Publicado: 11.01.2014 23:08 |Actualizado: 11.01.2014 23:08

"La sociedad vasca ha respondido al PP como pueblo"

Es la primera vez desde 1.999 que la izquierda abertzale es acompañada por el PNV en una marcha de estas características, en la que también confluyeron los sindicatos nacionalistas, CCOO, Ezker Anitza, Ezker Batua, algunos pol&iacu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"El Gobierno de Rajoy debería saber que la paz se está construyendo a pesar de él". Así lo asegura el líder de Aralar, Patxi Zabaleta, al término de una histórica manifestación unitaria en Bilbao que ha visto confluir en las calles a la izquierda abertzale con el PNV, a CC.OO. con los sindicatos nacionalistas ELA y LAB, acompañados por Ezker Anitza, Ezker Batua, algunos miembros del PSE y también de otras fuerzas políticas como BNG, ERC o las CUP, que se han trasladado a Euskadi para mostrar su apoyo a las reivindicaciones por los derechos de los presos.

"Ha sido una manifestación pacífica, muy respetuosa, en la que la libertad de expresión se ha ejercido a favor de los derechos de los presos políticos vascos, un acto democrático y verdaderamente digno", asegura en declaraciones a Público Patxi Zabaleta, quien en su momento lideró el proceso de ruptura con Batasuna condenando la violencia de ETA, y quien años después vio cómo su hija, Miren Zabaleta, ingresaba en prisión condenada por el caso Bateragune, el mismo que envió a la cárcel a Arnaldo Otegi por "intentar recomponer Batasuna a las órdenes de ETA". La mayoría de las sensibilidades políticas vascas se dieron cita este sábado en una movilización que veía cómo su cabecera llegaba a destino en el Ayuntamiento de Bilbao, mientras la cola aún no había podido moverse del lugar de partida, a más de dos kilómetros de distancia. Más de 10.000 personas, largos y solemnes silencios, aplausos, y un grito: "Presoak kalera, amnistia osoa".

"Que hoy, en el actual escenario, los presos cumplan su pena aquí y se deje de castigar a las familias, es un consenso instalado en todo Euskadi y Navarra" asegura Idoia Martínez, una manifestante que ha acudido con sus hija y sus padres a la marcha. Subraya además la paradoja de que el clamor por los presos no hubiese sido tan amplio "sin la prohibición del gobierno de Madrid". Allí estaba, como es costumbre todos los años, toda la base de la izquierda abertzale, pero había muchos más perfiles: personas de muy distintas ideologías, jóvenes y mayores, vascos y migrantes marroquíes o latinoamercianos, ikurriñas y banderas LGTB, pero también catalanas, republicanas, castellanas o feministas.

Jon Iñarritu, diputado de Amaiur en el Congreso de los Diputados, nunca había visto una marcha tan plural en Bilbao. Ha podido caminar con Mikel Arana, de Ezker Anitza, con José Luis Uriz, del PSOE, Javier Madrazo, de Ezker Batua, Jesús Uzkudun, de CCOO y la presidenta del Parlamento Vasco Bakartxo Tejeria. Con todo, lo que se ha visto en Bilbao este sábado ha sido "la mayoría de la ciudadanía, que ha sobrepasado completamente a las fuerzas políticas". "Ante la agresión dictada desde Madrid, la sociedad vasca ha respondido como pueblo. Pese a prohibiciones y negaciones, en un momento de avance del proceso de paz, el pueblo vasco ha salido a la calle en un número impresionante", añade Iñarritu en declaraciones a Público frente a las escaleras del Ayuntamiento de la capital vasca.

La movilización estaba prevista para pedir el respeto a los derechos humanos de los presos. "Pero con la prohibición de la Audiencia Nacional han salido muchos más para pedir un impulso al proceso de paz", asegura el parlamentario abertzale, que se muestra convencido de que "en estos dos años el PP ha estado inmóvil, pero ahora ha dejado el inmovilismo y ha pasado a la involución". Y es que esta marchase ha celebrado sin problemas durante 35 años y ahora, dos años después de que ETA anunciase el cese definitivo de la violencia, la Audiencia Nacional decide prohibirla. Ante esta situación, Iñarritu asegura que la "la sociedad vasca ha salido para decir ya basta". Desde 1.999, no se había dado en Euskadi una confluencia de fuerzas políticas tan amplia.