Publicado: 05.02.2014 13:28 |Actualizado: 05.02.2014 13:28

Sigue subiendo la preocupación por la corrupción, segundo problema para los españoles tras el paro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La preocupación ciudadana por la corrupción sigue aumentando y se mantiene como el segundo problema para los españoles tras el paro, según el barómetro de enero del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Así, el desempleo supone el principal problema para la ciudadanía, pues lo citan el 78,5%, seguido de la corrupción y el fraude (39,5%), los problemas económicos (30,5%) y los políticos y los partidos (26,9%).

Además, en esta misma encuesta, la gran mayoría de los ciudadanos (81,8%) considera que la situación política es "mala" o "muy mala", aunque sigue siendo peor la percepción que se tiene de la situación económica, pues la califican de "mala" o "muy mala" el 86,7%.

En este sondeo realizado entre el 3 y el 15 de enero, la preocupación por el paro aumentó 1,5 puntos respecto al barómetro anterior, y la citan el 78,5% de los encuestados, mientras que se acelera también la inquietud por la corrupción, casi dos puntos, hasta el 39,5%, aunque lejos del 44,5% que obtuvo en marzo de 2013.

Los problemas económicos se mantienen como el tercer problema para los encuestados, citada por el 30,5%, mientras que los políticos y los partidos son la cuarta preocupación, pues así la señalan el 26,9% de los encuestados. Según la encuesta del CIS, la sanidad es la quinta inquietud para los ciudadanos, pues así la señalan el 11,6%, seguida de los problemas de índole social (7,5%) y la educación (7,4%).

Al ser preguntados por la situación económica, la gran mayoría de los ciudadanos, el 86,9%, siguen viéndola "mala o muy mala", frente a sólo un 0,8% que la considera "buena". Menos de la cuarta parte de los encuestados, el 23,3%, creen que la situación económica mejorará de aquí a un año, mientras un 42,2% no espera cambios y un 23,8% augura incluso que empeorará.

En cuanto a la situación política, aumenta ligeramente —tres décimas— el porcentaje de quienes la califican de "mala" o "muy mala", un 81,8%. Además, mientras la mitad de los encuestados no creen que la situación política vaya a cambiar —50,6 %— es mucho mayor el porcentaje de los que auguran que empeorará (un 28,6%) que el de quienes piensan que va a mejorar (10,4%).