Publicado: 02.11.2016 19:17 |Actualizado: 02.11.2016 23:30

El próximo pacto PP-PSOE: el Presupuesto estatal, por los Presupuestos autonómicos

La posible retirada del apoyo de Podemos en varios Gobiernos socialistas hace que dependa de los populares que se aprueben sus cuentas públicas. 

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2
Comentarios:
Antonio Hernando estrecha la mano de Mariano Rajoy tras su reelección como presidente en el debate de investidura del Congreso. Archivo Reuters

Antonio Hernando estrecha la mano de Mariano Rajoy tras su reelección como presidente en el debate de investidura del Congreso. Archivo Reuters

MADRID.- "No se ha hablado todavía, pero cuando se calmen las aguas en el PSOE parece lo lógico que den una mínima estabilidad al nuevo Gobierno apoyando los primeros Presupuestos. Pero, independientemente de eso, el PP sí estaría dispuesto a hacerlo también en aquellas comunidades autónomas donde ya no cuente con Podemos". Así de claro se expresaba un dirigente del Partido Popular, apuntando a lo que parece ser que será el segundo gran pacto PP-PSOE tras la investidura de Mariano Rajoy.

El propio mensaje del presidente del Gobierno durante el pleno que renovó su estancia en Moncloa iba, precisamente en esa dirección. Pidió "estabilidad" y "gobernabilidad", principalmente, a los socialistas y les advirtió de que no estaba dispuesto a derogar sus "exitosas" leyes. A cambio, como ya han prometido los conservadores desde el verano, el PP ofrecerá lo mismo al PSOE en aquellas comunidades donde su estancia en el poder dependa de los de Pablo Iglesias. 



El PSOE, de momento, sigue negándose y dice que no dará estabilidad al Ejecutivo y que no tiene ningún compromiso en aprobar las Cuentas Públicas. El PP, en cambio, cuenta con ello, aunque ya empieza a ponerse la tirita antes de la herida y a tantear la vía del PNV, tal y como reconoció Pablo Casado este miércoles en una entrevista

Pero el vicesecretario de Comuniación del PP también volvió a tender la mano a los socialistas si la necesitan en Comunidades y Ayuntamientos. Podemos ya ha empezado a retirar los apoyos a los Gobiernos del PSOE en Extremadura y Castilla-La Mancha y no es descartable que se rompa también el pacto en Aragón o en Asturias. Sólo el acuerdo en la Comunidad Valenciana con Compromís parece más sólido.

Los Gobiernos autonómicos socialistas están en manos del PP para seguir teniendo Presupuestos en el ecuador de sus legislaturas, lo que va a condicionar con toda seguridad lo que el PSOE vote luego en el Congreso

Ciudadanos, por su parte, se desmarca de estas negociaciones que consideran "cambios de cromos". Para los de Albert Rivera -el tercer partido en liza en las futuras conversaciones sobre Presupuestos-, lo único exigible es que Rajoy cumpla con las 150 medidas ya negociadas (partidas presupuestarias incluidas) y acordadas en el pacto PP-C's. Además, ellos no son especialmente relevantes en los casos donde el PSOE dependa de otros que no sean Podemos o PP para seguir gobernando y mantienen su idea de separar la política nacional de la autonómica y local. 

Ante esa tesitura, los Gobiernos autonómicos socialistas están en manos del PP para seguir teniendo Presupuestos en el ecuador de sus legislaturas, lo que va a condicionar con toda seguridad lo que el PSOE vote luego en el Congreso. Todo apunta a que el PSOE se sentará a negociar con el PP y le dará finalmente su apoyo a cambio de que puedan arrancar algunas modificaciones que luego venda como triunfos en la negociación. 

Para Rajoy, a su vez, eso le serviría como campaña de propaganda de su nuevo Gobierno y de su nueva imagen. Una estampa en la que aseguró que abandonará los rodillos de la mayoría absoluta para presentarse como "dialogante" y "negociador" y en la que dijo estar dispuesto incluso a "mejorar" -que no derogar- algunas de sus medidas. De repente, con su nuevo pacto, PP y PSOE formarían parte de la "nueva política".

Al PSOE, además, tampoco le interesa la desestabilización del Ejecutivo ni que el PP llegue a mayo con ese mensaje de que "no le dejan gobernar" y pueda ya convocar elecciones, porque los populares podrían ser los más interesados en celebrarlas. En el PP niegan que vayan a usar esa amenaza como medida de presión, pero hasta el propio Rajoy la ha utilizado ya de forma velada: "No quiero que haya elecciones por tercera vez, aunque a lo mejor me podría beneficiar".