Publicado: 27.11.2016 23:28 |Actualizado: 28.11.2016 08:10

El PSOE se resiste al pacto con el PSC que propone Iceta

Ferraz advierte de que “van a pasar cosas” y los socialistas catalanes avisan de que salir de los órganos centrales les libera de seguimiento en las votaciones.

Publicidad
Media: 3.17
Votos: 6
Comentarios:
La determinación del PSOE sigue siendo en que no todo quede en un parche, que es lo contrario que espera Iceta. EFE/ Julián Muñoz

La determinación del PSOE sigue siendo en que no todo quede en un parche, que es lo contrario que espera Iceta. EFE/ Julián Muñoz

MADRID.— “Sí, van a pasar cosas”. Con esta contundencia una persona conocedora de cómo quiere afrontar el PSOE la negociación advirtió de que los socialistas quieren seguir pasando factura al “no” del PSC a Mariano Rajoy, que rompió el mandato de la Comité Federal. Miquel Iceta lleva toda la semana intentando calmar las aguas. Visitó a Susana Díaz en Sevilla, estuvo en Madrid con todos los barones socialistas en el libro del hijo de Guillermo Fernández Vara, hizo un desayuno informativo y se multiplicó en comidas y entrevistas.

El PSC no pasará por que los socialistas catalanes sólo puedan elegir en primarias al candidato a presidente del Gobierno y no al secretario general del PSOE

Sin embargo, el simpático Iceta no las tiene todas consigo, porque es firme la determinación de la Gestora y de la comisión de negociación del PSOE de cambiar en profundidad el protocolo de 1978 que une a ambas formaciones. “Se acabó la asimetría”, aseguran.

De momento no hay “papeles” previos y el próximo viernes, día 2, se reunirán por primera vez en Madrid los comisionados del PSOE y del PSC. Será, sobre todo, para fijar una hoja de ruta sobre las negociaciones.



La determinación del PSOE sigue en que no todo quede en un parche, lo contrario de lo que espera Iceta

Fuentes del PSC están en la posición de ordenar un poco el protocolo, pero en modo alguno salirse de los órganos de decisión del partido. De ser así, ya avisan que sus diputados tampoco se sentirían obligados a la disciplina de voto en algunas votaciones que les perjudican en Catalunya. En todo caso, hay voluntad de acuerdo por ambas partes, pero también con una posición de fuerza desde ambas partes.

El PSC está un tanto desafiante, sabedor que una ruptura sería un descalabro para el PSOE en Catalunya. El PSOE quiere atar en corto al PSC en la Declaración de Granada y fijar claramente su funcionamiento interno en el partido.

Iceta también tiene muy claro qué puede aceptar el PSC y qué no, pero sigue apostando por un retoque de mínimos en el protocolo. En modo alguno va a asumir que los socialistas catalanes sólo puedan elegir en primarias al candidato a presidente del Gobierno, y no al secretario general del PSOE.

Además, en el PSC se piensa que ahora nada se puede solucionar con las comisiones creadas, porque ese cambio de protocolo solo se puede aprobar en un Congreso del PSOE.