Publicado: 10.12.2013 19:24 |Actualizado: 10.12.2013 19:24

El PP del 'caso Bárcenas' dice buscar la democracia "limpia y responsable"

Los conservadores rechazan prohibir ahora las donaciones de empresas a partidos políticos, a la espera de que el Gobierno elabore una normativa al respecto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El partido en el Gobierno, el PP, el mismo que lleva meses evitando que su presidente, Mariano Rajoy, vaya al Congreso a explicar las irregularidades que el juez del caso Bárcenas ha constatado en la financiación de la formación conservadora, se ha erigido este martes en defensor de la lucha contra la corrupción y en garante de la regeneración de la democracia. La diputada Pilar Cortés, que ha sido la portavoz del partido durante el debate que se ha producido esta tarde en el Congreso sobre la financiación de los partidos, ha abogado por renovar en ese sentido el sistema democrático. 

Durante su intervención, ha abogado por dejar para las generaciones futuras una democracia "fuerte, segura, responsable, limpia y estable". Además, ha abogado por ser implacable contra la corrupción, una práctica en la que lleva cinco años envuelto su partido desde el estallido del caso Gürtel. "Seamos firmes y contundentes en la regulación y en las acciones penales y políticas", ha reclamado. 

Sus palabras han llegado después de que su grupo haya decidido rechazar una proposición de ley para reformar la Ley de Financiación de Partidos con el objetivo de eliminar toda posibilidad de que las empresas hagan donaciones a las formaciones políticas, y que había sido presentada por el PSOE. Cortés ha justificado el no del PP argumentando que el planteamiento de los socialistas es "de parte", porque se ha presentado "de manera unilateral" y no se ha enmarcado en un "plan serio" de reformas. "Es un parche con deficiencias técnicas", ha zanjado. 

No obstante, ha asegurado que el PP está abierto a "escuchar y discutir" sobre este asunto, si bien siempre en el contexto de las negociaciones sobre el plan de regeneración democrática que va a impulsar el Gobierno, a pesar de que en el borrador del mismo que envió a los grupos no incluyó esa eliminación de las donaciones de empresas.

El portavoz del PSOE, Ignacio Sánchez Amor, ha defendido por su parte la iniciativa de su partido porque, ha dicho, "el sistema presenta riesgos innecesarios para una democracia moderna" por culpa de la financiación de las formaciones políticas que proviene de las empresas privadas. Y es que en su opinión, la práctica "ha convertido esas donaciones en contraprestaciones" a esas entidades donantes. "Hacer trampas en el juego deslegitima al propio juego democrático", ha considerado. 

A renglón seguido, Sánchez Amor ha recordado la vinculación entre las donaciones privadas al PP con el caso Bárcenas y, por esa razón, ha considerado que los conservadores "no son los mejores credenciales para pedir austeridad", por ejemplo, cuando reclamaron recortar las ayudas públicas a los partidos.

A favor de la iniciativa de los socialistas también se han manifestado Izquierda Plural -que integra a IU, ICV y Cha-, UPyD y UPN. Por la abstención han abogado, en cambio, PNV, CiU y Amaiur.