Publicado: 25.10.2016 14:43 |Actualizado: 25.10.2016 17:21

Rivera vuelve a erigirse como el Suárez de la nueva etapa: quiere "conciliar" a todos los partidos

El líder de Ciudadanos quiere una legislatura "larga" y ya ha ratificado su apoyo a Rajoy con una llamada telefónica

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la rueda de prensa ofrecida en el Congreso, tras la reunión mantenida con el rey Felipe hoy en el Palacio de la Zarzuela. EFE/Paco Campos

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la rueda de prensa ofrecida en el Congreso, tras la reunión mantenida con el rey Felipe hoy en el Palacio de la Zarzuela, en la segunda jornada de la ronda de contactos para buscar candidato a la investidura. Rivera ha explicado que C's se ha comprometido de nuevo a votar a favor de Rajoy al cumplirse sus exigencias. EFE/Paco Campos

MADRID.- No ha querido hablar del "estado psicológico" del rey, pero sí del suyo. Albert Rivera ha comparecido en el Congreso tras su reunión con el rey para hacer un canto al "optimismo". 

El líder de Ciudadanos quiere una legislatura "cuanto más larga, mejor", y por ello no sólo ha ratificado su apoyo a Mariano Rajoy -a quien ha llamado por teléfono para trasladárselo-, sino que ha vuelto a erigirse como el Adolfo Suárez de esta nueva etapa política. 

Su "compromiso", dijo, será ejercer de mediador entre todos los partidos con representación en la Cámara baja para, como ya explicó ayer, constituirse en una "oposición constructiva". "Mi compromiso será conciliar y engrasar los engranajes de las diferentes opciones políticas", afirmó.



Así, el jefe de las filas naranjas presumió de llevar la ventaja al poder "extender la mano a izquierda y a derecha" para pactar futuras reformas. "Tenemos 100 acuerdos firmados con el PSOE que son comunes a los firmados con el PP. Hay un espacio común de centro", agregó, confiando también en poder sumar más colores a futuros pactos."Seremos capaces de liderar cambios y llegar a acuerdos", aventuró tirando del optimismo que no dejó de citar durante su comparecencia.  

"Por fin podemos cerrar esa etapa gris, de bloqueo, de no, no y no y también una etapa más larga, la de la España oscura, sectaria, intransigente, la España del azul y el rojo", metaforizó. E instó a uno y otro lado a "tomar nota" de las consecuencias de "casi un año de tiempo perdido". "Todos tenemos que aprender, pero sobre todo aquellos que han votado siempre que no: no a un Gobierno del PSOE, no a un Gobierno del PP y los que prefieren rodear el Congreso que estar dentro", criticó a Podemos. 

Con ello, Rivera abogó por el corte colaborativo y adelantó su total apoyo al futuro Ejecutivo de Rajoy para garantizarle una legislatura "fructífera". "Dependerá de la voluntad del Gobierno, de si cumple el acuerdo firmado, pero él [Rajoy] me ha confirmado su compromiso con las 150 exigencias para la investidura", aseguró. 

No se sabe cuánto durará Rajoy en el nuevo Gobierno y, hasta la fecha, tampoco se sabe cuándo su nuevo 'reinado' en la Moncloa echará a andar. Falta que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, fije la fecha para el pleno de investidura -lo hará esta misma tarde tras ver a Felipe VI-, pero un lapsus de Rivera ya dejó entrever cuándo podría celebrarse la primera sesión al responder sobre su propio discurso: "Mañana lo verá", concluyó.