Publicado: 22.11.2016 22:50 |Actualizado: 23.11.2016 12:01

Xavier Domènech: “Tiene que haber un debate en Podemos, que también es el que tenemos nosotros”

El líder de la fuerza catalana con mayor representación en el Congreso, En Comú Podem, es la cara más visible del proceso de construcción de un nuevo partido, espacio o “sujeto político”. Cree que es hora de discutir sobre el papel de la movilización social, sobre lo que deben hacer en las instituciones y sobre su propio modelo organizativo.

Publicidad
Media: 3.53
Votos: 15
Comentarios:
Domènech se muestra muy crítico con una ERC que también ha optado por poner las cosas difíciles a Ada Colau al frente del Ayuntamiento.

Domènech se muestra muy crítico con una ERC que también ha optado por poner las cosas difíciles a Ada Colau al frente del Ayuntamiento.

BARCELONA.— Poco imaginaba el historiador y activista social, Xavier Domènech (Sabadell, 1974) que se convertiría en el portavoz de una formación como En Comú Podem. Su compromiso político viene de muy lejos, pero hasta hace no mucho era, sobre todo, una voz de referencia académica en Catalunya. “No estaba en mis planes, ni mucho menos”. Lo explica como la consecuencia de una trayectoria, de un proceso colectivo. “Después del 15M hay gente que empieza a reflexionar sobre la necesidad de dar un paso en la construcción de nuevos espacios políticos que permitan dar un salto institucional”.

Se ha convertido en una de las figuras centrales del panorama político catalán y español tras la crisis económica y la implosión del movimiento 15M. “Si no hubiera habido crisis económica no sé si habría vuelto al activismo de primera línea”. Lo cierto es que se implicó mucho en la conformación de En Comú Podem “hablando mucho y trabajando mucho con lo que es Barcelona en Comú, con Ada Colau y con otra gente, también con Pablo (Iglesias), Íñigo (Errejón) y hay un momento en el que, cuando la cosa parece que va a funcionar, se pone encima de la mesa que la mejor candidatura sería la mía”.

“Si no hubiera habido crisis económica no sé si habría vuelto al activismo de primera línea”

Pero hubo un tiempo bastante largo en el que se resistió a dar ese paso, porque tenía un trabajo como historiador, le apasiona la historia, estaba implicado además en el Ayuntamiento de Barcelona en temas de memoria y además por motivos personales. “No me veía. Pero hay un momento en el que creo que el proyecto vale tanto la pena que decido decir que sí. Lo que sí es meditado y fruto de una reflexión larga es el llegar a eso, pero lo que no es para nada una reflexión larga es que yo estaría siendo el portavoz de En Comú Podem”, que forma parte del grupo confederal Unidos Podemos en el Congreso. Así lo explica a Público en la sede de l’Ateneu Barcelonès. Hace pocas semanas, en ese mismo lugar, realizó un llamamiento a la construcción de “una alternativa de país para Catalunya”.

¿Por qué no le llaman partido?

“Mira que últimamente le llamo partido y yo mismo dudo. Le llamo partido porque es la forma más clara ante los medios de comunicación de explicar que es algo nuevo, donde habrá gente y habrá otros partidos, pero será en ese partido en el que la gente podrá militar y decidir las listas, el ideario, el programa, las formas de participación en cada sitio, pero es cierto que si le llamas partido igual tiene una connotación muy institucionalista, por la lectura que se tiene de los partidos durante los últimos veinte años”.

¿Es imaginable Podemos sin Pablo Iglesias o Barcelona en Comú sin Ada Colau?

Su respuesta inmediata es taxativa: “No”. Y a continuación se explica: “Ahí hay una reflexión sobre el papel determinante del liderazgo o del proceso histórico, que yo como historiador aún no he decidido cómo se resuelve. Ahora bien, tal como se ha dado es evidente que sin Ada Colau, sin su potencia y sin la de Pablo hay cosas que son difíciles de imaginar. Si se hubiera dado de otra manera estaríamos hablando de otra cosa".

"Yo vengo de una cultura política, o de unas culturas políticas, bastante compartidas por la gente que ha protagonizado estos nuevos fenómenos políticos, según la cual la construcción del liderazgo por sí misma puede tener cosas negativas. Una construcción colectiva que se personaliza mucho puede perder algo de esa construcción colectiva. Lo que pasa es que vivimos en una nueva época y cuando muchas de las respuestas que tienes que dar aún son interrogantes y no hay un marco construido estable, la necesidad de liderazgo es mucho más grande que cuando ese marco se construye de forma ya consolidada".

"La importancia del liderazgo de Pablo y de Ada es central, pero que sé que ellos también participan de esa misma cultura política de construcción colectiva"

"¿Qué quiero decir con ello? Que probablemente la importancia del liderazgo de Pablo y de Ada es central, pero que sé que ellos también participan de esa misma cultura política que estoy diciendo yo y que en la medida en que esos nuevos proyectos políticos se consoliden y construyan las respuestas, también serán mucho más colectivos, habrá muchos más liderazgos y tendremos una representación más acorde con aquello que esperábamos al principio”.

Analiza la relación entre movimientos sociales, liderazgos y cambio político, que exige respuestas complejas y, a veces, tomas de posición sobre asuntos más o menos conflictivos. Domènech sorprende por su capacidad de simultanear seriedad y sentido del humor. Cuando se le pregunta por la mayor proximidad política con Ada o Pablo se ríe y responde con sorna, con una frase muy utilizada por quienes están en el ajo de corrientes y liderazgos dentro de Podemos: “En esas cosas, no sé. Es como si te preguntan si eres de Bruce Springsteen o de Coldplay”.

Y a propósito del debate entre corrientes, se pronuncia sin esquivar el tema ni simplificarlo en torno a “pablistas” y “errejonistas”:

“Yo creo que tiene que haber un debate en Podemos, que de hecho también es el debate que tenemos nosotros, pero estamos en la construcción de un nuevo espacio político.
Hemos cerrado un ciclo, eso es evidente. Nosotros venimos del ciclo 15M de luchas en la calle. Veo que acumulamos una fuerza impresionante, que cambió la agenda pública, pero también constatamos los límites”.

“No conseguimos cambios y de ese ciclo emerge uno nuevo, que ha sido intenso por no decir brutal. La acumulación de elecciones que hemos tenido desde las Europeas hasta el día de hoy, y si sumamos las catalanas es absolutamente impresionante. Para ese ciclo se crea en el caso de Podemos lo que llaman un arma de batalla electoral, una organización pensada para romper la situación, construir una nueva situación y esto significaba acabar con el bipartidismo. Entre medio hay una victoria espectacular en las ciudades del cambio”.



“Si hace dos o tres años te dicen que las capitales del Estado van a estar gobernadas por alcaldías del cambio, si te dicen que el bipartidismo como tal habrá muerto, que habrá un área política que es la tercera del espacio político en el Estado, muchos habrían dicho que es de locos esto. Eso ha pasado, como también ha pasado que no hemos conseguido todo lo que queríamos, con lo cual ahora se abre un nuevo ciclo, en el que también hay interrogantes”.

A saber:  ¿Qué papel tiene que jugar la movilización social?: “Eso lo tiene que definir la gente”, dice. ¿Cómo hacer oposición en el Parlamento?: “Porque has creado una organización para eso y ese tiempo se ha acabado” ¿Qué papel en las instituciones? ¿Y qué modelo organizativo debería existir?: “Eso va a ser un debate y como todo debate, tiene que ser plural y tienen que existir posiciones divergentes y quizás enfrentadas. Y yo espero que pasemos a esta fase de debate, porque ahora lo que estamos viviendo es el final de los debates de la etapa anterior mezclados."

"Yo creo que ahora lo que se va a asentar, y espero que sea así, es un debate en el que cada espacio defina cuáles son sus propuestas. Yo creo que será bueno así y espero que sea así”, concluye.

Y puestos en la agenda de debates de fondo, Xavier Domènech señala que la gente necesita algo más que "percibir que los grandes mercados financieros dominan nuestras vidas y que eso es injusto". "Necesita que haya una alternativa". Conoce, por su oficio de historiador, pero también por su compromiso político desde muy joven y por sus raíces en Sabadell, una ciudad con larga tradición en el movimiento obrero y vecinal, la confianza y la ilusión que generaron las ideas socialistas y anarcosindicalistas en el siglo pasado.

Reflexiona sobre los actuales "movimientos sociales y políticos" y dice que deberían pensar en algo más que en "asaltar el Gobierno", pensar en "políticas alternativas", "en formar parte de un movimiento más global de reconstrucción del pacto social". "La hegemonía del neoliberalismo se ha ido en gran parte al traste", según él, "pero aún es difícil imaginar qué alternativa hay a esto, porque lleva muchos años impregnando a la sociedad".

"La hegemonía del neoliberalismo se ha ido en gran parte al traste pero aún es difícil imaginar qué alternativa hay a esto"

Domènech, quien participó activamente en la campaña de la candidatura de Ada Colau por conseguir la alcaldía de Barcelona, explica que “el municipalismo es clave porque muchos de los nuevos modelos económicos se pueden empezar a trabajar desde la escala local para después proyectar hacia la escala más global”. Confía en que “las revoluciones siempre han sido contagiosas” y asegura: “Tenemos que trabajar para construir todas las redes posibles que nos conectan, pero a la vez debemos ser muy conscientes que la fuerza de la alternativa se construye desde el ámbito nacional”.

Una alternativa sincera al independentismo

“El independentismo ha generado un horizonte de esperanza claro. La independencia de Catalunya, virtualmente, es una tabula rasa. Empezamos de nuevo”. El líder del futuro sujeto político que se propone ofrecer una alternativa a la propuesta independentista en Catalunya ríe irónicamente cuando recuerda que es la antigua Convergencia, protagonista de las mayores privatizaciones y recortes públicos de Catalunya, la que está planteando ese nuevo horizonte. Y recurre a un símil histórico: “Como el horizonte de final de la dictadura cuando como mínimo hay algo claro: derrocar al franquismo. Ese es un horizonte claro. Por tanto, después, puede haber desencanto, podrá ser peor o mejor, pero tú vas a acabar con el franquismo y nacerá un nuevo sistema político”.

Domènech tiene claro que el único horizonte de esperanza que puede haber para el Estado es “el republicanismo” e insiste en que su propuesta política, la del espacio de 'los comunes', es mucho más sincera que la salida independentista. “Es cierto que no tenemos todas las respuestas sobre la mesa. Porque la respuesta que estamos dando requiere una transformación global. La ventaja de la propuesta independentista es que parece, pero solo parece, tener todas las respuestas. Y cada vez es más confuso el camino hasta llegar al horizonte”.

Domènech: "El único horizonte de esperanza es el republicanismo"

Consciente de que el nuevo espacio político que está conformando en Catalunya deberá abordar el debate secesionista de cara a las próximas elecciones afirma: “en marzo cuando haya la convención constituyente haremos una propuesta para Catalunya”. “Pero nosotros ya estamos definidos. Luchamos por la soberanía económica, por la social y también por la nacional. Lo que no vamos a hacer es hacer desaparecer una por la otra porque creemos que la soberanía nacional se podrá afirmar cuando podamos afirmar todo el resto de soberanías”.

Su propuesta política, la del espacio de 'los comunes', es mucho más sincera que la salida independentista

La alternativa de izquierdas peligra en Catalunya. Y Domènech identifica al responsable: “Ahí tendrá que decidir ERC. No podemos decidir nosotros por ellos. Porque ERC ha hecho una opción de fondo, desde 2012 hasta ahora, que es un pacto estratégico con Convergència. Y yo sinceramente no los veo en revisión de esa estrategia de fondo. Es su estrategia, están en su derecho de hacerlo, pero imposibilita que ellos sean un puntal para la construcción de izquierdas de Catalunya”.

Domènech se muestra muy crítico con una ERC que también ha optado por poner las cosas difíciles a Ada Colau al frente del Ayuntamiento. “No está pasando que en estos momentos ERC esté pensando cómo construir una mayoría de izquierdas en este país. Está pasando que ERC está intentando ver cómo absorbe votantes de Convergencia y que cada día que pasa se define como más neoliberal”.

Una propuesta rescatada por Puigdemont: el referéndum

La formación que lidera Domènech en el Congreso, En Comú Podem, fue la gran defensora del referéndum acordado para Catalunya durante la intensa batalla por conseguir un gobierno progresista en todo el Estado. Ahora, como explica, su formación está a la espera de conocer la propuesta que haga el Ejecutivo de Puigdemont pero rechaza cualquier acción unilateral vinculada al referéndum: “El debate de la unilateralidad me parece un poco absurdo porque en la vida no hay nada unilateral, todo es multilateral”.

“Yo he visto pocos desafíos como el referéndum. Porque el referéndum es un espacio de decisión (…) El referéndum es un escenario que requiere garantías para que te lo reconozcan internacionalmente; si lo haces con funcionarios no te lo van a reconocer porque son parte. Necesitas un cierto espacio de tranquilidad, es decir, poner una urna no es poner una barricada. Por tanto, a mí se me hace difícil pensar que el referéndum sea el desafío”.

Y avisa a los partidos independentistas: “El diálogo se ha construido como un diálogo entre Junts pel Sí, la CUP y los comunes y, si es así, es un falso diálogo porque es un diálogo electoral y no sobre el futuro de Catalunya. Si se quiere construir ese diálogo de verdad una previa es convocar el Pacto Nacional del Derecho a Decidir. Qué más da si la propuesta convence a los comunes o no, lo importante es que convenza al país”.

Más distancias con la CUP

Una de las candidaturas catalanas con la que los 'comunes' comparten una mayor sintonía política es con la CUP. Pero, si pareciera que tras el 15M había posibilidades de acuerdo político, ahora las diferencias —sobre todo después de la alianza de la CUP con Junts pel Sí— se hacen más evidentes. “La CUP tiene una afirmación ideológica dura: son claramente comunistas e independentistas”. “La CUP ya tiene todas las respuestas hechas mientras nosotros estamos en proceso de responder a los grandes interrogantes. Y es un partido claramente independentista que además ahora mismo entiende que la posibilidad de la independencia de Catalunya justifica el sacrificio de otras agendas”.