Público
Público

Sánchez cede a las presiones y aplaza la recusación de Sáenz de Santamaría

El PSOE dice ahora que esperará a escuchar a Rajoy, pero que su intención sigue siendo presentarla

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, a su llegada a la inauguración de un evento sobre turismo y empresas, la semana pasada, en Madrid. EFE/Mariscal

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, parece haber cedido finalmente a las presiones de distintos miembros del partido, que le criticaron públicamente que presentara la recusación contra la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, por las cargas policiales en Catalunya el pasado 1 de octubre, por lo que este martes se ha anunciado la decisión de aplazar dicha iniciativa.

Según fuentes del Grupo Socialista, se ha cambiado de postura por la celebración del pleno que este miércoles protagonizará Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados para hablar precisamente sobre lo ocurrido el día del referéndum en Catalunya, y el PSOE dice ahora que adoptará una postura definitiva tras escuchar las explicaciones del presidente del Gobierno.

En principio, según las mismas fuentes, la intención que hay en el grupo parlamentario es presentarla la próxima semana, salvo que Rajoy dé argumentos convincentes que puedan justificar lo ocurrido ese día en Catalunya y las cargas policiales.

Hay que recordar que la decisión de la recusación no se habló ni en la Ejecutiva del PSOE pasado lunes, y fue anunciada por sorpresa por la portavoz del Grupo Socialista, Margarita Robles, un día después, lo que provocó las críticas de diversos dirigentes del PSOE.

La portavoz del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados, Margarita Robles, tras la reunión de la Junta de Portavoces.EFE/Mariscal

Así, el expresidente de la Junta de Castilla-La Mancha, José María Barreda, manifestó al respecto que no le parecía oportuna dicha recusación, al igual que días después dijo el exvicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra. Otros muchos diputados consideraron que no se podía defender la actuación policial y, a la vez, recusar a la vicepresidenta.

También los veteranos dirigentes socialistas que enviaron una carta a Pedro Sánchez para criticar su posición ante la situación de Catalunya, salieron en defensa de la vicepresidenta del Gobierno y consideraron que dicha recusación no tenía sentido y pidieron que el PSOE defendiera la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Se da la circunstancia de que ante esta propuesta se han dado más voces críticas en el propio PSOE contra la recusación, que entre los dirigentes del Partido Popular, que apenas se han pronunciado al respecto y, ni mucho menos, se puede decir que hayan salido en tromba en defensa de la vicepresidenta.