Público
Público

El asesino del último caso de violencia machista asistió una semana después del crimen a la comunión de la hija de ambos 

Según fuentes de la investigación, el ataque se produjo de forma sorpresiva después de que la víctima anunciara que quería separarse. El asesino confeso ha sido conducido por la Guardia Civil a los calabozos de Lora del Río (Sevilla) y está previsto que en las próximas horas pase a disposición judicial.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 6
Comentarios:

Miembros de los medios de comunicación sacan imágenes del domicilio del supuesto autor del asesinato.- EFE

La mujer de 39 años cuyo cadáver fue hallado en Alcolea del Río (Sevilla) en una maleta murió asfixiada con varias cuerdas enrolladas en el cuello y bolsas de plástico colocadas en la cabeza, y el ataque se produjo de forma sorpresiva por su pareja tras anunciar que quería separarse, según fuentes de la investigación.

Carlos López, el alcalde de Alcolea del Río (Sevilla), localidad distante unos 50 kilómetros de Sevilla, ha explicado que la mujer había consultado con los servicios jurídicos municipales su intención de separarse y de irse a Granada a rehacer su vida junto a su hija.

Ese anuncio pudo ser el detonante del ataque mortal, que se habría producido el pasado 16 de abril, según el alcalde, quien se ha mostrado sorprendido porque el asesino confeso, Antonio G.G., fue días después, el 23 de abril, a la comunión de la hija que tenían en común con la víctima y actuó "como si nada" hubiera pasado.

La pareja de la mujer confesó que había introducido a la mujer en una maleta, tras lo cual la Guardia Civil la localizó en un cauce seco de un arroyo del paraje Calera El Mochilón, de Alcolea del Río, una población de unos 3.400 habitantes.

Fuentes de la investigación, por su parte, han informado de que la mujer fue atacada de forma sorpresiva por la espalda con el cordón de una bota, con el que la asfixió por el cuello hasta que perdió el conocimiento unos 45 segundos, tras lo cual murió.

Para culminar su acción criminal y asegurarse la muerte de la mujer, el detenido, que tiene un hermano Guardia Civil, habría usado dos cuerdas más, así como varias bolsas de plástico que le colocó en la cabeza, han añadido las fuentes.

La mujer fue introducida en una maleta, que es de gran tamaño, sin necesidad de ser descuartizada porque medía solo 1,60 metros, han indicado las mismas fuentes.

El asesino confeso, que se hizo un pequeño corte en el cuello tras matar a la mujer, ha sido conducido por la Guardia Civil a los calabozos de Lora del Río (Sevilla) y está previsto que en las próximas horas pase a disposición judicial.

El alcalde ha explicado que, después de casi dos semanas desde el presunto asesinato, ayer no aguantó "la presión" al ver a los investigadores de la Guardia Civil registrando la vivienda.

En un principio, confesó que había ocultado el cuerpo en una zona en la que difícilmente puede llegar un coche, por lo que, tras la insistencia de los investigadores, se encontró el cadáver en un arroyo cercano más accesible, ha detallado el alcalde.

El Ayuntamiento decretará el lunes un día de luto oficial y ha convocado una concentración ese día a las 12.00 horas, en la que se leerá un manifiesto condenando lo ocurrido.

La familia de la víctima denunció el pasado 23 de abril la desaparición de la mujer después de que no acudiera a la primera comunión de la hija que tenía con su pareja, aunque no se tenían noticias de la mujer desde el día 16.

La mujer, M.R.L.B, convivía en una vivienda de Alcolea del Río desde hace diez años con su pareja y con la hija de ambos, y no constan denuncias previas de violencia machista por parte de la fallecida, según la Guardia Civil.