Publicado: 21.07.2016 21:53 |Actualizado: 22.07.2016 12:24

Absuelto el presidente de Batas Blancas de Galicia sancionado por denunciar prácticas médicas irregulares

El Colegio de Médicos le suspendió de colegiación y le multó con 2.000 euros por advertir de que a una paciente se le había extirpado innecesariamente parte de un pulmón

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 12
Comentarios:
El cirujano José María Borro

El cirujano José María Borro

A CORUÑA.- El juzgado de lo Contencioso Administrativo número dos de A Coruña ha absuelto al cirujano José María Borro, ex jefe del departamento de cirugía torácica del Complexo Hospitalario Universitario (CHUAC) de la ciudad y presidente de la Asociación Batas Blancas de Galicia, quien fue sancionado por el Colegio de Médicos coruñés por denunciar la realización de prácticas médicas irregulares en el centro que afectaron a la salud de una paciente.

En mayo del 2015, el órgano rector de los galenos coruñeses suspendió a Borro de colegiación durante dos meses y le impuso una multa de 2.000 euros después de que se hiciera pública la carta que el cirujano envió a sus superiores del Servicio Galego de Saúde (Sergas), advirtiendo de que a una mujer se le había practicado una técnica quirúrgica novedosa y supuestamente eficaz, que en esa ocasión resultó ser un fiasco. Durante un simposium avalado por el Sergas, los médicos ensayaron con ella una técnica de extirpación de tumores que se realiza con una única incisión (lo habitual son dos y hasta tres), y procedieron a seccionarle parte de un pulmón sin comprobar, como sí permiten las técnicas convencionales, la gravedad de la patología que la afectaba. Cuando la muestra fue biopsiada, se demostró que la paciente no padecía cáncer, como habían pensado, sino tuberculosis, una enfermedad de la que podría haber sido tratada sin necesidad de cirugía.

“La instrucción del caso fue demencial, una verdadera persecución", ha asegurado José María Borro

“La instrucción del caso fue demencial, una verdadera persecución", asegura Borro, a quien el Colegio de Médicos consideró “colaborador necesario” (sic) para que su denuncia trascendiera a los medios de comunicación, a pesar de que la periodista que la hizo pública reconoció en el juicio que no fue el cirujano quien se la hizo llegar, y que Borro se limitó a confirmar la existencia de la misma negándose a comentarla. “Yo no filtré la carta, y lo curioso es que en vez de investigar a quienes realizaron aquella imprudencia, el Colegio de Médicos y el Sergas se empeñaron en perseguir al mensajero”.




La sentencia, que firma el magistrado Enrique García Llovet y contra la que no cabe recurso, acusa a la Administración sanitaria de incoar contra Borro un procedimiento injusto y de imponerle un castigo carente de fundamento, toda vez que su denuncia no debía ser “objeto de sanción pues se encuadra entre las facultades e incluso obligaciones que les asistían como Jefe de servicio”. El juez considera “sorprendente” que durante la tramitación de su expediente sancionador ni siquiera se recabara la versión de la periodista que sacó la carta a la luz.

La Fiscalía acusa ahora a tres médicos de un delito de revelación de secretos e incumplimiento del deber de custodia de documentos

Sucede, además, que parte del equipo de cirujanos que practicó aquella fallida intervención está siendo investigado por derivar a una decena de pacientes de la sanidad pública gallega a clínicas privadas, donde se les cobraba por las intervenciones que los médicos preparaban, además, tomando como base las pruebas, ensayos y datos clínicos que obtenían en el CHUAC, donde trabajaban. La Fiscalía admitió a trámite la denuncia de Batas Blancas, y acusa ahora a tres médicos de un delito de revelación de secretos e incumplimiento del deber de custodia de documentos, y de otro de negociaciones prohibidas a funcionarios públicos. El fiscal, cuyo escrito, de más de 400 páginas, se basa en un informe de la Inspección Médica del Sergas realizado en febrero del 2015 y del que la Xunta hizo caso omiso, advierte de la probabilidad de que durante la investigación aparezcan nuevos indicios de otras actividades delictivas.