Público
Público

Barcelona prende la mecha de la rebelión de ciudades contra el TTIP

Grenoble tomará el testigo de la capital catalana a finales de año. Hasta entonces, 1.300 municipios europeos presionarán a sus Gobiernos para que rechacen el tratado comercial UE-EEUU y su 'caballo de Troya', el acuerdo con Canadá que está pendiente de ratificación.

Publicidad
Media: 4.38
Votos: 8
Comentarios:

Encuentro de municipios europeos contra el TTIP en Barcelona, jueves 21 de abril.

BARCELONA.- Conocen algunos de los recovecos más oscuros del tratado de libre comercio que Washington y Bruselas negocian con opacidad, los argumentos contra el TTIP, y han apostado por estrechar lazos y unir fuerzas para combatirlo. El primer encuentro de municipios europeos contrarios al polémico TTIP cerraba sus puertas este viernes junto al Arc de Triomf barcelonés, al ritmo de la música de Manu Chao y Che Sudaka, y con una hoja de ruta renovada para plantar cara a los nuevos acuerdos de libre comercio que negocia Bruselas.

Alcaldes y concejales de 40 ciudades de una docena de países europeos se han dado cita entre el jueves y el viernes en Barcelona en distintas charlas y talleres para forjar esta estrategia, que pasa por aumentar la presión a sus respectivos Gobiernos estatales para que se pronuncien contra el TTIP. También para impedir o retrasar la ratificación del CETA -prevista para el otoño- , el acuerdo comercial con Canadá que para cientos de organizaciones sociales, partidos políticos y sindicatos es una suerte de caballo de Troya del TTIP.

"Hay que verificar si el Gobierno en funciones puede realmente ratificar el CETA", apunta Tom Kucharz, portavoz de Ecologistas en Acción. El activista explica a Público que la presión también debe ejercerse desde los parlamentos regionales, y en clave española directamente sobre los partidos políticos. En un par de semanas pedirán su apoyo para argumentar que un ejecutivo en funciones no puede tomar una decisión tan trascendental como apoyar o rechazar el denostado acuerdo, que incluso incorpora el primer mecanismo de blindaje de las multinacionales que la Comisión Europea se ha visto obligada a modificar en el tratado transatlántico, forzada por el rechazo de los ciudadanos europeos.

El PSOE también ocupa un lugar destacado en la hoja de ruta española: "Son los más propensos a apoyar el CETA dentro del grupo de Socialistas y Demócratas Europeos en el Europarlamento. Les vamos a recordar que si aprobaran el CETA como está hoy violarían sus propias enmiendas al TTIP ya aprobadas, como el rechazo a la inclusión de los servicios públicos y la lista negativa", apostilla.

La Declaración de Barcelona, aprobada en estas jornadas, pide la paralización de las negociaciones de ambos acuerdos, y exige que las ciudades mantengan su soberanía en materias como la remunicipalización de servicios públicos, que los tratados podrían poner en jaque. Por el momento la firman los asistentes al 'Encuentro Pan-europeo de autoridades locales y la nueva generación de tratados comerciales', pero tienen previsto remitirlas al resto de Ayuntamientos -Ahora Madrid, que gobierna en la capital, ya ha mostrado su respaldo-.

"Ha sido muy positivo para crear sinergias y forjar alianzas, se han escuchado voces de municipios grandes y pequeños que normalmente no se escuchan", explica a este medio Lucía Bárcena, portavoz de Ecologistas en Acción y miembro de la campaña catalana no al TTIP, que ha organizado el evento junto al Consistorio que gobierna Ada Colau, representado por el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello.

"Necesitamos más alcaldesas y alcaldes"

Como autocrítica, Kucharz lamenta que desde la Campaña estatal contra el acuerdo no hayan sabido "explicar el peligro de este tipo de tratados", lo que a su juicio explica que Ada Colau o Manuela Carmena no hayan participado en el evento. "Necesitamos muchas más alcaldesas y alcaldes, porque las ciudades están fuertemente amenazadas por estos tratados", afirma.

La jornada del jueves, inaugurada por Pisarello, tuvo un carácter mucho más municipalista, con representantes de hasta 40 ciudades de una docena de países europeos. El viernes llegó el turno de activistas, investigadores, el diputado de Podemos en el Congreso de los Diputados Pablo Bustinduy, la ex diputada en el Parlament de la CUP Isbabel Vallet y varios europarlamentarios: Ernest Urtasun (ICV), Lola Sánchez (Podemos) y Yannick Jadot (EE-LV), además del portavoz de Equo en la Eurocámara, Florent Marcellesi.

Hasta la fecha, 1.300 ciudades europeas, entre ellas 140 municipios españoles, 300 alemanes y 350 franceses han aprobado mociones de rebeldía contra el acuerdo comercial. El movimiento municipalista contra el TTIP cobraba vida en Alemania en 2014, pero es ahora, cuando Grenoble suena como candidata para coger el testigo de Barcelona como escenario del segundo asalto, cuando realmente prende la mecha de la lucha municipalista contra los tratados que Bruselas sigue negociando con sigilo.