Público
Público

Susana Díaz propicia el deshielo de las relaciones con Gibraltar para afrontar el Brexit

Por primera vez, una presidenta andaluza recibirá en San Telmo al ministro principal de la colonia británica para abordar el impacto de la salida del Reino Unido de la UE en los 10.000 andaluces que trabajan en el Peñón. El encuentro bilateral cuenta con la aprobación de Moncloa

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, durante la inauguración del pabellón de Andalucía en FITUR 2018. EFE/Santi Donaire

La presidenta de Andalucía, Susana Díaz, recibirá el próximo jueves en el Palacio de San Telmo al ministro principal del Gobierno de Gibraltar, Fabian Picardo, para abordar el impacto que tendrá el Brexit en la economía de la comarca gibraltareña y, sobre todo, en los casi 10.000 andaluces que viven en esta zona y cruzan la Verja a diario para trabajar en la antigua colonia británica. Es la primera vez que un presidente andaluz recibe a un ministro principal de Gibraltar en la sede del Gobierno autonómico, en el marco de un encuentro bilateral sin precedentes.

Durante sus 23 años de gobiernos, los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán jamás recibieron a ningún ministro principal del Peñón en la sede de la Junta, entre otras cosas porque habría generado roces con Moncloa. Tampoco ha existido nunca una visita oficial a la inversa: la de un mandatario andaluz en la Roca. En 2014, Chaves, siendo ya expresidente, se reunió de manera informal con Picardo acompañado por el secretario para la UE del PSOE, Juan Moscoso, y fue duramente criticado por el PP andaluz, que le acusó de “deslealtad” y de “traicionar a los intereses de España”. El presidente popular, Juanma Moreno, exigió a Díaz que “desautorizase” a su antecesor en el cargo por “humillar a Andalucía”.

Esta vez, sin embargo, Susana Díaz ha aceptado la solicitud del ministro principal de Gibraltar (que recibió por carta el pasado 15 de enero) tras obtener el visto bueno del ministro de Exteriores, Alfonso Dastis. Al Gobierno de Mariano Rajoy le interesa que haya un acercamiento entre España y Gibraltar para negociar posteriormente con Londres un “estatus especial” para la comarca andaluza, la única frontera terrestre con el Reino Unido, junto con Irlanda del Norte. Fuentes del Ejecutivo andaluz confirman que “informarán punto por punto al ministro de Exteriores sobre el contenido de la entrevista”.

La reunión entre Díaz y Picardo es el primer encuentro al más alto nivel desde el 18 de septiembre de 2016. Aquel día, España, Reino Unido y Gibraltar firmaron el llamado “Acuerdo de Córdoba”, que buscaba resolver algunos de los problemas históricos de las relaciones tripartitas: el del uso del aeropuerto, el tránsito de personas en la Verja, la pesca de barcos andaluces en aguas próximas al Peñón, el pago de las pensiones y la modernización de las telecomunicaciones en la ex colonia. Aquel acuerdo fue fruto del Foro de Diálogo Tripartito sobre Gibraltar, una iniciativa que impulsó el exministro socialista de Exteriores, Eduardo Moratinos, y que culminó con aquella histórica firma tras casi dos años de negociaciones a tres bandas. Fue importante en su día porque rompió el hielo después de tres siglos de contencioso, pero con el tiempo los problemas volvieron a reproducirse.

Mirador en Gibraltar, junto al Peñón. REUTERS

Es indudable que el Brexit ha alterado el tablero diplomático. El Gobierno andaluz mantiene desde 2016 un grupo de trabajo para analizar las consecuencias que puede tener el proceso de retirada del Reino Unido de la Unión Europea. La Junta no tiene competencias para negociar con Londres, pero el grupo de trabajo aportará propuestas para minimizar en la medida de lo posible el impacto del Brexit en la economía andaluza: la inversión extranjera, el turismo (las visitas de británicos a Andalucía aportan el 1,2% del PIB regional), la agricultura (Reino Unido aporta 190 millones de euros al año a la Política Agraria Común) y la industria.

La salida del Reino Unido de la UE (prevista para el 29 de marzo de 2019) arrastra consigo consecuencias imprevistas para miles de personas que trabajan a uno y otro lado de la frontera que separa Gibraltar de La Línea de la Concepción (Cádiz). Las repercusiones afectarán a toda la comarca, incluidos los municipios de Algeciras y San Roque. Díaz ha respondido este miércoles a la solicitud de Picardo con ánimo de “poder aportar soluciones a las incertidumbres que plantea el Brexit, especialmente sobre la comarca del Campo de Gibraltar, dada la singularidad de Andalucía, el único territorio con frontera continental con el Reino Unido”. En otro plano totalmente distinto, es evidente que el encuentro entre ambos mandatarios también devolverá a la presidenta andaluza el aura de líder con proyección nacional, que ella misma se encargó de fomentar en su malograda carrera por hacerse con la secretaría general del PSOE.

Gibraltar, contra el Brexit

Los gibraltareños hicieron campaña contra el Brexit, votaron mayoritariamente seguir dentro de la Unión Europea y, tras ser derrotados por el sí en el referéndum, empezaron a reclamar un estatus específico para la antigua colonia. Levantar una frontera real con España, restituir los aranceles y limitar el espacio aéreo de la Roca tendría un impacto enorme en la economía de la colonia británica, paraíso fiscal para muchas empresas y ciudadanos. “Nuestra salida involuntaria de la Unión Europea debe ser tratada de una manera positiva y constructiva para causar el mínimo contratiempo a los ciudadanos y negocios de ambas partes”, dice Picardo en su carta a Díaz.

El primer ministro Fabián Picardo llevará consigo a la reunión con la presidenta andaluza un informe que trata de demostrar que el Peñón “aporta un 25% al Producto Interior Bruto del Campo de Gibraltar” que, por otra parte, es la región más empobrecida y con una tasa de paro más elevada de toda Andalucía.

La presidenta andaluza comparte a medias el análisis del ministro, pero su preocupación está centrada sobre todo en los trabajadores andaluces afincados en el Peñón. Díaz ha pedido al presidente Mariano Rajoy que negocie con el Reino Unido un status especial para los trabajadores transfronterizos del Campo de Gibraltar, una vez se ejecute el Brexit. Es la misma petición que la Junta de Andalucía ha elevado a Bruselas en el marco del Comité de Regiones de la UE sobre el impacto del Brexit en su economía. Este foro, que aglutina a los 41 territorios europeos más afectados por la salida del Reino Unido, entregó una encuesta al Gobierno andaluz señalando que el 58,7% de los trabajadores españoles en el Peñón verían mermados sus ingresos tras materializarse el Brexit.

En lo que no están de acuerdo Díaz y Picardo es en la condición política de Gibraltar tras la marcha del Reino Unido de la UE. La andaluza defiende que España “comparta la soberanía del Peñón” con el Gobierno de Gibraltar, una tesis que también defiende Moncloa. Sin embargo, Picardo dejó claro en su visita a la Eurocámara que rechazará cualquier propuesta de cosoberanía con España en Gibraltar. En cambio, reclama mantener su acceso al mercado interior a pesar del Brexit, y subraya que los gibraltareños seguirán apostando por “un futuro exclusivamente británico”.

Las orientaciones aprobadas por los 27 miembros de la UE para la negociación del divorcio de Londres y Europa dejaron claro que los pactos sobre la relación futura sólo se aplicarán en Gibraltar si hay acuerdo para ello entre Madrid y Londres, y lo mismo sucede con el periodo transitorio que previsiblemente se negociará para después del 29 de marzo de 2019 para que la salida no sea abrupta.

La antigua colonia de Gibraltar fue cedida a Inglaterra por España en 1713 por el Tratado de Utrecht, pero Madrid todavía reclama su posesión, prevista en el caso de que Londres renuncie a controlar este territorio estratégico de seis kilómetros cuadrados y unos 30.000 habitantes.