Publicado: 14.09.2016 10:56 |Actualizado: 14.09.2016 13:15

Un maquinista para un Alvia con 109 pasajeros en Osorno tras cumplir sus horas y para no infringir la ley

El tren cubría el trayecto entre Santander y Madrid. A su llegada a Osorno (Palencia) el conductor había cumplido su jornada y no hubo relevo para continuar el trayecto. Los pasajeros estuvieron dos horas esperando hasta que Renfe les proporcionó autobuses. 

Publicidad
Media: 3.71
Votos: 14
Comentarios:
Un tren Alvia llega a una estación.

Un tren Alvia llega a una estación.

SANTANDER.- Un maquinista que había acabado su jornada laboral detuvo en Osorno (Palencia) un Alvia que hacía el trayecto entre Santander y Madrid, con 109 personas abordo, que permanecieron paradas alrededor de dos horas hasta que Renfe les reubicó para proseguir su trayecto.

Según han informado a Efe fuentes de Renfe, el tren salió de Santander alrededor de las 19.00 horas y tenía que llegar a Madrid a las 23.15 horas. Pero al llegar a Osorno, hacia las 21.15 horas, el conductor detuvo el tren después de haber avisado al centro de gestión correspondiente de la necesidad de que se le relevase al haber cumplido sus horas de conducción.



Renfe señala que esto obligó al centro operativo a organizar un plan alternativo de transporte por carretera en dos autobuses, en tanto que los viajeros con origen en Palencia y Valladolid eran encaminados en trenes alternativos.

La compañía buscó autobuses para poder trasladar a los viajeros a sus destinos, pero, según ha explicado a Efe las fuentes, hasta alrededor de las 23.00 horas no se localizaron los dos vehículos. Es decir, los pasajeros que debían llegar hasta Madrid tuvieron que esperar en Osorno dos horas hasta que los autobuses llegaron a recogerles.

Uno de ellos trasladó a viajeros que iban a Palencia, Valladolid y Madrid, y el otro autobús llevó a pasajeros que iban a la capital de España.

El hecho, según ha explicado en declaraciones a Europa Press el secretario de Organización del Sindicato de Maquinistas y Ayudantes Ferroviarios (Semaf), Carlos Segura, es algo "excepcional" y se debe a una cuestión de "normativa", ya que por ley y por la normativa con la que cuentan actualmente no se pueden rebasar las cinco horas y media de conducción continuada.

Según el Sindicato, este maquinista iba a cumplir su jornada de conducción y avisó de esta circunstancia al centro de gestión, ha afirmado Segura, quien ha añadido que el trabajador no realizó el refrigerio establecido para que pudiera seguir la conducción y por lo tanto "no puede infringir la ley" y no pudo continuar el trayecto.

Carlos Segura ha aclarado que esta circunstancia no se debe a conflictividad laboral ni a una medida que tenga que ver con la falta de maquinistas, sino que es algo "excepcional" que pueda deberse a algún fallo en la coordinación para un sustituto.

Además, el responsable de Organización de Semaf ha asegurado que se trata de un maquinista con antigüedad y experiencia en la empresa y ha reiterado la obligación de cumplir la normativa en cuanto a horas de conducción.

Renfe recuerda la posibilidad de reingresar los billetes

Por su parte Renfe, que asegura que "este tipo de incidentes no son habituales en la red", ha manifestado sus disculpas a los 109 pasajeros por este incidente y lamenta "las molestias" que les provocó. Ha destacado que a todos ellos les ha comunicado la posibilidad de que recurran al "Compromiso de Puntualidad de Renfe" y les sea reingresado el 100 % del importe del billete.

Agrega que el reglamento señala "la obligación del maquinista de informar con carácter previo sobre su solicitud de relevo", de forma que, con anticipación, la empresa pueda organizarlo.

Renfe ha abierto una investigación interna y ha citado al maquinista, a través de su jefatura, para que aporte todos los datos del suceso

Renfe ha abierto una investigación interna (técnicamente, según precisa, se llama "parte de incidencias") y ha citado al maquinista, a través de su jefatura, para que aporte todos los datos del suceso.

Según apunta la compañía, el maquinista tiene la obligación, desde hoy, de explicar todos los detalles, y destaca que en caso de que su actitud "no obedezca a reglamento" se le abriría un expediente y podría ser sancionado.

"Renfe reitera su ofrecimiento de disculpas a todos los viajeros, pone a disposición de todos ellos las hojas de reclamaciones y recuerda la posibilidad de que todos ellos recuperen el 100 % del importe del billete", ha concluido la compañía en un comunicado de prensa posterior.