Público
Público

El Foro de la Economía del Agua advierte que la seguridad hídrica en Catalunya no está garantizada a largo plazo

Las inversiones pendientes en infraestructuras, la sobreexplotación y el exceso de contaminación ponen en riesgo el abastecimiento y la calidad del agua en todos sus usos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El foro de la Economía del Agua

El Foro de la Economía del Agua ha afirmado hoy que la seguridad hídrica de Cataluña no está garantizada. El abastecimiento y la calidad del agua para todos sus usos se ven especialmente comprometidos por factores como la falta de inversiones en infraestructuras, la sobreexplotación y la contaminación.

En el caso de Cataluña y, especialmente, en el Área Metropolitana de Barcelona, se da una situación particularmente desafiante, ya que hay un déficit hídrico detectado, puesto que la demanda prevista de agua supera en más de un 10% los recursos hídricos disponibles cada año. Los recursos disponibles anualmente en las cuencas internas de Cataluña son de unos 2.613 hectómetros cúbicos, mientras que la demanda proyectada es de 2.965 hectómetros cúbicos. A esto se añade una presión adicional provocada por la contaminación de las aguas en algunas zonas, que, unida a la mayor exigencia de la legislación y la creciente sensibilidad ciudadana, aumenta las necesidades crecientes de tratamiento de las mismas.

“En Cataluña se ha hecho un esfuerzo impresionante”, reconoce el director académico del Foro de la Economía del Agua, Gonzalo Delacámara. “Se ha avanzado de forma notable en el tratamiento de aguas residuales, donde en 25 años se ha multiplicado por cinco el número de plantas de tratamiento hasta llegar a más de 500 plantas depuradoras y se ha partido de esas intervenciones en municipios de menos de 2.000 habitantes, donde el problema es mayor. Aun así, hay grandes desafíos que afrontar si se quiere garantizar la seguridad hídrica de Cataluña a largo plazo en un contexto de cambio climático”. De hecho, el estrés hídrico de Cataluña podría ser mayor si no si fuera por la eficiencia mostrada por el consumo de los hogares, especialmente a partir de la sequía de 2008, que ha permitido que el consumo se reduzca aproximadamente un 30% en promedio desde entonces. Si bien esta eficiencia se ve matizada por el hecho de que una parte del consumo desplazado se ve reemplazada por agua embotellada, cuyo precio puede llegar a ser incluso 1.000 veces superior al del agua corriente.

Uno de los grandes desafíos pendientes está en el tratamiento avanzado de las aguas residuales. Entre estos grandes retos destaca el tratamiento de pesticidas y fertilizantes de la agricultura; los contaminantes emergentes; la correcta gestión del agua de lluvia, y un aprovechamiento adecuado del potencial de reutilización de las aguas residuales regeneradas; en promedio, solo un 38% de todas las aguas residuales en España recibe un tratamiento avanzado, que es imprescindible para su reutilización. Cataluña tiene un enorme potencial de reutilización inexplorado.

Es importante señalar, además, que Cataluña recibe más de una cuarta parte de los turistas que llegan a España cada año. “El turismo, de hecho, también ejerce innumerables presiones sobre los recursos hídricos de Cataluña”, recalca Gonzalo Delacámara. El gasto medio de agua del turista es de tres a cuatro veces superior al de un residente habitual, generando una “presión inasumible en términos de consumo y gestión de aguas residuales, si no se acomete una ordenación adecuada de la población turística”, subraya Delacámara. Como botón de muestra, el puerto de Barcelona, en concreto, es el primero de todo el Mediterráneo en número de pasajeros de crucero, con 2,6 millones de movimientos anuales (9,6% del total del Mediterráneo), con crecimientos por encima del 8% anual.

Por otra parte, una de las peculiaridades del Área Metropolitana de Barcelona radica en la dureza del agua, que en Barcelona tiene un nivel de entre 20 y 60 ºF (grados franceses equivalentes a 10 mg/l de carbonato cálcico), frente a los 5 ºF de Madrid, por poner un ejemplo. Esta es una de las razones que explica el coste superior del agua en Barcelona respecto a otras ciudades; otro elemento crucial corresponde a cánones y otros costes no directamente relacionados con el servicio del agua y no al coste real del servicio por parte de los operadores.