Publicado: 11.09.2015 21:13 |Actualizado: 11.09.2015 23:30

Rajoy intenta bloquear la ‘tasa Tobin’ sobre la especulación financiera

El Gobierno busca además que el Impuesto sobre Transacciones Financieras no afecte a varios productos derivados. Luis De Guindos participa este sábado en una reunión con los ministros de Economía del resto de países que negocian el gravamen, y su voto permitiría retrasar su entrada en vigor hasta mucho después de las elecciones.

Publicidad
Media: 2
Votos: 6
Comentarios:
Luis De Guindos y Mariano Rajoy, en una imagen de archivo. EFE

Luis De Guindos y Mariano Rajoy, en una imagen de archivo. EFE

MADRID.- El Gobierno de Mariano Rajoy intenta retrasar la entrada en vigor del Impuesto sobre Transacciones Financieras (ITF), el sucedáneo de tasa Tobin que 11 países europeos estudian aplicar para gravar mínimamente todas las transacciones financieras. Luis De Guindos y los otros 10 ministros de Economía que participan en las negociaciones se comprometieron públicamente a que entrara en vigor al inicio de 2016, y hoy distintas ONGs y fuentes conocedoras de las conversaciones denuncian que España intentan bloquear temporalmente su aplicación, con la vista puesta en las elecciones generales de finales de año.

“España no quiere que entre en vigor antes de las elecciones, tiene un interés totalmente partidista”, asegura a Público Ernest Urtasun, eurodiputado de ICV, que critica también la falta de explicaciones del Ejecutivo al respecto. “Si el Gobierno va a tomar una decisión, que explique porqué. Imagino que están recibiendo presiones”, denuncia.

El europarlamentario tiene acceso a fuentes vinculadas a las negociaciones y en la Comisión Europea, y alerta además de las presiones del Ejecutivo porque algunos productos derivados queden exentos del gravamen. “Están tratando de reducir la tasa imponible, el tipo de derivados que se van a gravar. Un ejemplo son los derivados de deuda pública, o los derivados de tipo de interés, que son más del 50% de este tipo de productos ”, explica. “El peligro de seguir reduciendo derivados es que el impuesto no va a servir”, apunta.



Urtasun: “Si el Gobierno va a tomar una decisión, que explique porqué. Imagino que están recibiendo presiones”

Entre el viernes y el sábado, Luis de Guindos y el resto de ministros de Economía y Finanzas de los 28 asistirán a una reunión del Eurogrupo y a otra del Consejo de Asuntos Económicos y Financieros (Ecofin) en Luxemburgo. Está previsto que los representantes de los 11 países que negocian el ITF conversen precisamente sobre los derivados que se verán afectados por el impuesto, y después de estas reuniones suelen producirse comparecencias conjuntas de uno o varios de los ministros presentes.

Alemania, Austria, Bélgica, España, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Francia, Grecia, Italia y Portugal negocian la creación del ITF mediante la fórmula de Cooperación reforzada, y esto implica que cualquiera de estos países puede ejercer el derecho de veto: si no hay unanimidad permanecerá en el limbo.

El de este fin de semana es el primer Eurogrupo tras la firma del acuerdo con Grecia, el pasado mes de agosto, y servirá también para tratar la evolución del rescate a Luxemburgo.

El gravamen que rechaza el sector bancario

El ITF es un sucedáneo de la tasa Tobin, cuenta con el visto bueno de la Comisión Europea y del Europarlamento, y se estudia que grave entre un 0,1% y un 0,01% este tipo de transacciones para recaudar en torno a 35.000 millones de euros anuales.

El sector bancario rechaza la entrada en vigor de gravámenes de este tipo, y partidos como Podemos ya denunciaban hace un año que el ITF no es una realidad en Europa por la falta de voluntad política.