Publicado: 15.02.2016 18:59 |Actualizado: 16.02.2016 09:25

El PSOE no teme nuevas elecciones y se ve mejor posicionado que el 20-D

Ferraz asegura que siempre fue su "plan B" si Podemos mantiene su actual actitud. Le pedirán a Pablo Iglesias que explique su "no" a un Gobierno progresista.

Publicidad
Media: 2.29
Votos: 7
Comentarios:
El secretario general del PSOE y candidato propuesto por el rey a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez. Archivo EFE

El secretario general del PSOE y candidato propuesto por el rey a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez. Archivo EFE

MADRID.- La presentación de la propuesta de Podemos este lunes provocó un nuevo distanciamiento con el PSOE, aunque los hilos aún no están rotos del todo. El tono, el modo y las formas volvieron a enfadar casi por unanimidad a todos los dirigentes socialistas, más allá del debate sobre si es prioritario el referéndum en Catalunya, que no deja de ser otro palo en las ruedas para intentar llegar a un acuerdo. 

Al PSOE, a todo el PSOE, le enfadó que Pablo Iglesias se presentara haciendo el Gobierno, repartiendo Secretarías de Estado y distribuyendo competencias. Y, sobre todo, la frase que repitió dos veces: "Estaré encantado de recibir a Pedro Sánchez".



El PSOE sigue tendiendo la mano a la negociación a través de reuniones bilaterales con el equipo de Iglesias, pero cada vez consideran más cláro que Podemos quiere forzar unas elecciones, sin dar margen alguno al acuerdo.

Fuentes de la dirección del PSOE manifestaron a Público que también contemplaban ese escenario, aunque piensan que aún queda mucho partido hasta el 2 de marzo. "Iglesias se equivoca si cree que tememos que haya elecciones anticipadas", dijo un estrecho colaborador de Pedro Sánchez.

De hecho, Ferraz siempre ha tenido como "plan B" ir a unas nuevas elecciones, que no quieren, pero buscarán que sea Podemos quien explique su "no" a un Gobierno socialista tras las actitudes que está demostrando. 

La revolución de los barones, desactivada

Dichas fuentes apuntan que el PSOE se ve mejor posicionado si hay un envite electoral el 26 de junio que el pasado 20-D, que el paso dado por Pedro Sánchez para desbloquear la situación le ha dado liderazgo y protagonismo social, y casi dan ya por descartada una revolución de los barones para cambiar de líder si se produce el anticipo electoral. El PSOE volvería a ir con Pedro Sánchez, que se presentaría a las primarias al día siguiente de convocarse elecciones, posiblemente sin rival.

Si hay adelanto electoral, el PSOE volvería con Pedro Sánchez, que se presentaría a las primarias, posiblemente sin rival

Además, con los casos de corrupción que acorralan al PP, se ve imposible una investidura de Mariano Rajoy aunque quiera intentarlo. Por dos hechos: primero, que se lo permita el rey sin tener los apoyos garantizados; segundo, que, aun si lo consigue, no sumará en ningún caso para ser investido. 

Además, aseguran que Podemos se equivoca mucho si busca unas elecciones anticipadas que crean le puedan favorecer porque Ferraz cree que la mayor parte de su fuerza viene de las denominadas "confluencias" que, en su opinión, están muy divididas. "Al PSOE se le graba hasta en reuniones internas, pero nadie cuenta lo que está pasando en Podemos y están pasando muchas cosas que les están debilitando", se lamentaba una dirigente socialista. 

Pese a ese "plan B", el PSOE quiere seguir apostando por el acuerdo y Sánchez seguirá con la mano tendida a sentarse a negociar. En el fondo, es el único acuerdo posible, porque el pacto con Ciudadanos no suma aritméticamente y es altamente improbable ni la abstención del PP ni del núcleo duro de Podemos. 

A falta de 15 días para la investidura, todo está en el aire. Pero en Catalunya se formó Gobierno en 48 horas. Y en fin de semana. Todo un precedente