Público
Público

Menas en un CIE Interior mantiene encarcelado en Archidona a al menos un menor de edad

Varias fuentes han confirmado a este diario que un joven argelino de 17 años están entre los 572 migrantes encerrados en esta cárcel. Según el ministerio, no hay ningún menor en el centro ni nadie a manifestado serlo. La ley de protección del menor y la Ley de Extranjería prohíben que los MENAS vayan a un CIE

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Centro Penitenciario malageño de Archidona. /EFE

Entre las 572 personas migrantes que, según el Ministerio del Interior, están encerradas en la cárcel de Archiodona (Málaga), hay al menos un menor de edad, según han confirmado a este diario varias fuentes, entre ellas, varios familiares del joven que, desde el jueves, esperan en la puerta del centro penitenciario para verle e intentar que salga de la cárcel.

Se trata de un joven de 17 años, originario de Argelia, que responde a las iniciales A. F. A., según una fotocopia de su pasaporte que sus familiares han facilitado a este diario. En el documento figura que el menor nació en agosto del 2000.

Un profesor de francés de un instituto de la localidad Malagueña, también activista contra la reclusión de inmigrantes en esta cárcel, aseguró a Público que ha prestado ayuda en materia de traducción a un hombre y su hijo que llegaron el jueves a Archidona, procedentes de Francia, para ver a este menor. Según afirman, son su tío y su primo, que aún no han podido verle.

El Ministerio del Interior negó ayer a Público que hubiera algún menor internado en esta cárcel reconvertida en Centro de Internamiento de Extranjeros. También negó que alguno de los internados hubiera manifestado en todo este tiempo ser menor de edad.

Según las leyes de protección del menor y la Ley de Extranjería, los menores extranjeros no acompañados no pueden ser detenidos ni internados en CIE

Sin embargo, la senadora de Podemos, Maribel Mora, que ha visitado este viernes el centro penitenciario, ha confirmado a Público que A. F. A está allí encarcelado. Mora, requerida por este diario, ha pedido entrevistarse con el menor durante su visita y se le ha concedido. Según explica la senadora, el joven le ha manifestado tener 17 años, tal y como figura en su documento de identidad.

La entrevista con el joven, según ha precisado Mora, ha tenido lugar en un pasillo de la cárcel, junto a otros dos jóvenes que también manifiestan ser menores de edad y también delante del director del centro y de varios agentes antidisturbios que custodian a los internos. "Estaban arrinconados y los policías respondían también a las preguntas que les hacíamos", ha explicado la senadora. "He pedido entrevistarles de manera personal con cada uno, pero no nos han dejado", subraya Mora. Según le han asegurado los jóvenes, dos de ellos tendrían 17 años y otro, 16. 

Contradicciones de Interior

Los agentes presentes en la entrevista han explicado a la senadora que se le han realizado pruebas oseométricas a los tres jóvenes para determinar su edad y que, en los tres casos, las pruebas indican que tienen al menos 18 años. Una versión que contrasta con la que el Ministerio del Interior dio ayer a Público, asegurando que ningún interno había manifestado ser menor. Por otro lado, las pruebas oseométricas no son válidas por sí solas para determinar si una personas migrante es menor de edad. También hay que tener en cuenta la documentación de la persona expedida por su país de origen.

Los familiares de este menor han asegurando a diversos activistas y a la senadora Maribel Mora que aún no han podido acceder al inetrior de la cárcel para presentar la documentación del joven y tratar de sacarlo.

Según las leyes de protección del menor y la Ley de Extranjería española, los menores inmigrantes, también llamados menores extranjeros no acompañados o, por sus siglas, menas no pueden ser detenidos ni mucho menos internados en un CIE. Una vez constatado que in inmigrante irregular es menor, su tutela para a depender de la comunidad autónoma en la que haya sido identificado y pasará a disposición de los servicios sociales para ser internado en un centro de acogida de menores o incluido en un programa de acogida de ONGs.