Publicado: 25.05.2015 14:35 |Actualizado: 25.05.2015 14:35

UpyD se acerca más al abismo tras la dimisión de Álvaro Anchuelo, diputado en el Congreso

El político asegura que la decisión estaba tomada desde las elecciones andaluzas pero que la aplazó hasta los comicios del 24-M.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
La líder de UPyD, Rosa Díez,en el centro, flanqueada por los otros diputados del partido (Carlos Martínez Gorriarán, Álvaro Anchuelo, Irene Lozano y Toni Cantó). EFE/Juanjo Martín

La líder de UPyD, Rosa Díez,en el centro, flanqueada por los otros diputados del partido (Irene Lozano, Carlos Martínez Gorriarán, Álvaro Anchuelo [segundo por la derecha de la imagen], y Toni Cantó). EFE / Juanjo Martín

MADRID.- Unión, Progreso y Democracia (UPyD) sigue su camino hacia el abismo. El diputado nacional del partido de Rosa Díez, Álvaro Anchuelo, uno de los críticos con la dirección del partido, ha anunciado hoy que deja su escaño y su pertenencia a la formación magenta.

Asegura que la decisión estaba tomada desde las elecciones andaluzas pero que aplazó hasta los comicios del 24-M.



"Entré en política para buscar soluciones a los muchos problemas que padece nuestro país, no para involucrarme en luchas internas que se intuyen, una vez más, autodestructivas", subraya Anchuelo

Anchuelo ha remitido este lunes un escrito a la Mesa del Congreso de los Diputados en el que presenta su renuncia al escaño con efectos a partir de mañana.

El diputado agradece al presidente de la cámara, Jesús Posada, su "inalterable amabilidad" y al personal del Congreso los "innumerables" servicios prestados "siempre de forma eficiente y sin ninguna restricción horaria.

A la decisión de dejar el escaño, Anchuelo ha añadido su marcha de UPyD, según ha publicado en su cuenta en Twiter, en la que incluye un enlace a su blog, donde explica las razones de su despedida.

"Dejo mi escaño y UPyD. Gracias por todo", ha escrito el diputado por la Comunidad de Madrid.

Anchuelo fue uno de los cuatros miembros de la dirección de UPyD, junto a Rodrigo Tena, David Andina e Irene Lozano, que tras las elecciones andaluzas de marzo presentaron su dimisión en el Consejo de Dirección, en el que se votó en contra de pactar con Ciudadanos.

Ese acuerdo, ratificado posteriormente por el Consejo Político del partido, le llevó entonces a tomar la decisión de abandonar su escaño, asegura hoy en su blog, en el que añade que "no compartía públicamente las decisiones adoptadas por los máximos órganos del partido".

Además, explica que quería retornar a su cátedra universitaria antes del inicio del nuevo curso académico, pero decidió posponer unas semanas su dimisión, hasta la celebración de las elecciones autonómicas y locales.

"Lo hice así por consideración a todos los candidatos", justifica Anchuelo, que tomó la decisión asumiendo "con los ojos abiertos" el coste personal de que su dimisión tras las elecciones se atribuyese a los malos resultados.

Pero niega que fuera así, pues los malos resultados "eran ya claramente previsibles tras el Consejo Político".

"Celebradas las elecciones, ha llegado el momento de poner en práctica esa decisión aplazada de dimitir de mi escaño. La acompaño de mi decisión de abandonar el partido", afirma.

Matiza también que su anunciado apoyo a Irene Lozano para liderar el partido tras el próximo congreso extraordinario era "como afiliado de a pie desde fuera de las listas".

Señala que, sin embargo, los acontecimientos que se han sucedido desde entonces le han llevado a replantearse la decisión.

Según dice, se han multiplicado los conflictos internos, que han sido abordados "de forma inadecuada", muchas personas valiosas han ido abandonando el partido y se ha llegado a producir la filtración de supuestos correos privados "extraídos aparentemente de cuentas oficiales del partido, incluyendo de diputados".

"Entré en política para buscar soluciones a los muchos problemas que padece nuestro país, no para involucrarme en luchas internas que se intuyen, una vez más, autodestructivas", subraya Anchuelo, que asegura que no deja el partido con amargura, sino "con orgullo por la tarea realizada, tanto colectiva como individualmente".

Etiquetas