Público
Público

Rajoy se toma mes y medio de vacaciones sin acudir al Congreso

La Cámara baja no volverá a reunirse hasta principios de febrero tras las “vacaciones parlamentarias” del mes de enero y suspende su actividad la segunda semana por los congresos partidistas que celebrarán tanto Podemos como el PP

Publicidad
Media: 3.25
Votos: 4
Comentarios:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en una imagen de archivo. EFE

MADRID.- El Congreso de los Diputados estará mes y medio sin celebrar sesiones plenarias, según el calendario de sesiones aprobado por la Mesa de la Cámara baja en su reunión de este martes. El último pleno de la cámara se celebró los pasados días 20 y 21 de diciembre y no volverá a reunirse hasta principios del mes de febrero. Este amplio plazo está justificado, al menos formalmente, por el hecho de que el mes de enero está considerado inhábil para celebrar reuniones plenarias ordinarias.

El calendario ordinario de plenos se “suspenderá” la segunda semana del mes de febrero a petición de los representantes del PP y de Podemos en la Mesa con el argumento de que el fin de semana del 10, 11 y 12 sus respectivas formaciones celebran los congresos partidistas. Los representantes socialistas han respaldado este calendario que ha variado ligeramente la propuesta inicial.


“No debemos permitir que los asuntos internos de los partidos interfieran en la actividad parlamentaria normal”, han afirmado diputados de Ciudadanos

En contra se han manifestado los dos miembros de Ciudadanos que han propuesto que el mes de febrero se celebrasen sesiones plenarias durante las cuatro semanas dado que el mes anterior, el de enero, no se celebra ningún pleno. “No debemos permitir que los asuntos internos de los partidos interfieran en la actividad parlamentaria normal”, han explicado a Público fuentes de la formación naranja. En realidad, este partido ha sido “perjudicado” con este calendario ya que celebra su propio congreso los días 4 y 5 de febrero.

Pero la consecuencia más llamativa de este largo periodo de inactividad consiste en que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se tomará estos casi dos meses como unas “vacaciones parlamentarias” sin aparecer por el Congreso de los Diputados. O lo que es lo mismo, sin someterse al control de la oposición y sin tener que contestar a sus preguntas.

La última vez que Rajoy respondió a las preguntas de los diputados de la oposición fue el pasado día 14 de diciembre cuando contestó a las preguntas de los portavoces del grupo socialista, Antonio Hernando, del grupo del PNV, Aitor Esteban, y del único diputado de Foro Asturias, Isidro Martínez Oblanca. Ciertamente, fue una sesión de control sin mayor trascendencia y que no supuso ningún brete para el presidente del Gobierno.

Desde su investidura el pasado 2 de noviembre Rajoy apenas ha acudido tres veces al hemiciclo de la Cámara baja para responder a las preguntas de los grupos de la oposición. En total, apenas nueve preguntas que han sido despachadas en tan solo unos veintidós minutos. Además, el presidente del Gobierno ha asistido a otras dos sesiones de control en el Senado en las que ha respondido a otras seis preguntas de la oposición.

Desde su investidura Rajoy solo ha acudido tres veces al hemiciclo para responder a las preguntas de los grupos de la oposición

Hasta su investidura Rajoy se negó a someterse al control de los grupos de la oposición mientras se mantuvo en funciones, es decir desde las elecciones de hace ahora un año. En la pasada legislatura, de apenas cuatro meses de duración, ni Rajoy ni los miembros de su Gobierno acudieron a cualquiera de las dos cámaras para responder al control parlamentario. En este tiempo se generó un conflicto de atribuciones entre el poder ejecutivo y el legislativo que acabó ante el Tribunal Constitucional por iniciativa del ex presidente del Congreso de los Diputados, el socialista Patxi López.

Pero tras las elecciones del pasado mes de junio que dieron paso a la actual legislatura ese contencioso se ha mantenido hasta el mismo momento de la investidura de Rajoy; ni el propio presidente ni el reto de miembros del Gobierno acudieron a las llamadas de los parlamentarios. Es decir, en todo este tiempo Rajoy ha estado un año sin responder las preguntas de los diputados en el Congreso y más de quince meses sin hacer lo propio en el Senado.

Ahora, con las “vacaciones parlamentarias” tanto Rajoy como los miembros del Gobierno estarán otros dos meses sin tener que someterse al control de los diputados, un periodo excesivamente largo en un sistema de democracia parlamentaria, según fuentes parlamentarias consultadas por Público. “Fue algo sorprendente estando en funciones, y de hecho hay un conflicto planteado ante el Tribunal Constitucional que debería resolverse cuando antes; pero es que en este momento tanto el presidente Rajoy como su Gobierno están en ejerciendo en plenitud de facultades”, añaden las mismas fuentes.

No obstante, otras fuentes de la Cámara baja dan por seguro que en el mes de enero se celebrarán reuniones de varias comisiones parlamentarias, aunque su calendario no está fijado ya que depende de las respectivas mesas y portavoces. También se da por hecho que habrá una reunión de la Diputación Permanente, que es el órgano que sustituye al pleno entre los periodos ordinarios de sesiones.

El día 31 de enero se celebrará un pleno extraordinario, a petición del Gobierno, para convalidar el decreto legislativo que modifica las tasas judiciales.