Publicado: 07.11.2016 12:46 |Actualizado: 07.11.2016 12:46

Un empleado español revela las atrocidades animales que se cometen en un matadero público de Francia 

En una colección de vídeos publicada por Le Monde, se ve la crueldad con la que se sacrifican ovejas, cerdos y vacas en periodo de gestación.  La denuncia ya ha llegado ante la Corte Suprema de Limoges.

Publicidad
Media: 4.60
Votos: 15
Comentarios:
Captura del vídeo grabado por el trabajador español que ha destapado la crueldad practicada contra los animales en este matadero francés.

Captura del vídeo grabado por el trabajador español que ha destapado la crueldad practicada contra los animales en este matadero francés.

MADRID.— "Los mataderos son uno de los lugares más crueles del planeta", sostiene Javier Moreno, director internacional de Igualdad Animal. Una nueva investigación, marcada por una denuncia en forma de vídeo de durísimo contenido realizada por un trabajador español del mayor matadero público de Francia revela, otra vez, la cara oculta de la industria cárnica.



Se llama Mauricio García-Pereira y llevaba siete años trabajando en el matadero de la localidad de Limoges, Francia.  "Todos los días, al menos cincuenta veces a la semana, matamos a vacas preñadas, vemos pasar el útero hacia la basura. ¿Cómo se puede matar a los terneros? Esto es abominable", ha repudiado, en declaraciones recogidas por Le Monde. 

La organización francesa de protección animal L214 ya ha presentado una denuncia ante la Corte Suprema de Limoges. Como prueba argumentan los vídeos en los que se muestra el sacrificio de ovejas, cerdos y vacas "mientras están aún conscientes, incumpliendo flagrantemente la normativa europea", critican desde Igualdad Animal

"Las infracciones y la crueldad en los mataderos franceses se siguen produciendo, aun cuando en marzo de 2016 la misma organización francesa mostró otra investigación en mataderos que terminó con la clausura de uno de ellos", dicen en un comunicado. "Esta nueva investigación de nuestros compañeros de L214 muestra una vez más el infierno que la industria cárnica oculta a los consumidores", concluyen.