Público
Público

REPÚBLICA CATALANA El 155, un empujón hacia la independencia

Puigdemont descarta la posibilidad de acudir al Senado ante la decisión de Mariano Rajoy de aplicar la suspensión de facto del autogobierno de Catalunya en cualquier caso. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El vicepresidente Oriol Junqueras y el Presidente Carles Puigdemont en la reunión del govern de la Generalitat / EFE Marta Pérez

¿Qué propuesta concreta llevará Carles Puigdemont al pleno del Parlament de Catalunya? ¿Se proclamará la independencia de Catalunya o se mantendrá temporalmente la suspensión del mandato del referéndum del 1 de octubre?
¿Convocará de nuevo a las urnas el President de la Generalitat? Y si lo hiciera, ¿sería para elegir un nuevo Parlament autonómico o se trataría de unas elecciones para una asamblea constituyente? ¿Por qué motivo ha renunciado Puigdemont a ir al Senado?

Algunas de estas preguntas ya tienen respuesta, pero quedan en el aire un montón de incógnitas, algunas de las cuales han de quedar despejadas necesariamente en las próximas horas, sobre todo a partir de la reunión del pleno del Parlament, a partir de las 17 horas de este jueves.

Las diferentes fuerzas y actores políticos toman posiciones, aunque a menudo sus portavoces mantienen posiciones contradictorias o al menos no coincidentes.

Carles Puigdemont ha mantenido contactos con muchos de ellos, particularmente con los que prestan apoyo al ejecutivo catalán, para acabar de perfilar sus propuestas al Parlament de Catalunya frente a la firme decisión de Mariano Rajoy y de su gobierno de aplicar el artículo 155. A última hora de este miércoles el President se ha vuelto a reunir, "de manera informal", con los miembros de su gobierno y con dirigentes del PDeCAT y de ERC en el Palau de la Generalitat.

Independencia en forma de República

Es más que probable, por no decir seguro, que además de dar respuesta a la voluntad del PP y de C’s de acabar con el autogobierno de Catalunya, Puigdemont proponga al Parlament la proclamación de la independencia en forma de República mediante la votación de una propuesta de resolución o con el levantamiento de la suspensión de la declaración que firmaron el pasado día 10 los diputados de Junts pel Sí y de la CUP.

No hay que descartar la posibilidad de que tal proclamación de independencia vaya acompañada de convocatoria a elecciones constituyentes.

Pero tal pronóstico es coyuntural, porque tal como reconocieron tanto la dirección de Junts Pel Sí como fuentes cercanas a la presidencia de la Generalitat, “todo puede cambiar” y “no se puede dar nada por hecho”.

Políticos del PP han dicho una cosa y justo la contraria en diferentes momentos. Incluso alguna persona conocida por la dureza de sus planteamientos, como el líder del PP en Catalunya, Xavier Garcia Albiol, ha dicho que la única manera de “garantizar el autogobierno” es la aplicación del 155, para asegurar horas más tarde que Puigdemont podría evitar la entrada en vigor de tal artículo, si “volviera a la legalidad” y convocara elecciones autonómicas. Otros, sin embargo, entre ellos algunos ministros, ya habían afirmado que en ningún caso el llamamiento a las urnas en Catalunya detendría la aplicación del artículo que permite eliminar las competencias de la Generalitat y vaciar de contenido la actividad de la cámara legislativa catalana.

La única política posible, según Rajoy

Mariano Rajoy no ha querido dejar lugar a dudas, ha manifestado este mismo miércoles en el Congreso que la ”única política posible” en relación a Catalunya en este momento era la aplicación del 155. La firmeza de este propósito por parte del presidente del gobierno es la que ha disipado las dudas de Puigdemont a la hora de tomar la decisión de no comparecer en el Senado, ni el jueves ni el viernes. No tenía sentido para él asistir a un lugar para escuchar una decisión ya tomada.

El partido de Albert Rivera tampoco ha cambiado ni un ápice en su actitud de total beligerancia contra la mayoría soberanista. C's reclama la intervención del gobierno central sobre la Generalitat, con medidas de excepción como las que permite el artículo 155, ya desde antes del referéndum del 1 de octubre.

Los socialistas piden elecciones autonómicas

Los socialistas, a pesar de haber prometido apoyo al PP para que el Senado apruebe esta semana las medidas de suspensión de facto del autogobierno catalán, han visto crecer las discrepancias en sus propias filas y en las últimas horas han puesto el acento en la exigencia de convocatoria de elecciones autonómicas. Han pedido claramente en el Congreso que Puigdemont convoque esos comicios y han afirmado que si hiciera tal cosa “no cabría política ni jurídicamente” la aplicación del artículo que en estos momentos parece el más conocido de la Constitución. La decisión de Puigdemont de no acudir al Senado, no obstante, ha incrementado las dudas sobre si los senadores del PSOE votarán en bloque o divididos.

Serias discrepancia en el PDeCAT

En el Partit Demòcrata de Catalunya (PDeCAT) existen diferencias de criterio que pueden repercutir de manera más o menos grave en la estabilidad del gobierno de Junts pel Sí. Se conoce desde siempre la "incomodidad" del conseller d'Empresa i Coneixement, Santi Vila, y con quienes defienden la declaración unilateral de independencia. A última hora de este miércoles eran bastantes las voces que pronosticaban su dimisión del Govern, junto a algunos otros consellers, que lo han desmentido rotundamente.

Fuentes del propio gobierno catalán han señalado a Públic que otras veces ha dicho que dimitiría y no lo ha hecho. Ciertamente Vila mantiene muchas discrepancias con Carles Puigdemont, pero la amistad que les une les ha permitido hasta ahora  evitar que los momentos de tensión acabaran en crisis.

El conseller de Empresa i Coneixement, Santi Vila, acude a la reunión del govern de la Generalitat / EFE

La República, "única opción"

Esquerra Republicana (ERC) ha mantenido en firme su posición tradicional, sin vacilaciones. No reconoce la legitimidad del Senado para tomar decisiones sobre el gobierno de Catalunya y reclama, sin fisuras conocidas, que el gobierno del PP retire la decisión de aplicar el 155. ERC pidió claramente al Parlament de Catalunya que avanzara sin más dilación hacia la construcción de la República catalana.

Su líder, el vicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, ha declarado este miércoles que España no deja “otra opción que proclamar una nueva República”.

El grupo parlamentario de Junts pel Sí, en el que participan ERC y PDeCAT, ha sido, de hecho, el que durante este miércoles ha inclinado la balanza en favor de las propuestas favorables a la declaración de independencia.

Y la CUP quiso dejar bien clara su posición en cuanto tuvo conocimiento de que el President tenía sobre la mesa algún escenario alternativo a la declaración unilateral, que tenía que ver con la posible convocatoria de elecciones. Enviaron un mensaje a Junts pel Sí y al President Puigdemont para advertir que Govern y Parlament han de asumir lo que el pueblo ya votó el 1 de octubre: “Proclamación de la República e inicio de un proceso constituyente”. Señalaron que la opción de una convocatoria anticipada a las urnas, a unas elecciones autonómicas y "solo autonómicas" les parecía "el escenario más negativo posible". 

"Ni DUI ni 155"

Desde el ámbito de Catalunya en Comú, de Podem, de Podemos y de Catalunya Sí Que Es Pot, con mayor o menor homogeneidad se reclama permanentemente la "desescalada" del conflicto. "Ni DUI, ni 155", han dicho sistemáticamente, para defender una solución pactada, que impida un "castigo colectivo" contra la población de Catalunya.

Concentración en Plaça de Sant Jaume en favor de la República catalana convocada por los CDR / EFE

Movilización social

Y las entidades soberanistas de la sociedad civil, Òmnium Cultural y Assemblea Nacional Catalana (ANC), que tienen a sus presidentes en la cárcel, mantienen sin lugar a dudas su voluntad de hacer posible la existencia de la República catalana, pero expresan diferencias de matiz en sus planteamientos, con mayor énfasis la primera en la búsqueda del consenso con otras entidades, como las centrales sindicales, o con fuerzas que se proclaman soberanistas pero no independentistas.

Una y otra organización impulsan actos de solidaridad con sus dirigentes encarcelados, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, y mantienen al mismo tiempo las manifestaciones de apoyo a las instituciones catalanas, juntos con otras plataformas unitarias como la Taula per la Democràcia u organizaciones de base popular como los Comitès de Defensa del Referèndum (CDR), que durante la tarde-noche del miércoles movilizaron a más de un millar de personas frente al Palau de la Generalitat.

ANC ha convocado para el mediodía del viernes una concentración frente al Parlament de Catalunya.