Diario Público
Diario Público

Rajoy muestra su voluntad de que
"la legislatura dure cuatro años" de
la mano de Ciudadanos y PSOE 

El presidente del Gobierno presume de haber evitado "males mayores" en "el año de la incertidumbre". "Los últimos tiempos de acuerdos y pactos están permitiendo enmendar buena parte del deterioro y la desconfianza de 10 meses de parálisis política", ha dicho.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4
Comentarios:
Rajoy en La Moncloa

Rajoy define 2016 como "el año de la incertidumbre" pero destaca que "se han evitado males mayores". /EFE

MADRID.- Mariano Rajoy se ha presentado en el Palacio de La Moncloa para hacer balance de un año 2016 en el que él y su Gobierno han estado en funciones durante diez meses y al que calificado como el "año de las incertidumbres". El presidente del Gobierno, una vez que logró, en las segundas elecciones, renovar su cargo, no piensa en convocar elecciones anticipadas y ha mostrado su voluntad de que "esta legislatura dure cuatro años" y que si se hacen "las cosas bien, será una legislatura larga y fructífera".

Una legislatura en la que contará con un socio como Ciudadanos, al que considera "prioritario" porque "han sido con los que hemos firmado un acuerdo de investidura y los que nos votaron" pero en la que también aspira a verse apoyado por el PSOE "en los grandes asuntos que le interesan a los ciudadanos". Es decir, Rajoy confía en sacar adelante otros cuatro años de gobierno gracias a una gran coalición de facto.

El presidente del Gobierno, como es tradición, ha hecho balance del año tras el último Consejo de Ministros en el que se ha aprobado una subida del 0,25 % de las pensiones y un incremento del 8 % en el salario mínimo interprofesional (SMI), que queda fijado para 2017 en 707,60 euros mensuales.

"El 2016 ha sido el de las decisiones inesperadas, el año de los hechos sin precedentes y de los sobresaltos políticos", ha asegurado, con respecto a los acontecimientos tanto dentro como fuera de España, en donde ha destacado la victoria de Trump como un "vuelco político de indudable magnitud", los referéndums en Colombia, Reino Unido e Italia o la consolidación en Europa de "fuerzas populistas que aprovechan los efectos más adversos de la crisis y buscan en el nacionalismo, en la xenofobia o en el comunismo respuestas equivocadas a retos cada vez más exigentes".

En clave nacional, Rajoy se ha erigido en el salvador de la estabilidad de España y se ha alegrado de que tras el "largo y pernicioso periodo de interinidad y bloqueo político", finalmente se han "evitado males mayores".

Asimismo, se ha jactado de haber logrado en estos dos meses de nueva legislatura " acuerdos y pactos que están permitiendo enmendar buena parte del deterioro y la desconfianza de 10 meses de parálisis política". De este modo, ha subrayado que España ha vivido "situaciones sin precedentes como 10 meses de gobierno en funciones o una repetición electoral". Sin embargo, cree que en los últimos meses se ha conseguido "corregir la imagen y la sensación de inestabilidad gracias a los acuerdos alcanzados" para formar gobierno --en alusión al firmado con Ciudadanos-- pero también para cumplir los compromisos con Europa --la senda de déficit pactada con el PSOE--.

La incertidumbre política no afectó a la economía

Rajoy también ha sacado pecho de que "la incertidumbre política no haya afectado a la recuperación económica",  lo que ha atribuido a la "fortaleza" de la recuperación y también a las reformas realizadas por su Gobierno. Además, se ha congratulado de que la aprobación de los Presupuestos de 2016 haya contribuido a que se hayan logrado, para él, grandes resultados de crecimiento y empleo. A su juicio, "pese a las críticas" fue una decisión "eficaz, prudente y responsable" puesto que las cuentas han sido "un parapeto de seguridad" que ha sostenido la recuperación "en un contexto de incertidumbre política".

Rajoy ha recalcado que, "pese a todas las incertidumbres", el PIB este año va a crecer un 3,2 %, lo que constituye el ritmo más elevado de las economías europeas y el doble de la media de la eurozona. Además, ha afirmado que "la crisis ha dejado innumerables secuelas que se van aliviando poco a poco, pero también una cosa buena", y es el hecho de que ahora "España es una potencia exportadora", una tendencia que sigue al alza con exportaciones "crecientes y variadas".

Una legislatura "larga y fructífera"

De cara al futuro, el presidente ha vuelto a tirar de su mantra de la estabilidad y del sentido común para mostrar su voluntad de que "esta legislatura dure cuatro años" y que si se hacen "las cosas bien, será una legislatura larga y fructífera". Ha garantizado que trabajará "con toda intensidad" para conseguir esa estabilidad y ha añadido que "si todos somos capaces de mantener una actitud responsable y constructiva como estos dos meses, podemos garantizar a España un futuro de prosperidad y estabilidad".

Rajoy, pese a que frenar innumerables iniciativas de la oposición en el Congreso en este escaso tiempo de nueva legislatura, se ha congratulado de haber demostrado que "dialogar y ceder para llegar a acuerdos es posible" y ha considerado que esta es una oportunidad para ofrecer "un ejemplo de madurez y responsabilidad" y "pasar del bloqueo histórico a una colaboración histórica".

Una legislatura en la que Rajoy ha señalado a Ciudadanos como su "socio preferente" de Gobierno porque es el partido que votó a favor en su investidura y con el que el PP firmó un acuerdo que incluía 150 medidas. Pero, además, del partido de Albert Rivera Rajoy también ha abierto la puerta al PSOE, con el que está "dispuesto a hablar de los grandes temas que importan para el futuro de España, como las pensiones, la educación, el techo de gasto, los objetivos de déficit, la OTAN o el diseño europeo".