Publicado: 14.08.2015 08:57 |Actualizado: 14.08.2015 08:57

Zaragoza: más de 22.000 familias piden auxilio municipal para comer
y pagar el alquiler 

El ayuntamiento destina a ayudas de urgente necesidad una partida de más de dos millones de euros que se ahorrará en intereses bancarios de la deuda tras la caída del Euribor, aunque necesitará más de nueve para atender la demanda de todo el año.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
Luisa Broto

Luisa Broto

ZARAGOZA.- Más de 22.000 familias zaragozanas han solicitado en lo que va de año el auxilio del ayuntamiento para poder comprar comida, pagar el recibo del alquiler o atender las facturas del gas o la electricidad. Entre el 1 de enero y el 31 de julio, el consistorio recibió, según los datos facilitados por el área de Servicios Sociales, 22.612 solicitudes de ayudas de urgente necesidad de las que han sido concedidas 21.056 –el grueso de la diferencia está en trámite-. Esta última cifra supone un incremento del 46,46% con respecto al mismo periodo del año anterior, en el que la cifra de peticiones solo creció un 4,84%.

“Las familias acuden a este programa porque tienen una necesidad, y cada vez hay más que cumplen los requisitos para acceder a las ayudas”, explica la vicealcaldesa de Zaragoza y responsable de Servicios Sociales, Luisa Broto. El requisito principal es que los ingresos familiares no superen unos baremos –número de miembros, entre otros- que, por lo general, se sitúan en el entorno de los 850 euros mensuales.



“Normalmente, pese a las ayudas, se encuentran por debajo del umbral de la pobreza, y muchas de esas familias han quedado fuera del circuito del empleo”, añade Broto. Una vez agotado el subsidio, y si no logran volver a trabajar –más de 45.000 personas han agotado las prestaciones en una comunidad que ha destruido 85.000 empleos por cuenta ajena en seis años-, solo pueden acceder a dos ingresos: los 426 euros mensuales del salario social o un máximo de 621 vía Ingreso Aragonés de Inserción (IAI), que la Administración autonómica tarda hasta ocho meses en conceder.

Más de 11.000 familias piden ayuda para comer

“La situación económica de las familias es de carencia”, anota la vicealcaldesa, que destaca que las ayudas de urgente necesidad cubren, en parte, esos periodos en los que carecen de ingresos. Casi la mitad de las ayudas -11.021, casi 2.000 más que el año pasado- se piden para comer, más de 5.000 son para pagar el alquiler y más de 4.000 para hacer frente a los recibos de la luz y el gas. Estos datos revelan que las situaciones de pobreza energética se han duplicado este año, y faltan menos de tres meses para que llegue el frío.

El Ayuntamiento de Zaragoza ha destinado en los siete primeros meses del año 5,6 millones –dos más que en el mismo periodo de 2014- a ayudas de urgente necesidad, un programa para el que había presupuestados 7,3. “La previsión de gasto para todo 2015, de acuerdo a este ritmo de gasto, es de 9.635.281 euros”, explicaron fuentes municipales.
Parte de ese desfase presupuestario, provocado por el aumento de las solicitudes que genera el endurecimiento de la crisis, será paliado con una medida aprobada, por unanimidad, en el último pleno: destinar a ese programa 2,13 millones de euros que el consistorio se ahorrará en intereses de créditos por la rebaja del Euribor.

“Nuestra prioridad es mantener las ayudas”, anota Broto, que espera poder presentar la segunda semana de septiembre, después de conocer la auditoría de las cuentas municipales, el Plan de Emergencia Social del ayuntamiento y que ha pedido al Gobierno de Aragón que agilice el sistema del IAI. “Eso ayudaría mucho”, dijo.

La obligación de justificar la deuda que no se puede pagar

¿En qué consiste este tipo de ayudas? “No es una subvención: son finalistas, tienen un carácter puntual y extraordinario y, además, la familia que las solicita debe justificar la deuda”, ya sea el recibo de la comunidad, el de la luz o el del gas, explica Broto, que añade que “hay una función educativa y otra de control” en su gestión.

De hecho, los Servicios Sociales efectúan un seguimiento de las familias que reciben las ayudas, les aconsejan cómo proceder en algunos casos –a la hora de escalonar el gasto en alimentos frescos, por ejemplo - y llegan a desarrollar tareas de mediación con los caseros.

En el caso de la comida, el consistorio facilita a las familias tarjetas prepago que les permiten adquirir alimentos en dos cadenas de supermercados que tienen conveniado este servicio con el consistorio, método que permite hacer un seguimiento del consumo de cada familia. El nuevo equipo de gobierno de Zaragoza en Común (ZeC) se plantea aumentar esa oferta y abrir nuevas vías de colaboración que permitan crear empleo en este campo.

Estigmas y prejuicios

Broto, que muestra su preferencia por sistemas como el del prepago para las ayudas alimenticias en lugar de otros como el reparto de productos en centros asistenciales, por la estigmatización que en ocasiones supone para quienes acuden a estos servicios, hace hincapié en las medidas de control de las ayudas y en la labor educativa de los trabajadores de los Servicios Sociales con las familias. “No se trata de ayudas arbitrarias –señala-. Me preocupa que se extiendan prejuicios de ese tipo sobre la parte más débil de la población”.

También destaca que las ayudas de urgente necesidad permiten, en ocasiones, llegar a lugares que no alcanza el Estado del bienestar. Ocurre cuando se ayuda a pagar las gafas de un niño: “Son necesarias por prescripción médica, pero la Seguridad Social no las paga”.