Publicado: 05.07.2015 08:23 |Actualizado: 05.07.2015 08:23

Las redes sociales son la nueva forma de ejercer violencia de género

La delegada del Gobierno en violencia de género, Blanca Hernández, asegura que los maltratadores pueden producir un daño para la imagen pública de forma "repetida, insistente, y sin consentimiento de la víctima".

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
La falta de madurez propia de la adolescencia, hace que estas conductas no suelan ser percibidas como agresiones por las víctimas / EFE

La falta de madurez propia de la adolescencia, hace que estas conductas no sean percibidas como agresiones / EFE

MADRID.- "Las redes sociales son una nueva forma de ejercer violencia de género". Twitter, Snapchat, Facebook, Tuenti, Ask.com, Instagram o Whatsapp se han convertido en un puente entre la víctima y el maltratador. Así se ha expresado la Delegada del Gobierno español para Violencia de Género, Blanca Hernández, que asegura que la violencia de género en la gente joven se ha disparado en España. "Todo el mundo percibía que existía una reaparición de conductas machistas, sexistas e incluso violentas".

Sin embargo, el dato que despunta es el que refleja la violencia psicológica y de control: el 26% de las mujeres de 16-20 años sufre violencia de control por sus parejas cuando la media se sitúa en un 9-10% de la edad de 16 años a cualquier edad.



La violencia de control y psicológica es la más peligrosa. Hernández sostiene que son "los primeros pasos" para que se produzca violencia física. Son las primeras señales de que algo está ocurriendo.

Y este control se ejerce hoy en día a través de las redes sociales, una vía mediante la cual los maltratadores llegan a sus víctimas "de forma repetida, insistente y sin consentimiento". Las nuevas tecnologías pueden ser la herramienta para hacer daño públicamente a la víctima y sobre todo, para no dejar que se vaya de la relación.

"La juventud nativa digital está tan acostumbrada a este herramienta que no percibe la gravedad y el riesgo de las redes sociales". Hernández afirma que precisamente porque estas nuevas tecnologías están a la orden del día, se consideran menos peligrosas, sin embargo, les otorgan una situación de poder que puede tener repercusión en la vida pública y en la comunidad virtual.

El ciberacoso se presenta a través de muchas conductas, pero las más comunes tal y como advierte Hernández, son las ‘pruebas de amor’: "si me quieres, pásame una foto para saber con quién estás o dame tu contraseña de Facebook o el código del móvil". El 28% de nuestras chicas adolescentes reconocen sufrir control abusivo sobre todo a través del móvil.

Esta situación ha provocado que en la Reforma del Código Penal -que entró en vigor este miércoles 1 de julio- se haya incluido este fenómeno como un delito.

La Delegada del Gobierno español para Violencia de Género mantiene que en los últimos meses y sobre todo a raíz del lanzamiento de la campaña de juventud, "se ha notado un ascenso enorme de las llamadas al 016", el teléfono contra el maltrato.

Sin embargo, las personas que marcan este número no son las víctimas, sino su entorno. Madres, hermanos, amigos han pasado a ser la voz de alerta porque tal y como afirma Hernández, "las mujeres de todas las edades, cuando sufren maltrato, no se consideran víctimas porque creen que es algo normal".

La educación: un fenómeno clave

A pesar de que el 80% de las víctimas de género sale de la violencia de género en España, la Delegada del Gobierno en Violencia de Género insiste en que las causas también se encuentran en el origen: en la educación, en la manera de transmitir una serie de conductas sexistas y de desigualdad como algo normal.

"No está bien que una chica salga con muchos chicos pero sí que un chico salga con muchas chicas" o "los celos son una muestra de amor", son algunos de los ejemplos que Blanca Hernández explicó en declaraciones a Público antes de presentar una conferencia en uno de los cursos de verano de la Universidad Complutense.

Asimismo, también quiso hacer hincapié en que muchas víctimas de violencia machista no tienen el apoyo de la familia del maltratador, que les da la espalda. "Tenemos que tener los ojos bien abiertos y debemos de tomarnos esto como algo propio", aconseja.

La situación en comparación con la UE

Blanca Hernández ha subrayado que el resto de países de la Unión Europea no ofrecen datos de las muertes de las mujeres a manos de su pareja o marido. "Están silenciadas", sostiene.

Asimismo, cree que en España es difícil contarlo, pero en otros países del mundo ni siquiera se habla del tema. "En Europa no se cuentan las víctimas y los estudios son muy limitados y cuando un problema no se cuenta el problema no existe".

Al hilo de estas declaraciones, destacó que en el resto del mundo hay "más de 170 millones de niñas son mutiladas, miles de mujeres son utilizadas con fines de explotación sexual, niñas agredidas por sistemas en conflictos armados" y un largo etcétera que parece no acabar nunca.