Publicado: 18.07.2015 23:58 |Actualizado: 18.07.2015 23:58

El PSOE de la centralidad o de la tibieza con Grecia y Catalunya

Pedro Sánchez opta por colocarse en posiciones equidistantes en los grandes asuntos, y los socialistas creen que es una estrategia que, a medio plazo, les dará resultado, aunque ahora les sitúa fuera de todos los debates.

Publicidad
Media: 1.83
Votos: 6
Comentarios:
Pedro Sánchez la semana pasada junto al presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz. /EFE

Pedro Sánchez la semana pasada junto al presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz. /EFE

MADRID.- Para unos el PSOE está en la centralidad política, en el sentido en común y en las propuestas posibles. Para otros, los socialistas no se mojan en nada, se muestran equidistantes en todos los grandes asuntos, buscando una posición tibia que les coloca fuera de todos los debates.

Y es que los posicionamientos políticos del PSOE en los grandes temas, como esta semana ha sido la crisis griega o el último órdago de Catalunya, han quedado claros esta semana: ni con unos, ni con otros.



Con Grecia, aunque Sánchez hizo el miércoles un discurso vehemente y duro contra Rajoy en el debate sobre la cumbre europea que hay que verlo ya en clave electoral, los socialistas han mantenido una posición que, como dijo el propio líder del PSOE, se explicaba en diez segundos: “Pedimos solidaridad a la UE y responsabilidad al Gobierno griego”.

No obstante, tampoco gustó a todos la equiparación que hizo Sánchez en su intervención al acusar de mentir tanto al Gobierno de Rajoy como al de Tsipras. El dirigente de Izquierda Socialista, Juan Antonio Pérez Tapias, no dudó en afirmar este jueves en su cuenta de Twitter que fue una comparación, “muy desafortunada”.

No obstante, Sánchez siguió a lo suyo. Mientras Podemos se ponía hace una semana la medalla del referéndum en Grecia, y el PP lleva unos días sacando pecho por cómo la UE ha doblado el pulso a las “ocurrencias” del Ejecutivo griego, los socialistas han estado toda la semana exigiendo a la UE que no dejara que Grecia se fuera del euro y, a la vez, pidiendo a los griegos que cumplieran sus compromisos. Es decir, más de lo mismo. Todo ello, en una posición muy secundaria en el debate, pese a los esfuerzos hechos por el líder socialista para buscar protagonismo con varios viajes a Europa.

En tierra de nadie sobre Catalunya

Lo mismo se puede decir de la postura del PSOE en torno a Catalunya. Ni un milímetro han movido los socialistas sus posiciones ni su discurso tras el pacto alcanzado entre Convergencia y ERC para ir en una lista conjunta con independientes a las próximas elecciones catalanas con el único programa político de declarar en seis meses la independencia.

Mientras Unió, Ciudadanos o PP no han ahorrado críticas a dicho acuerdo y al planteamiento plebiscitario que quieren hacer de los comicios, los socialistas siguen parapetados en que la única salida es ir hacia una España federal a través de una profunda reforma de la Constitución que dé encaje a Cataluña. Es decir, de nuevo, ni con unos ni con otros. En una salida intermedia donde, de momento, no encuentran el apoyo de ningún otro partido.

Por ello, desde el PSC se rechaza cualquier pacto conjunto con Ciudadanos, Unió o hasta el PP, para contrarrestar el frente independentista. Los socialistas catalanes siguen en sus posicionamientos, ya hasta renunciando a la consulta, en un espacio de tierra de nadie que no termina de cuajar en Catalunya, ni entenderse en el resto de España.

Eso sí, los socialistas se encuentran cómodos en estas posiciones. No hay grandes tensiones internas, salvo puntuales discrepancias, y están convencidos de que a medio plazo sus postulados se abrirán camino porque son los únicos posibles ante tanto frentismo.

Así el PSOE se mantiene en los que unos llaman "centralidad" y otros "tibieza", en un punto medio donde algunos dicen que está la virtud, y con estos planteamientos parece que irán hasta las elecciones generales.