Publicado: 23.01.2016 13:25 |Actualizado: 23.01.2016 13:28

Sánchez llama a Rivera y acuerdan dialogar en los próximos días

El líder socialista y el presidente de Ciudadanos han mantenido una breve conversación telefónica en la que ambos se han emplazado a hablar en los próximos días después de que Mariano Rajoy declinara el ofrecimiento del rey para presentarse a la investidura.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, conversa con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.- EFE

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, conversa con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.- EFE

MADRID.- El líder socialista, Pedro Sánchez, y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, han mantenido hoy una breve conversación telefónica en la que ambos se han emplazado a dialogar en los próximos días después de que Mariano Rajoy declinara el ofrecimiento del Rey para presentarse a la investidura.

Fuentes de Ciudadanos han informado de esta conversación telefónica, que es la primera toma de contacto entre ambos líderes políticos ante el nuevo escenario abierto ayer al finalizar el Rey la ronda de contactos para la formación de un nuevo Gobierno.

En su cuenta de Twitter, Sánchez ha explicado que ha hablado con Rivera de la situación política y que han coincidido en que España "necesita diálogo". "Seguiremos en contacto los próximos días", añade el secretario general del PSOE.



Rivera también ha escrito en Twitter para apuntar que ha sido Sánchez quien le ha llamado y ha considerado que en los próximos días "hay que dialogar, desde el acuerdo o desde la discrepancia". "Los españoles por delante de las siglas", dice el líder de Ciudadanos.

Esta conversación se produce después de que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, declinara el ofrecimiento del Rey de someterse a la investidura para ganar tiempo y buscar apoyos que le permitan seguir gobernando después del órdago que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, lanzó a Pedro Sánchez.

Horas después de que Iglesias ofreciese a los socialistas pactar la formación de un Gobierno, con Sánchez como presidente y él como vicepresidente, Rajoy optó por no ser "de momento" candidato a la investidura ante la certeza de que no tiene apoyos suficientes.