Público
Público

Ciudadanos Rivera: "Algo de hispanofobia sí ha habido"

El líder de Ciudadanos no ha visto el vídeo del PP, pero sí arremete contra "el nacionalismo que necesita crear un enemigo".

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante su intervención en un desayuno informativo en Madrid. EFE/ Luca Piergiovanni

"Yo soy patriota pero no soy nacionalista porque el nacionaslimo necesita crear un enemigo". Así se ha definido este jueves el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que, pese a no haber visto el polémico vídeo del PP, sí ha opinado que "algo de hispanofobia sí ha habido".

El líder de los naranjas ha puesto como ejemplo de ello a la televisión pública catalana (TV3) "quemando constituciones" o "la lista negra de malos catalanes" en que la Generalitat incluye a "quien reniegue de su fraude" como Joan Manuel Serrat. "Los catalanes que queremos seguir siendo españoles hemos sido señalados durante mucho tiempo", espetó.

Y, sin que nadie le preguntara, se autointerpeló. "¿Catalanofobia? Bueno...tontos hay en todas partes", siguió con el tono duro de su discurso ofrecido en un hotel de Madrid durante un desayuno organizado por Europa Press.

Rivera volvió al lenguaje belicista en el que tilda a los independentistas de "golpistas" e incluso les acusa de querer "montar follón" el próximo domingo, 1 de octubre, fecha fijada por el Govern de Junts pel Sí para celebrar el referéndum. "Que la dirección de los Mossos deje de jugar a la política y garantice la seguridad de todos", pidió.

Rivera durante un momento de su intervención. | EFE

Rivera cree que sí existe "riesgo de violencia". Es más, considera que ya la está habiendo: "Acosar a familias de guardias civiles y de diputados, para mí, es violencia", sentenció tras llamar "héroes" a todos ellos.

Sin embargo, el líder de ciudadanos esta convencido de que no habrá urnas ni papeletas, "más que los recortables del Ikea" y, pese a asegurar que no será un referéndum, criticó a la Generalitat por "tener el final escrito". ¿Cuál? "La declaración unilateral de independencia (dui)".

Contra esa posibilidad, Rivera es partidario de aplicar el artículo 155 de la Constitución, "si no hay otra". "Si yo fuera presidente no permitiría que entrara en vigor una declaración unilateral de independencia", dijo, azuzando a Rajoy a "aplicar las leyes" y mostrándole, una vez más, todo su "apoyo sin fisuras".

Del mismo modo, arremetió tanto contra Pablo Iglesias ("que siempre escoge la casilla equivocada: la de liquidar la Constitución") como contra Pedro Sánchez. "Ha tomado una decisión táctica: la de podemizarse y buscar apoyo de los nacionalistas para no sé qué futuro. Yo no creo en eso y no lo voy a apoyar nunca. Es legítimo que él lo apoye; lo que no es legítimo es que intente convencernos a los que no pensamos lo mismo de que lo hagamos", evidenció de nuevo su mala relación con quien un día pudo ser su socio de Gobierno.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y José Manuel Villegas, de Ciudadanos, entre los asistentes al desayuno informativo protagonizado por el líder de la formación naranja, Albert Rivera, celebrado en Madrid. EFE/ Luca Piergiovanni

"En nuestro pacto no se hablaba de nación de naciones, ni de entregar la justicia a la Generalitat ni el cupo fiscal para Catalunya. El cambio ha sido de Sánchez. Ahora el PSOE ha entregado la política territorial al PSC y, además quiere parecerse más a Podemos", le criticó. "Hay muchos que no lo entienden", agregó haciendo referencia a Susana Díaz o Felipe González, entre otros socialistas.

Rivera no es partidario ni de comisión territorial, ni de diálogo "con golpistas", ni de cupo catalán similar al vasco, ni referéndum pactado. Sí cree que habría que reformar el sistema de financiación autonómica, pero no como solución al nacionalismo "insaciable" que sólo quiere "romper y dividir". La suya, concluyó, es buscar la unión de los "constitucionalistas" para poder conformar otra mayoría en Catalunya que tenga un "proyecto reformista y regenerador" dentro de un futuro "común para España". ¿Quién lo presidiría? Su candidata, Inés Arrimadas.