Publicado: 06.07.2016 21:02 |Actualizado: 06.07.2016 21:10

ExclusivaLas grabaciones secretas de interior

Villarejo admite que le han "servido de ayuda" Inda y el otro periodista de los informes falsos contra Podemos

La declaración del empresario y comisario ante el juez del caso sobre el pequeño Nicolás ha dejado varias claves para entender las relaciones entre la cúpula policial y la prensa. Eduardo Inda y Esteban Urrieztieta publicaron tres informaciones 'tóxicas' contra rivales políticos y policiales del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en los tres meses siguientes a sus reuniones conspirativas cuyos audios han sido difundidos por 'Público'.

Publicidad
Media: 3.73
Votos: 56
Comentarios:
El comisario de Policía, José Manuel Villarejo Pérez, trata de ocultar su rostro a la salida de los juzgados de Estepona (Málaga), donde declaró por el ático del expresidente madrileño, Ignacio González. EFE

El comisario de Policía, José Manuel Villarejo Pérez, oculta su rostro a la salida de los juzgados de Estepona. EFE

@patricialopezl

MADRID.- El comisario José Manuel Villarejo Pérez ha entrado pidiendo perdón al juez Arturo Zamarriego, quien dirige la investigación del caso pequeño Nicolás, por haberle acusado en una querella de ser miembro de una organización criminal formada por agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Asuntos Internos y varios periodistas. También ha dejado varias claves sobre su relación con los periodistas que le hicieron llegar a Francisco Nicolás Gómez Iglesias una grabación ilegal entre los espías y los investigadores de la causa, con la que el presunto estafador iba a cerrar el caso.

Los cuatro tomos que conforman la pieza separada que investiga la revelación de secretos por parte de la cúpula policial para dañar a otras instituciones y ayudar al pequeño Nicolás han evidenciado la estrecha relación entre los periodistas Eduardo Inda y Esteban Urrieztieta con la cúpula policial en los tres meses de finales de 2014 en los que se ejecutó la campaña contra los independentistas catalanes, contra Podemos y contra el ex jefe de la Unidad de Asuntos Internos, Marcelino Martín-Blas.

Precisamente estas operaciones las llevó siempre a cabo la unidad de inteligencia no oficializada de la que es miembro el comisario Villarejo y que organizaba directamente el recién jubilado jefe de la Dirección Adjunta Operativa de la Policía, Eugenio Pino. Junto a ellos, siempre se alude a los mismos nombres: el del comisario Enrique García Castaño y el de inspector jefe José Ángel Fuentes Gago, organizador de las reuniones entre el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el director de la Oficina Antifraude catalana, Danial de Alfonso, cuyas grabaciones fueron difundidas en exclusiva por Público.



Periodistas al servicio de trabajos policiales

El propio Villarejo ha reconocido, al ser preguntado por Inda y Urrieztieta, que “siempre ha tenido relación con periodistas”, pero que específicamente estos dos le “han sido de ayuda en algunos trabajos”, según consta en el Acta de Declaración del Investigado ante el Juzgado de Instrucción Nº 02 de Madrid, a la que ha tenido acceso Público.

Sólo entre octubre de 2014 y enero de 2015, estos periodistas publicaron tres informaciones falsas que han sido luego desmentidas judicialmente: la supuesta cuenta del entonces alcalde de Barcelona, Xavier Trias; el informe fabricado mediante un montaje policial contra Podemos que se denominó PISA (Pablo Iglesias Sociedad Anónima) y una grabación que supuestamente probaría que el CNI y el comisario Martín-Blas estaban manipulando pruebas en contra del pequeño Nicolás.

En el sumario consta que entre los policías involucrados en esa unidad de inteligencia no oficial, dedicada a fabricar escándalos contra rivales políticos del PP, se cruzaron más de 200 llamadas telefónicas con Inda y Urrieztieta, precisamente a partir de cuatro días después de la última de las conversaciones entre el ministro del Interior y el jefe de la Oficina Antifraude catalana, cuyos audios ha difundido Público. Pero a pesar del buen hilo comunicativo entre la Policía y la prensa, estas informaciones se han venido abajo con el tiempo y con las resoluciones judiciales.

La relación entre Villarejo y estos periodistas, a los que ha llegado a proponer como testigos en otros procedimientos, data de 1994, cuando las informaciones sobre la operación Malaya le unieron a Inda y después a Urrieztieta, por ser compañero de aquel.

Sobre el comisario Marcelino Martín-Blas, responsable de la investigación contra la cúpula policial y estos periodistas, sólo ha dicho que en una ocasión, en 2012, hizo un viaje con él a Catalunya pero que su relación con él no era buena. Y también ha reconocido, como desveló Público, que él obtuvo información de Javier de la Rosa sobre la situación en Catalunya y que fue el exfinanciero quien le facilitó su identidad a el pequeño Nicolás.