Público
Público

El PP apoya el ministrasvase tras criticar con dureza al Gobierno

Los partidos catalanes se dividen en el Congreso: CiU y ERC se abstienen y PSC e ICV lo apoyan

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El agua salpicó ayer a sus señorías, pero en el remanso del comienzo de la legislatura no bajó con fuerza suficiente para que se llegaran a empapar en la refriega política, aunque sacó a relucir la que existe en Catalunya. Fue un baño rápido que anticipa otros más largos y en corrientes más profundas.CiU y ERC intentaron nadar y guardar la ropa. Se abstuvieron después de expresar sus peros al decreto ley de medidas excepcionales y urgentes aprobado por el Gobierno para garantizar el abastecimiento de agua de beber a los cinco millones de habitantes afectados por la sequía en Barcelona y su área metropolitana.


Del Ródano al “mal menor”


El portavoz de CiU, Pere Macias, volvió a defender el trasvase del Ródano, mientras que el republicano Joan Ridao sólo asumió como “un mal menor” la fórmula pactada entre el Gobierno y la Generalitat de Catalunya.


Encontraron la solidaridad nacionalista de los tres diputados del BNG y de Nafarroa Bai, que también se abstuvieron, pero el PNV volvió a romper en el Congreso de los Diputados la coalición Galeuscat y votó con el PSOE.
Gaspar Llamazares, que ha de repartirse el tiempo con ERC e ICV, ni siquiera pudo explicar en el hemiciclo el sentido de su voto, el único en contra, que discrepó del de los otros dos partidos que integran su grupo parlamentario. Mientras ERC se abstenía, ICV votó a favor, al igual que los diputados del PSC.


La posición del PP resultó llamativa porque, después de hacer una enmienda de totalidad a la política del agua del Ejecutivo, los diputados conservadores sumaron sus votos a los socialistas para sacar adelante el decreto. Todos menos la aragonesa Luisa Fernanda Rudi, que se abstuvo haciendo patria chica.


Carlos Floriano, que se estrenó como portavoz conservador en Medio Ambiente, acabó mezclando el agua con “la decencia”, al echar en falta esta última en los compromisos asumidos por el presidente del Gobierno: “Más agua, más barata y en menos tiempo”. Según Floriano, “la verdad” es que “de las 22 desaladoras prometidas, sólo hay una en funcionamiento”. A su juicio, la política del Ejecutivo se limita a “poner un parche aquí y otro allí”, frente a un problema de “solidaridad interterritorial”.


“No sale más agua del Ebro”


La ministra Elena Espinosa, que debutó como responsable de Medio Ambiente, insistió en que “el decreto no permite sacar agua adicional del Ebro” y en el carácter temporal de la medida, hasta que, en junio de 2009, entre en funcionamiento la desaladora de El Prat.


La portavoz socialista para Medio Ambiente, Soraya Rodríguez, defendió que la solución avalada ayer por el Pleno del Congreso –318 votos a favor, 16 abstenciones y uno en contra– “es exactamente la misma que se adoptó para garantizar el abastecimiento a Valencia, Alicante, Murcia o Almería durante la pasada legislatura y demuestra la disposición del Gobierno a actuar de igual forma en todos los territorios ante situaciones similares de emergencia”.


Debate en la sala de espera


Soraya Rodríguez abrió la puerta al diálogo y al consenso en política hidráulica. El debate de fondo está servido porque PP, CiU y Rosa Díez anunciaron la presentación de proposiciones no de ley para abordarlo. Zapatero tiene comprometida una Conferencia de Presidentes, pero la que está previsto celebrar este año tendrá por objetivo la lucha contra la violencia de género.