Publicado: 05.12.2013 12:58 |Actualizado: 05.12.2013 12:58

La Policía, a las víctimas: "Cuéntaselo a Garzón"

Los agentes del Cuerpo Nacional de Policía han impuesto una sanción administrativa a al menos cinco víctimas de la dictadura y activistas por la memoria histórica que se manifestaban en las inmediaciones de la Audiencia Naci

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Cuéntaselo a Garzón". Así ha contestado un agente de la Policía Nacional a Emilio Silva, presidente de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica, cuando este protestaba por los empujones de varios agentes de la Policía Nacional que le arrinconaban en una esquina de la calle de la Audiencia Nacional, donde este jueves declaraban los exmandos policiales del franquismo Billy el Niño y Jesús Muñecas, acusados de torturas durante la dictadura por la Justicia Argentina. "Tengo derecho a grabaros, sois funcionarios. Trabajáis para la gente y me habéis metido en este rincón para asustarme, cojones", espetaba Silva a los agentes de la Policía Nacional.

En el momento en el que fue identificado por la Policía, Emilio Silva estaba tratando de repartir a la prensa extranjera un reportaje de la revista Interviú sobre los presuntos torturadores. "Es la segunda vez que haces esto", le dijo previamente un policía secreta, según narra Silva a Público. Acto seguido fue enviado a empujones a un rincón donde los agentes le identificaron para proponer ante Delegación del Gobierno una sanción económica. "Me parece flipante que no se pueda estar en esa acera y repartir información libremente. Es el colmo", señalaba Silva.

Sin embargo, el caso de Silva no ha sido el único. Hasta cinco víctimas de la dictadura o activistas por la memoria histórica han sido identificados y multados durante la mañana de este jueves en las inmediaciones de la Audiencia Nacional. Todos ellos, incluido Emilio Silva, recibían la misma justificación: "Artículo 1 barra 92". "Este artículo es un cajón de sastre. Cabe desde el desorden público a la tenencia de drogas, hasta las injurias a la autoridad", explicaba otro agente a este medio tras ser cuestionado sobre el artículo.

Por las mismas razones que Silva ha sido identificado y sancionado Julián Rebollo, exconcejal del ayuntamiento de Madrid por el PCE e IU. Rebollo ha llegado de los primeros a la puerta de la Audiencia Nacional para repartir un comunicado de la Coordinadora Estatal de Apoyo a la Querella Argentina a la prensa. Según narra el propio Rebollo, la Policía le ha exigido que abandonara el lugar porque estaba "prohibido estar ahí". El activista, miembro de la Plataforma contra la Impunidad del Franquismo, ha tratado de justificar su presencia en el lugar, pero sus explicaciones sólo le han servido para que los agentes le impusieran una sanción por "saltarse el control de seguridad".

Junto a Rebollo se encontraba en ese momento Edurne Rubio, portavoz de la Federación de Foros por la Memoria, y Sebastián Torrico, miembro también de la Plataforma. Los dos han sido sancionados también por la Policía junto a Fernanda, activista del Foro. Edurne narra así los hechos: "Cuando hemos llegado a la Audiencia no había control policial y hemos ido a la puerta junto a los periodistas. Tras un rato, ha venido un agente y nos ha dicho que nos fuéramos de ahí. Entonces ha empezado la discusión de por qué debemos irnos si estamos en una vía pública y él nos ha contestado que debíamos irnos porque lo marca la ley", explica Edurne.

Hasta ese momento todo era más o menos normal, según el relato de la portavoz de la Federación de Foros por la Memoria. Sin embargo, la situación ha dado un giro cuando Edurne abandonaba el lugar y ha cogido su móvil para escribir un tweet en la cuenta de la Federación sobre lo que estaba ocurriendo. "¿Está usted tomando nota de mi número de placa? Pues te vas a identificar tú", ha espetado el policía a la mujer. "No tengo identificación, la he dejado en el trabajo", ha contestado Rubio. "Si no te traen el DNI pronto te vienes con nosotros a comisaria", ha replicado el agente, siempre según la versión de Rubio.

Finalmente, una compañera de Edurne, tanto de trabajo como de la Federación, se ha desplazado hasta el lugar de trabajo de Rubio y ha traído su identificación. "Cuando ha llegado Fernanda, ya estaban abriéndome la puerta para que entrara al furgón y pidiéndome que apagara el móvil. Entonces, Fernanda se ha quedado mirando el número de placa del agente para tomar nota, él la ha visto y le ha puesto otra multa a ella. Lo más indignante es que el policía le ha dicho: 'No se preocupe. Esto es sólo una multa y si usted no la puede pagar pues la embargarán. Así de sencillo", sentencia Rubio.

Por último, también ha sido sancionado por los agentes del Cuerpo Nacional de Policía Sebastián Torrijo, miembro de la Plataforma contra la Impunidad del Franquismo, cuando abandonaba la puerta de la Audiencia Nacional al grito de "esto es peor que Ucrania" y "los que están dentro declarando son de los suyos". "En ese momento, el policía me ha dicho que lo he insultado y que él mismo me iba a poner una multa y que nos íbamos a ver en el juicio", concluye Sebastián.