando intentó menospreciar al diario Público durante un debate en Canalsur entre aspirantes del PSOE, del PP y de IU.

La descalificación se produjo cuando Javier Barrero, candidato socialista al Congreso por Huelva, hacía referencia a una noticia publicada en Público sobre un informe de la OCDE en el que se afirmaba que el nivel de pobreza creció en los Gobiernos de José María Aznar.

"Esto ha salido publicado hace muy pocos días", comentó Barrero al conservador Hernando. "En Público, en Público, jajaja", interrumpió Hernando ante la sorpresa del candidato socialista. "Periódico con mucho rigor", continuó el candidato de la derecha.

"Es un periódico, sí, sí. Imagino que a los periodistas les molestará mucho que usted no crea en la libertad de expresión", respondió Barrero. "Sí, sí, si yo creo en todo, pero también en la verdad de la información", dijo Hernando, sin aclarar a qué se refería y sin dar un solo argumento para contradecir los datos oficiales de la OCDE.

Las cintas de Felipe González en TVE

El nuevo portavoz parlamentario del PP se dio a conocer en 1999 con una metedura de pata de esas antológicas. Hernando acusó al PSOE de ordenar el borrado de "imágenes comprometedoras" de Felipe González al tener que dejar el poder en 1996. Hernando no aportó ni una prueba. Tanto es así, que el entonces portavoz del Gobierno, Pío Cabanillas, tuvo que desmentir al entonces diputado raso del PP. Aquella fue su primera metedura de pata, pero no la última.