Público
Público

Incendio Portugal Al menos 38 muertos en los incendios forestales que afectan a Portugal

Las víctimas mortales fueron halladas en los distritos de Coimbra, Guarda, Castelo Branco y Viseu. Además, hay 55 heridos, de los cuales 15 se encuentran en estado grave.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:

Un hombre lucha contra las llamas en un incendio forestal declarado en Vieira de Leiria en Marinha Grande (Portugal). / EFE

Al menos 38 personas han muerto por una ola de incendios forestales que afecta desde el fin de semana al centro y norte de Portugal, en la peor catástrofe de este tipo desde que una emergencia similar causó 64 muertos en junio, han informado este lunes los servicios de Protección Civil.

Las víctimas mortales fueron halladas en los distritos de Coimbra, Guarda, Castelo Branco y Viseu, todos en el centro del país, donde se concentraron, junto con el norte, la mayoría de los más de 500 fuegos desatados este domingo.

Los fuegos han causado, además, 55 heridos, de los cuales 15 se encuentran en estado grave. Los servicios de emergencia buscan también a siete personas desaparecidas, entre ellas un bebé de un mes, según la cadena pública RTP.

El número de incendios desatados desde el domingo supera el medio millar, según Protección Civil, que aún consideraba activos a última hora del lunes unos 40. Los servicios de infraestructuras han confirmado que hay doce carreteras cortadas por precaución, sobre todo en el centro del país.

La situación más complicada se vivió en el municipio de Lousã, en el distrito de Coimbra, aunque también en las localidades de Alcobaça, en el distrito de Leiria, y Vale de Cambra, en Aveiro. Además, Protección Civil admitió que los datos no son definitivos porque no se dispone aún de toda la información ya que hay lugares a los que todavía no se tiene acceso, aunque dijo esperar que no se incremente la cifra de fallecidos.

Más de 4.127 bomberos combaten las llamas hasta ahora apoyados por 1.289 vehículos terrestres y más de 200 militares, que se esfuerzan en proteger varias aldeas aún en riesgo.

Las autoridades lusas mantienen hasta el final del día la alerta roja por riesgo de incendio en todo el país, momento en el que, según las previsiones meteorológicas, se espera un mayor descenso de las temperaturas que podrían facilitar el control de los fuegos. 

Un hombre entre las llamas en un incendio forestal declarado en Adica, Tondela (Portugal). / EFE

Esta nueva oleada de incendios llega tan solo cuatro meses después de la tragedia que afectó al término municipal de Pedrógão Grande (en el centro del país), donde el fuego provocó la muerte de 64 personas y heridas a más de 250. Diversos estudios preliminares apuntaron entonces fallos en la gestión, principalmente en la coordinación de las autoridades, que incluso llegaron a trabajar en un escenario caótico, siempre según estos documentos.

Los análisis sobre lo sucedido culminaron en un informe independiente presentado la semana pasada en el Parlamento en el que se confirmaban graves errores de gestión. Este lunes, la ministra de Administración Interna de Portugal, Constança Urbano de Sousa, en el punto de mira y cuestionada por la opinión pública, ha rechazado dimitir. 

"No es momento para la dimisión, es momento para la acción. Dimitir sería lo más fácil", dijo a periodistas la ministra, preguntada en varias ocasiones por su continuidad en el cargo. Dimitir "sería el camino más fácil. Yo me iba, me tomaba las vacaciones que no tuve", pero eso no resolvería el problema, añadió.