Publicado: 10.02.2016 23:51 |Actualizado: 11.02.2016 11:09

"Menos toreros y más titiriteros"

Unas 2.000 personas exigen en Barcelona la libertad sin cargos de los artistas detenidos
en Madrid.  Personalidades del escenario catalán aluden razones políticas a la condena.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Acto en Barcelona de apoyo a los titiriteros detenidos en los carnavales de Madrid.

Acto en Barcelona de apoyo a los titiriteros detenidos en los carnavales de Madrid.

BARCELONA.- Cerca de 2.000 personas se han manifestado este miércoles en la Plaza Sant Jaume de Barcelona para exigir la libertad sin cargos de los titiriteros detenidos este fin de semana en los carnavales de Madrid, acusados de enaltecer el terrorismo y fomentar el odio por la Audiencia Nacional. La concentración, organizada por los impulsores de la campaña “Libertad Titiriteros” ─y que aglutina a personalidades del mundo de la cultura, activistas y allegados de los apresados─, se ha mantenido pese a conocerse que los detenidos habían sido liberados de la prisión preventiva por decisión judicial.

“Estamos contentas, pero no es una victoria”, vociferaba repetidamente una de las organizadoras del acto para dejar claro que su exigencia es la retirada de los cargos a los condenanos, Raúl García y Alfonso Lázaro. Los cargos les obligan a comparecer cada día ante una comisaría y se les ha retirado el pasaporte para que no puedan salir del país. “Esta no es la libertad que queremos”, ha defendido la activista frente a los centenares de asistentes.

Los organizadores, junto a diferentes artistas del escenario catalán y un grupo de yayoflautas, han obtenido el permiso del Ayuntamiento de Barcelona para leer diferentes manifiestos y representar actuaciones teatrales y musicales en un gran escenario depuesto por el consistorio para las próximas fiestas de Santa Eulàlia. Gritos de “Los disidentes no somos terroristas”, “Sin cultura no hay futuro”, “Si nos tocan a una, nos tocan a todas”, “Menos toreros y más titiriteros” o “Sin cultura esto es una dictadura” se repetían entre los asistentes.



Toni Rumbau, artista de marionetas, se ha referido a los titiriteros como “los cabeza de turco de la disputa política en Madrid”. “La razón de su encarcelamiento es política”, ha defendido. Su compañero Joan Baixes, también artista teatral, ha recordado que los títeres de cachiporra, empleados por los condenados, son más antiguos que la democracia en España. “¿Cuántos siglos nos van a hacer retroceder esta pandilla de fachas?”, se ha preguntado en alusión al ejecutivo del Estado.

Uno de los momentos en los que la plaza se ha inundado de silbidos ha sido cuando la dinamizadora del acto ha recordado la respuesta del Ayuntamiento de Madrid con los titiriteros, que no ha castigado la resolución judicial e incluso ha condenado su sátira. “Exigimos el posicionamiento público de las instituciones, que para eso son garantes de nuestros derechos”, ha clamado, puesto que ningún cargo político ha anunciado su participación en la protesta ─sólo algunos ediles del gobierno municipal se han acercado al acto.

Un representante de la compañía de artistas independientes de Catalunya ha recordado que “es inadmisible que la prensa reproduzca las versiones oficiales sin contrastar y que el arte no pueda ser disidente”. “Los artistas no tenemos miedo y seguiremos utilizando los escenarios como herramienta de denuncia porque no hay democracia sin libertad de expresión”, ha sentenciado. La abogada Anaïs Franquesa, del Centro por la Defensa de los Derechos Humanos Irídia, ha defendido que la decisión de la fiscalia de liberar de la prisión a los titiriteros ha sido gracias “a la presión en las calles”. “Exigimos el archivo del caso, acabar con la caza de brujas hacia lo disidente y la derogación de la 'Ley Mordaza'”, ha concluido.

Los impulsores de la campaña “Libertad Titiriteros”, que ya tiene miles de seguidores en la red y cuyo manifiesto ha conseguido más de 100.000 firmas, han recordado que “la lucha continua en las calles mientras se vulneren nuestros derechos y libertades”. Además de en Barcelona, han habido protestas en ciudades de todo el país como Madrid, Cádiz, Sevilla y Zaragoza.