Publicado: 24.08.2016 13:13 |Actualizado: 24.08.2016 17:33

PP y C's buscan concretar en qué casos debe dimitir un político investigado por corrupción 

Los conservadores exponen que hay que distinguir "lo que es corrupción de lo que no lo es" y la formación naranja matiza que la mala gestión de un cargo público no implica su dimisión. 

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:

MADRID.- El PP y Ciudadanos han retomado este miércoles en el Congreso de los Diputados las negociaciones en torno a la investidura de Mariano Rajoy y en la reunión de la tarde tienen previsto concretar qué criterios se exigirán para apartar de un cargo público a aquellos políticos salpicados por casos de corrupción. En la tercera reunión que mantuvieron este martes ambas formaciones consiguieron aprobar un acuerdo relativo a 50 medidas, en su mayoría de carácter económico. 

El caso de Óscar Clavell, diputado del PP procesado por prevaricación y malversación cuando era alcalde de Vall d'Uixó (Castellón), ha reabierto la polémica y los dos partidos van a aprovechar su negociación de este miércoles para sentar criterio.

En declaraciones a los medios de comunicación, el vicesecretario de Organización, Fernando Martínez Maillo, ha querido dejar claro que el compromiso del PP en la lucha contra la corrupción "es absolutamente claro", pero también hay que "distinguir lo que es corrupción de lo que no lo es".

"No se puede hacer tabla rasa"

Reunión entre los equipos negociadores del PP y de Ciudadanos.- E.P.

Reunión entre los equipos negociadores del PP y de Ciudadanos.- E.P.

"No podemos hacer tabla rasa ni podemos dejar que querellas políticas contribuyan simplemente a inhabilitar a cualquier político porque el partido contrario ha decidido acudir a la justicia simplemente por criterios estrictamente políticos", ha añadido, recordando que Clavell fue denunciado por la oposición municipal por una discrepancia administrativa y, en su opinión, no hay corrupción.

El vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, dijo este martes que "no es lo mismo meter la pata que meter la mano en la caja" y que la "mala praxis" de un cargo público no debe confundirse con la corrupción, una distinción que, según ha indicado, ya se hizio en Madrid con el PP y en Andalucía con el PSOE.

En cuanto a si el acuerdo que el PP firme con Ciudadanos va a seguir teniendo vigencia incluso si Mariano Rahjoy fracasa en la investidura de la próxima semana, Maillo se ha limitado a señalar que "cuánto más duradero sea el acuerdo, muchísimo mejor", pero no ha querido dar por fracasado el primer intento de la investidura.

"Las negociaciones avanzan y el PP tendrá más apoyos que cuando Pedro Sánchez se presentó, y la espiral de negatividad del PSOE cada día tiene menos sentido", ha añadido la vicesecretaria de estudios y Programas, Andrea Levy.