Publicado: 16.09.2016 19:32 |Actualizado: 16.09.2016 19:42

Un instituto de Valencia prohíbe
a una alumna musulmana entrar
a clase con el pañuelo

El responsable del centro alegó "una interpretación literal y cerrada de un artículo del reglamento del centro que impide a los alumnos llevar nada en la cabeza".

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:
Un instituto de Valencia no permite entrar a clase a una alumna musulmana con pañuelo. MICHAELA REHLE/REUTERS

Un instituto de Valencia no permite entrar a clase a una alumna musulmana con pañuelo. MICHAELA REHLE/REUTERS

VALENCIA.- Un instituto de educación secundaria de Valencia impide desde hace una semana acudir a clase a una alumna musulmana por llevar el hijab —el pañuelo que cubre la cabeza—, según denuncia SOS Racisme del País Valencià, que ha recibido la queja de la joven, compartida con otras organizaciones como Movimiento por la Intolerancia, Centro Cultural Islámico de Valencia y Plataforma contra la Islamofobia.



Según relata Sos Racisme a través de un comunicado, el pasado jueves, 8 de septiembre, fecha de comienzo de las clases, la alumna recibió la llamada del director del centro, quien "en términos taxativos le instó a quitarse el pañuelo, y le advirtió de que al día siguiente no podría entrar en clase si lo llevaba".

De inmediato, se puso en contacto con las organizaciones, que presentaron una queja ante el Sindic de Greuges y ante el Defensor del Pueblo y se pusieron en contacto con la Conselleria de Educación, que envió al Inspector de zona para comprobar los hechos y la negativa de la dirección del centro. Comprobada esta, el director fue citado al despacho del inspector jefe, para instarle a que cambiara su actitud.

El responsable del centro alegó "una interpretación literal y cerrada de un artículo del reglamento del centro que impide a los alumnos llevar nada en la cabeza, norma que nació para impedir que estuvieran en clase con gorras y sombreros que pudieran ocultar su cara, cosa que no se le puede atribuir al pañuelo".

Sos Rascisme lamenta que "de nada ha servido" decirle al director que esa norma, "de rango menor, debe ser interpretada de forma adecuada y conforme a los derechos fundamentales de la persona, entre ellos los derechos a la libertad religiosa y de expresión", por lo que su negativa a admitir una interpretación flexible del reglamento se mantiene.

No es la primera vez que ocurre

Las organizaciones han instado asimismo a la dirección del centro a modificar su actitud, "en aras a que la alumna pueda acudir a clase, conforme a su derecho, lo que se le viene impidiendo ya durante toda una semana, y se ha solicitado mantener una reunión con la Conselleria, dado que éste no es un caso aislado, sino que es al menos la quinta ocasión en que se produce el problema en este centro, problema que se repite además con asiduidad en otros centros de la Comunitat Valenciana".

"Hemos reivindicado del centro que realice una interpretación adecuada y flexible de su propio reglamento, que permita a las alumnas musulmanas expresar su identidad religiosa de la forma que les parezca, sin obstruir el funcionamiento del centro, tal y como permite un pañuelo en la cabeza que no tapa la cara. La tozuda negativa de la dirección del centro sólo puede ser motivada por una islamofobia soterrada, nada adecuada para la educación de nuestros jóvenes en la pluralidad y la tolerancia", lamentan.

En la misma línea, recalcan que el pañuelo "no es una prenda que impida ver su cara, ni estorba su identificación, ni nada parecido, tiene una significación única y exclusivamente de expresión de identidad religiosa. La alumna es de nacionalidad española y nacida en España".

Por su parte, la vicepresidenta de la Generalitat Valenciana y consellera de Igualdad, Mónica Oltra, se ha mostrado segura —preguntada por los medios por este tema en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell— de que de la Conselleria de Educación está mediando en este tema.

"Voy a hablar como consellera: uno de nuestros cometidos es la diversidad religiosa y en el caso del pañuelo en la cabeza es un símbolo religioso, también cultural y de género, como cuando ponemos pendientes a las niñas al nacer. Tenemos que ser muy cuidadosos con la libertad religiosa, la diversidad cultural, la libertad a la propia imagen; las estéticas son diversas en los institutos", ha razonado.

Oltra ha agregado que "el pañuelo en la cabeza no supone ninguna denigración colectiva ni individual". "Pero obligar a alguien a quitarse el pañuelo —ha proseguido— creo que puede entrar en conflicto con artículo 14 de la Constitución y creo que tenemos que ser respetuosos con la diversidad. Tenemos que ser iguales en la diversidad", ha declarado.
Y en la misma línea ha subrayado: "No hay un patrón estético que nos uniforme, no querría vivir en una sociedad así. Al margen que como consellera no quiero que nadie y menos mujeres se pongan algo que no quieran, pero tampoco quiero que a ninguna mujer se le obligue a quitarse algo, estamos hablando del pañuelo, que no quiere quitarse".