Público
Público

Atentados en Catalunya Los terroristas compraron un hacha y cuatro cuchillos horas antes del ataque en Cambrils

Los agentes encontraron el ticket de compra en una masía abandonada de Riudecanyes. Los Mossos también hallaron en la casa de Alcanar "gran cantidad de clavos" para usarlos como metralla y una carta "de los soldados del Estado Islámico".

Publicidad
Media: 1.67
Votos: 3
Comentarios:

Un agente, junto al coche que usaron los terroristas en su ataque en Cambrils. - AFP

Los terroristas miembros de la célula que está detrás de los atentados en Catalunya compraron en un comercio de Cambrils (Tarragona) cuatro cuchillos y un hacha a las nueve y media de la noche del mismo día del ataque en Las Ramblas y tan solo horas unas antes de intentar una matanza en el paseo marítimo de la localidad tarraconense.

Así lo relata el juez Fernando Andreu en el auto de prisión de dos de los detenidos en relación con los atentados, que analiza unos comprobantes de compras encontrados en una masía abandonaba en Riudecanyes, a 14 kilómetros de Cambrils, que usaban los yihadistas.

En la inspección a ese caserío se encontraron los restos de una pequeña hoguera, el pasaporte y el carné de conducir de Mohamed Hychami, uno de los abatidos en Cambrils, y también el pasaporte de Younes Abouyaaqoub, el autor material del atropello masivo en Las Ramblas de Barcelona que fue abatido este lunes por los Mossos d'Esquadra. "Dichos documentos estaban quemados parcialmente, pero se pudo determinar la titularidad de los mismos, puesto que en ellos se podían leer parcialmente los nombres y todos conservaban las fotografías de los titulares", relata el juez.

También se recogieron diversos comprobantes de compras, entre ellos los de las armas blancas que los cinco terroristas blandieron en el paseo marítimo de Cambrils tras intentar arrollar a los viandantes a bordo de un coche, unos hechos que ocurrieron pasada la una de la madrugada del día 17. Todos ellos murieron a disparos de los Mossos.

Estos comprobantes muestran además que una hora antes de comprar las armas en blancas en Cambrils, a las ocho y media de la tarde, una vez se había producido el atentado en Las Ramblas, adquirieron en Sant Carles de la Ràpita (Tarragona) 15 fundas de almohada y bridas para, "muy probablemente, contener los artefactos explosivos en su interior y listos para ser utilizados". Otro comprobante muestra que los días 1 y 2 de agosto compraron "una ingente cantidad de acetona", al menos 500 litros, así como el material necesario para la confección de explosivos.

Estado en el que quedó en chalet de Alcanar (Tarragona) tras la explosión - EFE/ Jaume Sellart

De todo ello, concluye el juez, "se desprenden indicios racionales de que el grupo investigado, en los días y horas previas a la explosión de la vivienda de Alcanar, compraron todo el material necesario para la confección de los artefactos explosivos y que, durante su manipulación a última hora del día 16 de agosto de 2017, se produjo la explosión que acabó con la vida, como mínimo, de dos de ellos y dejó herido a uno".

Billetes de avión con destino Bruselas

En el mismo auto, el magistrado detalla que los Mossos encontraron en la casa de Alcanar "gran cantidad de clavos para ser utilizados como metralla", así como "gran cantidad de bombonas de butano, productos como acetona, agua oxigenada, bicarbonato" y "pulsadores para iniciar la explosión.

Según el titular del Juzgado Central de Instrucción número 4, la inspección policial y los objetos encontrados "dejaron patente que en aquel lugar se estaban confeccionando artefactos explosivos con la finalidad de cometer una acción terrorista de gran envergadura".

Los agentes encontraron además una carta que el imán Abdelbaki Es Satty, que presuntamente habría captado a la célula terrorista, había llevado a la vivienda. El texto manuscrito, según señala Andreu en su auto, constituiría una "breve carta de los soldados del Estado Islámico en la tierra del Ándalus para los cruzados, los odiosos, los pecadores, los injustos, los corruptores".

Dicho texto apareció entre los restos de la deflagración, dentro de un libro de color verde en cuya primera página consta escrito el nombre de Es Satty. También se encontraron diversos documentos entre los que destaca la cartera con documentación a nombre del religioso, así como varios billetes de la compañía aérea Vueling con destino a Bruselas a su nombre.