Público
Público

La Ingobernable El Ayuntamiento de Madrid pone fecha al desalojo del centro social 'La Ingobernable' pero niega que vaya a ejecutarlo

Una resolución fija para el 4 de abril el desalojo del inmueble municipal okupado hace once meses. El Consistorio explica que es parte del proceso administrativo abierto, pero que en ningún caso va a desalojar el centro. 

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

La Ingobernable. FP

El Ayuntamiento de Madrid ha fijado para el próximo 4 de abril a las 10.00 horas el desalojo de La Ingobernable, el centro social okupado en mayo del año pasado en pleno centro de la ciudad.

Así consta en una resolución de la Dirección General de Patrimonio del consistorio emitida el pasado 12 de febrero y a la que ha tenido acceso Público.  Sin embargo, fuentes del Ayuntamiento han precisado que no van a ejecutar el desalojo, ya que esa resolución forma parte del expediente administrativo abierto después de la okupación, pero en ningún caso es una orden judicial, apuntan.

No obstante, en la resolución se da un plazo de cinco días a los ocupantes para que "dejen libre y a disposición del Ayuntamiento" el inmueble situado en la Calle Gobernador, esquina con el Paseo del Prado, así como "todos los elementos de propiedad municipal". De lo contrario, prosigue la resolución, el Consistorio "ejecutará el lanzamiento" en la fecha señalada, "por sus propios medios", para lo que será suficiente una "orden escrita de la Directora General de Patrimonio", Cristina Moreno, quien firma la resolución.

"No vamos a ejecutar esa resolución. No va
a haber desalojo", asegura el Ayuntamiento

El Ayuntamiento advierte a los ocupantes de que "en caso de resistencia al desalojo" se tomarán las medidas contempladas en la Ley de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, y se podrá solicitar "el auxilio de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad" e imponerse "multas coercitivas de hasta un 5% del valor de los bienes ocupados, reiteradas por periodos de ocho días hasta que se produzca el desalojo". También avisa de que los gastos derivados de la "ejecución del desahucio" correrán a cargo de "los desahuciados".

Sin embargo, desde el Consistorio insisten. "No vamos a ejecutar esa resolución. No va a haber desalojo", explican. "Lo que hará el Ayuntamiento es hablar con el tejido asociativo, vecinos y vecinas así como movimientos sociales para poder desarrollar conjuntamente un plan de usos para el espacio. Esa ha sido  la intención desde el principio de este Gobierno, que sirva de dotación para la ciudadanía", apuntan.

Once meses sin diálogo

La Ingobernable nació hace once meses con el objetivo de "recuperar para las vecinas" un inmueble municipal que llevaba abandonado y en desuso más de cuatro años. "Fue una manera de potenciar una reflexión colectiva sobre la escasez de espacios desburocratizados y desmercantilizados en nuestra ciudad", explican desde el centro social, que también llegó para denunciar "el proceso privatizador y especulativo que vive actualmente el centro de Madrid".

Además, su okupación sirvió para denunciar una de las últimas decisiones del Gobierno municipal de Ana Botella. En 2013, la exalcaldesa cedió el inmueble, de unos 3.000 metros cuadrados, a la fundación del arquitecto argentino Emilio Ambasz, muy vinculado a José María Aznar, expresidente del Gobierno y marido de la entonces regidora. La cesión se realizó sin concurso público, de forma gratuita y por 75 años con el objetivo de que albergara el futuro Museo de Arte, Arquitectura, Diseño y Urbanismo (MAADU). Pocas semanas después de la okupación, todos los partidos representados en el Ayuntamiento salvo el PP votaron a favor de rescindir la cesión de Botella.

Los colectivos que gestionan el centro critican la falta de diálogo con el Ayuntamiento en estos once meses. "A pesar de nuestros intentos de abrir un espacio de diálogo con el Ayuntamiento como un agente más de la ciudad para poner en común la situación del edificio y de la rescisión de la cesión, la única noticia que hemos tenido por su parte ha sido la comunicación de una orden de lanzamiento prevista para el día 4 de abril", lamentan desde el centro social, que consideran que esta decisión "supone ir en contra de las propias declaraciones de miembros de Ahora Madrid, que siempre han reconocido la carencia de dotaciones de esta ciudad defendiendo además los procesos participativos, abiertos y democráticos", añaden.

Desde el principio, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, dijo que el Ayuntamiento actuaría "conforme a la ley". Se negó a que se llevara a cabo un "desalojo en caliente" la misma noche de la okupación, tal y como ofreció la Delegación del Gobierno, y no hay ninguna orden judicial de desalojo del inmueble. Sin embargo, el Consistorio abrió un procedimiento administrativo por usurpación que ha derivado en esta resolución, aunque para el Consistorio es papel mojado.

En su cuenta de Twitter, el centro social ha anunciado que dará una rueda de prensa el próximo martes "porque las cientos de personas y colectivos necesitamos no sólo declaraciones a prensa, sino garantías para la permanencia digna en un espacio lleno de vida".

Cientos de actividades 

Sin embargo, los colectivos que gestionen el centro social ven con recelo esta resolución. "Esta orden de lanzamiento pone en peligro la continuidad de un proceso que ha devuelto a las vecinas de Madrid parte de su patrimonio en una ciudad cada vez más hostil y difícil de habitar", señalan los colectivos de La Ingobernable, que hacen hincapié en que el local "bulle de vida". En su interior se realizan cada mes más de cien actividades regulares promovidas por los colectivos, argumentan. La Ingobernable acoge una filmoteca popular, un laboratorio informático que promueve el software libre, un gimnasio, una sala de estudio, una enfermería,  salas de ensayo musicales, de teatro, de danza, de yoga y un plató de radio y televisión. "Es, y así se ha demostrado en estos casi once meses de vida, un espacio abierto a todas aquellas que han necesitado un lugar amplio, céntrico, seguro y donde ser protagonistas directas, en el que realizar actividades de todo tipo, siempre gratuitas, autogestionadas y accesibles" que han "dado vida todos los días a un barrio completamente mermado por la turistización y la carencia de dotaciones públicas", explican.

"Ya no se trata de ver qué hacemos en el futuro con este edificio, sino de ver y reconocer que La Ingobernable ya es de Madrid, es ya una riqueza para el común de nuestra ciudad", concluyen los colectivos.