Publicado: 30.03.2014 12:46 |Actualizado: 30.03.2014 12:46

Santamaría recuerda a los catalanes las ventajas comerciales de seguir en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"La soberanía nacional no acepta la metonimia, no puede decidir la parte por el todo". Así de tajante ha vuelto a mostrarse hoy la vicepresidenta del Gobierno al hablar sobre el proceso independentista impulsado por Artur Mas en Catalunya. Además, ha advertido de las consecuencias que tendría para la comunidad una hipotética separación del resto del Estado y ha recordado a los catalanes las ventajas comerciales que les reporta el seguir perteneciendo a España.

En su intervención en la clausura de un acto electoral en Barcelona que ha tenido lugar pocos días después de que el Tribunal Constitucional declarase ilegal la declaración soberanista del Parlament, Soraya Sáenz de Santamaría, ha insistido en que el Ejecutivo central no quiere "que ningún español deje de ser europeo y menos que se convierta en extranjero dentro de su propio país".

"No se puede entender España sin Catalunya y no se puede ocultar cómo sería Catalunya sin España", ha avisado Sáenz de Santamaría, que no busca con estas palabras "asustar a nadie" sino alertar sobre las consecuencias del "derecho a decidir" y de una posible separación.

Santamaría: "España es la mejor plataforma comercial para Catalunya" "España es la mejor plataforma comercial para Catalunya", ha continuado la vicepresidenta, ya que esta es la comunidad en la "que más se ha invertido en infraestructuras en las dos últimas décadas" y la que alcanza un mayor saldo comercial con el resto de España. "Los proyectos de éxito siempre nacen desde el entendimiento", ha subrayado. "Juntos —ha indicado— hemos sido capaces de lo mejor y hemos afrontado también juntos los peores momentos, por eso les cuesta tanto encontrar lo que nos separa, porque es mucho más lo que nos une", mitineó.

En la misma línea se expresó también la líder del PP en Catalunya, Alicia Sánchez-Camacho, que ha afirmado que en Europa "no hay espacio para los que quieren romper el proyecto de concordia y convivencia de España".  "Catalanes, españoles y europeos, eso es lo que sois, podéis sentir una identidad más cerca pero ninguna debería ser excluyente", ha añadido Sáenz de Santamaría, para quien los votantes del PP son los únicos que saben decir "en catalán y en castellano que España es un gran país" al que le unen siglos de historia con Catalunya.

Sánchez-Camacho: "Ninguna ley catalana permite hacer un referéndum sin la autorización del Gobierno" En cuanto al debate soberanista, la vicepresidenta ha asegurado que a los catalanes les unen vínculos "de sentimientos, de cercanía, cariño y orgullo" con España más allá de los "jurídicos" y que sus ciudadanos "también tienen en España su Gobierno". Las relaciones entre la comunidad y el resto del país, ha insistido, no pueden depender de una decisión política porque son "fruto de una convivencia construida a lo largo de muchas generaciones".

Sánchez-Camacho también ha acusado a Mas de engañar a los ciudadanos catalanes ya que "ninguna ley catalana permite hacer un referéndum sin la autorización del Gobierno", ha asegurado. Asimismo, ha acusado a Unió de ser "cómplice" de CDC en su empeño en "ir en sentido contrario del tiempo".

En cuanto a la posibilidad de restablecer el diálogo entre el Govern de Mas y el Gobierno de Rajoy, Santamaría ha añadido que los ejecutivos no pueden llegar a acuerdos sobre lo que no depende de ellos, y que el presidente sí está dispuesto a dialogar con la Generalitat sobre otros aspectos que encajen en la Constitución: "En política, dialogar es un verbo que sólo se puede conjugar dentro de la ley". 

Por último, la vicepresidenta ha aprovechado la ocasión para defender las reformas del Gobierno, gracias a las que España "ha dejado de ser un problema (en Europa) para convertirse en una oportunidad" y el país ha recuperado inversiones, ve crecer su actividad económica y crea empleo. Ahora hace falta, ha dicho, "perseverar haciendo más reformas para el crecimiento", con la vista puesta en resolver el problema del paro, que sigue siendo el "gran reto" y el "principal problema" en España.