Publicado: 27.09.2016 09:48 |Actualizado: 27.09.2016 17:49

Pedro Sánchez: "¿Por qué llaman reflexión a lo que es una abstención?"

En un tono duro Pedro Sánchez insta a los críticos a poner "las cartas boca arriba" y decidir qué es lo que quieren hacer. El líder socialista cree que ante la "pluralidad de voces" en el PSOE, "ha llegado la hora de votar". Anuncia que no dimitirá aunque el Comité Federal le impida convocar el Congreso.

Publicidad
Media: 3.58
Votos: 12
Comentarios:
El líder del PSOE, Pedro Sánchez. - EFE

El líder del PSOE, Pedro Sánchez. - EFE

MADRID.— Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, mantiene firme su pulso a los barones del PSOE críticos con su gestión. En una entrevista en la cadena Ser, el líder de los socialistas no se ha mordido la lengua: con un tono duro, ha reconocido que hay "un debate interno" en el PSOE y ha emplazado a los barones a que se mojen, a que digan de una vez si apoyan abstenerse para facilitar un Gobierno del PP. 

"Oigo decir a dirigentes del PSOE que hay que abrir un período de reflexión. ¿Por qué llaman reflexión a lo que es una abstención?", se ha preguntado Sánchez, quien ha afirmado que en ningún momento ha pensado en dimitir por los malos resultados electorales en Galicia y Euskadi. 



"No pensé en dimitir sino en asumir mi responsabilidad, que es convocar un congreso y convocar primarias", ha explicado en la entrevista con Pepa Bueno. El líder socialista ha mostrado su hartazgo con la situación actual: "En los últimos meses ha habido voces que han puesto en cuestión las decisiones del secretario general y que han trasladado a opinión pública que no hay autoridad en el PSOE. Yo asumo toda la responsabilidad y le digo a la militancia que ha llegado la hora de votar".

Sánchez ha confirmado que tampoco dimitirá si el próximo sábado el Comité Federal no le autoriza a convocar el Congreso que tiene previsto celebrar en diciembre. Ha añadido que con la celebración del congreso, está asumiendo su "responsabilidad política" y ha emplazado a sus detractores a que si rechazan la asamblea, digan "qué propuesta tienen y qué solución dan".

El secretario general del PSOE ha sido muy claro en su planteamiento: "Hay un debate ideológico de fondo y se está llamando abstención técnica a facilitar un Gobierno de derechas. Para mi ésta no es una cuestión menor y creo que el PSOE tiene que abordarla de una vez por todas. Yo les digo a los socialistas que yo no quiero un Gobierno de Mariano Rajoy, que no quiero a un presidente que manda SMS a Bárcenas y que recorta derechos y libertades". 

"Como secretario general  del PSOE no puedo aceptar es que se me intente imponer una decisión que no comparto"

Sánchez no quiere un Gobierno de Rajoy, pero tampoco quiere terceras elecciones, así que ha asumido que lo que debe hacer es intentar formar "un Gobierno de cambio". "El planteamiento que ofrezco es decir no a Rajoy y formar un gobierno alternativo. Como secretario general del PSOE no puedo aceptar que se me intente imponer una decisión que no comparto", ha dicho en relación a una posible abstención del PSOE.

El dirigente socialista ha dicho que para intentar ese Gobierno alternativo hablará con los nacionalistas catalanes, al tiempo que se ha preguntado "qué ofrecen para Catalunya" los dirigentes de su partido que censuran esa opción.  "Nuestra hoja de ruta para Catalunya es clara. Hablaré con los nacionalistas decirles el planteamiento del PSOE y cada cual que decida".  A su juicio, "lo no puede ser es que no se critique a Rajoy por pactar con los nacionalistas la Mesa del Congreso y aspirar a que Rajoy pacte con los nacionalistas, pero no dejar que el PSOE hable con ellos".

Convencer a los barones de su error

El secretario general ha manifestado que aspira a convencer a los barones discrepantes en el Comité Federal del sábado de que su postura a favor de la abstención "es un error, no táctico, sino de fondo" al ser esencial para el futuro el PSOE, como, ha dicho "lo fue la decisión de alejarse del marxismo en la década de los 70".

Además, Sánchez ha asumido "toda la responsabilidad" por el hecho de que la mayoría de presidentes autonómicos socialistas y exlíderes del partido como Felipe González, Alfredo Pérez Rubalcaba o José Luis Rodríguez Zapatero se hayan alejado de él. "Es una constatación, es evidente", ha reconocido el secretario general, si bien ha añadido": "Si hay un congreso, se verá si tengo el apoyo o no de los afiliados".

Sánchez ha opinado que la división interna en el PSOE es un obstáculo para intentar desalojar al PP del poder porque le resta "credibilidad" a la hora de hablar con otros partidos. "La hoja de ruta que defiendo es no a Rajoy, no a terceras elecciones y sí a un gobierno alternativo. Para eso, necesito a todo el partido detrás. Si no lo tengo, difícilmente se podrá lograr", ha sintetizado.

Pero no todo han sido ataques: el líder del PSOE también ha defendido su gestión y ha destacado que en las dos elecciones anteriores el PSOE evitó el sorpasso de Podemos, algo que, según Sánchez, "se verá como como uno de los principales logros del socialismo y de la izquierda". 

"Lo que nos estamos jugando es una cuestión esencial para el futuro de la democracia", enfatizó Sánchez, quien se ha preguntado si los reveses electorales del PSOE en los últimos años no tendrán que ver con que los socialistas han hecho políticas próximas al PP en todo este tiempo.

A pesar de que las primarias serían el 23 de octubre, a una semana de que expire el plazo para que haya una investidura, Sánchez ha dicho que "hay tiempo" para que pueda haber un gobierno alternativo. De hecho, ha apuntado la posibilidad de que no se presente ningún candidato y que el día 12 de octubre, cuando acaba el periodo de recogida de avales, sea reelegido secretario general sin necesidad de la consulta y disponga así de más tiempo para intentar conformar una mayoría.

Etiquetas