Público
Público

Rivera espera a que la 'vieja política' actúe y no suspende la campaña

El líder de Ciudadanos habló con Rajoy sobre la reunión del pacto antiyihadista, a la que enviará a su número dos, pero protagonizó igual su mitin en Murcia en el que se dio su mayor 'baño de masas' de los últimos días. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Albert Rivera fue recibido en Murcia 'a la vieja usanza' por una niña vestida con traje regional.

Lugar: Palacio de Congresos de Murcia.
Asistentes: Aforo para 1.200 personas. Todas las butacas ocupadas, pero había grandes huecos entre la (poca) gente que permanecía de pie.
Intervinientes: Miguel Sánchez, portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Murcia; Miguel Garaulet, candidato de Ciudadanos al Congreso de los Diputados por Murcia; Albert Rivera.
Incidencias: Rivera se dio su baño de masas más popular entre gritos de señoras que le decían lo guapo que sale en la tele. Fue recibido 'a la folclórica', con una niña vestida con traje regional.

MURCIA.—Recuerdos, pésames y saludos a las familias de los fallecidos en Kabul. Albert Rivera volvió a iniciar su mitin de esta mañana con un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas del terrorismo. Pero no fue capaz de tomar la iniciativa y suspender la campaña. Está a la espera de que sea la 'vieja política' quien tome esa decisión. Por ello protagonizó el acto previsto en una de las cuatro comunidades donde consiguió ser decisivo el pasado 24 de mayo: Murcia y donde se dio su mayor baño de masas, con recibimiento la vieja usanza incluido.

El líder de Ciudadanos pidió a Mariano Rajoy reunir de urgencia a los firmantes del pacto antiyihadista porque, le exigió, "todos los partidos merecemos tener información veraz de primera mano", se quejó. Después, ambos hablaron por teléfono para acodar fecha y hora de la reunión, que finalmente será esta tarde y a la que no acudirán los primeros espadas de su partidos. Rivera enviará a su jefe de gabinete, José Manuel Villegas. Así ambos podrán continuar con sus actos.

El candidato naranja a la Moncloa también pidió al resto de contrincantes "que ni por acción ni por omisión" se use Kabul electoralmente, "ni para que cada uno saque sus propias conclusiones, ni tampoco para omitir información". Y, aunque él también lo había hecho ya -criticando, aunque "con prudencia" el descontrol del Gobierno con este caso-, pidió dejar el atentado terrorismo al margen de la campaña. Y así lo hizo.

Aunque ayer se excusó por Twitter por no haber suspendido el acto de campaña en cuanto se conoció la noticia del primer español fallecido —de la que se enteró por la prensa antes de recibir el mensaje del presidente del Gobierno—, hoy, no sólo aprovechó para recordar que este domingo "hay que llenar de ilusión" el Palacio de Vistalegre, sino que, tras las monótonas intervenciones del portavoz en la Asamblea de Murcia, Miguel Sánchez, y el candidato al congreso por esa provincia, Miguel Garaulet, él volvió a animar a sus votantes con su mensaje de "ilusión", "cambio", "regeneración" y "diálogo".

Era el acto más multitudinario de los últimos días. No abarrotó la sala del Palacio de Congresos de Murcia, pero sí consiguió ocupar las 1.200 sillas preparadas para el evento y se dio su baño de masas más popular. Fotos con miembros de las juventudes, besos con las señoras que le decían lo guapo que sale y la tele y hasta recibimiento 'a la folclórica' con una niña que iba vestida con el traje electoral. No faltó de nada.

Aprovechando su postura de 'bisagra' en la región, Rivera presumió ante su público de haber conseguido cambiar la ley electoral autonómica "para que los votos de todos los ciudadanos valgan igual". Y omitió la labor de los de Pablo Iglesias, que también votaron a favor de esa medida, a pesar de que en otras ocasiones sí usa ese mismo punto para argumentar que Ciudadanos tiene capacidad de diálogo, hasta con Podemos.

'Fairplay' vs. "política basura"

Rivera también entró en el "cuerpo a cuerpo" que tanto critica a menudo. Y arremetió contra el PSOE aprovechando una metedura de pata de Carme Chacón, que ayer mostró, en un mitin, un tuit falso de Rivera en el que éste decía, supuestamente, que hay más violencias machistas que feministas. El líder de C's se mantiene firme en su polémica postura de equiparar violencia de género y doméstica, pero ese tuit, dice, "es falso". "Se lo sacó de la manga para atacar a mi persona y a mi partido. Y no todo vale en política. La política basura no vale", mitineó. Aunque él también sacó a relucir —en una clara alusión a López Aguilar, a quien no llegó a citar— que "ha habido casos de maltratos, algunos muy graves, de algunos líderes políticos". "Y nosotros nunca hemos entrado en ese juego", sentenció pidiendo a los socialistas "una rectificación".

"Nosotros vamos a seguir con el 'fairplay', jugando bonito frente a la política basura", continuó Rivera con su campaña. Y habló, como es habitual, de sus propuestas económicas frente a quienes "no proponen nada" (PP y PSOE) o frente a quien "se abraza a Grecia" (Podemos), de Pacto de Estado por la Educación, de suprimir los indultos por corrupción ("Murcia tampoco se escapa de la corrupción", recordó) o de acabar "con la España de los cheques y de las infraestructuras faraónicas". "Lo más sagrado es el dinero público", concluyó, prometiendo tomarse "en serio" —y no como el eslogan del PP— "la gestión de lo público".

La campaña sigue porque, a pesar de ser la "nueva política", Ciudadanos espera a que sean "la vieja derecha y la vieja izquierda" quienes tomen la iniciativa. O suspenden todos o ninguno, vino a justificarse después. Porque, el 20-D, "el cambio está en juego".