Publicado: 02.01.2016 11:29 |Actualizado: 02.01.2016 11:37

Fallece Robert Spitzer, el psiquiatra que sacó a la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales

Considerado uno de los psiquiatras más influyentes del siglo XX, demostró que los gays no eran víctimas de una “perturbación sociopática de la personalidad”.  

Publicidad
Media: 5
Votos: 10
Comentarios:
Robert Spizer

Robert Spizer demostró que los gays no padecían un desorden mental: estaban cómodos y cómodas con su sexualidad.

SEATTLE.- El psiquiatra Robert Spitzer, considerado el padre de la clasificación moderna de enfermedades mentales, falleció el pasado viernes en Seattle a los 83 años de edad por una complicación cardíaca.

Spitzer fue el especialista que en 1973 demostró que la homosexualidad no era fruto de una enfermedad psiquiátrica.

A partir de sus estudios sobre las personas homosexuales, la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) aprobó eliminar ese mismo año la homosexualidad de su manual de enfermedades, el DSM donde estaba deflejada como una “perturbación sociopática de la personalidad”. En la tercera edición (DMS-III) apareció como ¨perturbación de la orientación sexual¨.

El Manual diagnóstico y estadístico de enfermedades mentales (DSM, según sus siglas en inglés) es un libro de consulta imprescindible por la psiquiatría mundial, y Spitzer ha jugado un papel fundamental en su elaboración, desde su primera edición hasta la V edición.

Poco después de jubilarse, en el 2013, Spitzer fue diagnosticado con la enfermedad de Parkinson pero siguió ayudando en la elaboración del DSM-5.

Spitzer está considerado uno de los psiquiatras más influyentes de la segunda mitad del siglo XX por sus trabajos que han ayudado a delimitar la línea entre lo que es transtorno mental y lo que no, a partir de clasificar y homogeneizar las enfermedades mentales, sus definiciones y tratamientos.

No era un desorden mental


El doctor Spitzer fue quen presionó por el cambio de la clasificación de los gays, después de reunirse con activistas homosexuales y determinar que la homosexualidad no podía ser un desorden mental si las personas homosexuales estaban cómodas con su sexualidad.

Jack Drescher, psicoanalista gay en Nueva York, ha declarado a la prensa que la eliminación de la homosexualidad de la lista de trastornos fue un gran avance para los derechos de los homosexuales. “El hecho de que el matrimonio homosexual esté permitido hoy en día es en parte gracias a Bob Spitzer”.

Spitzer, titulado en Psiquiatría por la Universidad de Cornell y en Medicina por la de Nueva York, publicó un estudio en 2001 que pretendía apoyar la terapia para volver heterosexuales a los homosexuales. La iniciativa causó el rechazo de sus anteriores seguidores, en especial de los movimientos de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales.

Diez años más tarde, Spitzer pidió disculpas y aseguró que su estudio no era científico porque no había una manera objetiva de medir el cambio de orientación hacia un patrón heterosexual.