Público
Público

Referéndum El Gobierno responde a Puigdemont que "no va a aceptar ningún chantaje"

Soraya Sáenz de Santamaría replica también al presidente de la Generalitat que la mayoría de los catalanes han recibido como "un bálsamo" el mensaje de anoche del Rey, frente a "tanta incertidumbre y tanto desasosiego".

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, hace unas declaraciones replicando al presidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont. /EFE

El Gobierno de España ha emitido esta noche un comunicado para responder al al presidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, al que reprocha sus críticas al rey Felipe VI, y asegura que no negociará ninguna ilegalidad ni aceptará ningún chantaje.

Puigdemont "ha perdido esta noche la oportunidad de devolver a Cataluña a la senda de la convivencia y de la Ley"

Para el Gobierno, el presidente catalán "ha perdido esta noche la oportunidad de devolver a Cataluña a la senda de la convivencia y de la Ley". Añade que "si el señor Puigdemont quiere hablar o negociar, o quiere enviar mediadores, sabe perfectamente lo que debe hacer antes: volver a la senda de la Ley, que nunca debió abandonar".

Advierte de que "el Gobierno no va a negociar ninguna ilegalidad, no va a aceptar ningún chantaje", considera que el presidente catalán "ya ha hecho mucho daño con sus ilegalidades" y le conmina a que "retire la amenaza de la ruptura y empiece por hablar con todos los partidos políticos catalanes cuyos derechos ha pisoteado". "La negociación en democracia solo tiene un camino, el camino de la Ley", enfatiza el Ejecutivo.

A juicio del Gobierno, Puigdemont "ha seguido avanzando en su proyecto de radicalidad, aislamiento y desafío a las instituciones". "No contento -continúa la nota de Presidencia del Gobierno- con el daño que ya ha causado a Catalunya, a sus ciudadanos, a su concordia y a su economía, parece empeñado en destrozar cualquier atisbo de racionalidad de cara al futuro".

"A cada petición de serenidad, responde  (Puigdemont) con otra bravata contra la convivencia"

En el comunicado del Gobierno se indica que "a cada llamada a la sensatez, responde con un desplante. A cada nuevo dato sobre el daño que está causando a los catalanes, responde con otra ruptura. A cada petición de serenidad, responde con otra bravata contra la convivencia".

"Todo el mundo -prosigue el comunicado- le está pidiendo una rectificación que es inevitable. Cuanto más tarde en producirse, más daños y más fractura supondrán para todos".

"Los partidos representados en el Parlamento catalán, las instituciones españolas, la mayoría de la sociedad catalana, los dirigentes europeos y también el jefe del Estado, es decir, todos los demócratas, están pidiendo al señor Puigdemont que ponga fin a este desafío, que vuelva a la legalidad y asuma que cada vez menos personas están dispuestos a acompañarle en esta deriva insostenible".

Mensaje de Soraya Sáenz de Santamaría

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, no ha tardado en contestar a la declaración institucional del presidente de la Generalitat, asegurando que la mayoría de los catalanes han recibido como "un bálsamo" el mensaje de anoche del Rey,

Sáenz de Santamaría ha respondido de este modo a Puigdemont, pocos minutos después de que el presidente catalán haya acusado al rey de haber asumido el discurso y las políticas del Gobierno de Mariano Rajoy, "catastróficas en relación con Catalunya", y ha añadido: "Así no. Con su decisión de ayer usted decepcionó a mucha gente en Catalunya que lo aprecia".

"Cada mensaje del señor Puigdemont es un nuevo desasosiego, una nueva intranquilidad y un viaje a ninguna parte"

"Cada mensaje del señor Puigdemont es un nuevo desasosiego, una nueva intranquilidad y un viaje a ninguna parte", ha lamentado la vicepresidenta, para después poner el acento en que "fuera de la ley no hay democracia; fuera de la ley no hay convivencia; fuera de la ley no ha derechos, y el señor Puigdemont hace mucho tiempo que vive fuera ley, fuera de la realidad y fuera de la cordura".

Sáenz de Santamaría ha confesado que le producía "sonrojo" que Puigdemont le recordara al Rey sus obligaciones constitucionales cuando, a su entender, la situación ha llegado a la situación actual precisamente porque "él ha olvidado las suyas".

"Puigdemont ha demostrado que no sólo es un dirigente que está en contra de la ley, sino que está absolutamente fuera de la realidad"

"Puigdemont ha demostrado que no sólo es un dirigente que está en contra de la ley, sino que está absolutamente fuera de la realidad", ha subrayado la también ministra de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales, en cuya opinión ha llevado a los catalanes "a la mayor fractura, la mayor división y la mayor intranquilidad que han tenido en toda su historia".

Después de acusarle de ser "un dirigente contra la ley, contra las instituciones y contra Europa", Sáenz de Santamaría ha opinado que la mayoría de los catalanes recibieron como un "bálsamo" el mensaje del Rey, "frente a tanta incertidumbre y frente a tanto desasosiego".

"Puigdemont insiste en una deriva que le aleja cada vez más de la rectificación que le está pidiendo todo el mundo"

"En vez de atender la llamada a la moderación, a la cordura, a la convivencia democrática que todos los españoles apreciamos ayer en el mensaje del Rey, Puigdemont insiste en una deriva que le aleja cada vez más de la rectificación que le está pidiendo todo el mundo", ha agregado.

A su juicio, ni Catalunya ni España han vivido nunca una fractura como la actual, "un desasosiego, un olvido completo por parte de los dirigentes de la Generalitat de Catalunya de los derechos del conjunto de los catalanes".

En este contexto, ha pedido a Puigdemont que respete a España y a Catalunya y que trate a sus instituciones con el respeto que merecen. "Y que respeten, sobre todo, a los catalanes, que no merecen ni ver ni vivir lo que están viviendo", ha apostillado.

Unos ciudadanos, ha incidido, a quienes se acosa "si no piensan como Puigdemont", que "tienen que ver cómo sus hijos son separados si no piensan" como él.

Para la vicepresidenta, "España es una democracia". "Esto no es una dictadura de pensamiento único y para los demócratas que desde el Rey a las instituciones europeas y el conjunto de instituciones españolas llamen a la legalidad y a la cordura es una tranquilidad", ha añadido.