Público
Público

Multa millonaria a Telecinco por plagiar el programa 'Pasapalabra'

El rosco más famoso de la televisión pertenece en realidad a la cadena británica ITV. Así lo muestra un fallo de la Audiencia de Madrid con una sentencia pionera por propiedad intelectual en materia televisiva. 

Publicidad
Media: 3.11
Votos: 9
Comentarios:

Pasapalabra lleva casi 17 años antena, diez en emisión por Telecinco.

Es una historia que viene de lejos. En 2014 eran 17 millones de euros la cantidad que ITV Studios reclamaba a Mediaset España por el impago de los derechos de Pasapalabra, el programa de Telecinco que presenta Christian Gálvez y que lleva casi 17 años en diferentes antenas, desde 2007 en la de Paolo Vasile. La nueva sentencia, hecha pública el pasado mes de febrero, impone una multa a Telecinco de 5,4 millones más los beneficios del programa desde 2012. Según informa El Confidencial, la sanción podría superar los 20 millones de euros en esta resolución jurídica pionera en materia de propiedad intelectual sobre un programa de televisión. 

La Audiencia Provincial de Madrid ratifica que la propiedad intelectual del popular formato pertenece a la cadena británica ITV, donde se emite bajo el nombre de Alphabetical, "un programa rápido que enfrenta a tres jugadores con pruebas basadas en el alfabeto (...) con el objetivo de acumular el mayor tiempo posible para la final", a la que solo llegará un "campeón", explican

La Audiencia Provincial ratifica que la propiedad intelectual del popular formato pertenece a la cadena británica ITV, donde se emite bajo el nombre de Alphabetical

En mayo de 2009, la cadena de Vasile firmó un contrato por tres años con la cadena británica para usar el formato hasta que decidió denunciarla, al año siguiente, bajo el pretexto de que la propiedad del rosco y el nombre, Pasapalabra, no pertenecían a ITV. Un dictado judicial de 2011 ya había señalado justo lo contrario: que sí pertenecía a la cadena británica aunque no fuera su creadora, como avala la Audiencia Provincial madrileña. 


En la primera sentencia de marzo de 2014, el juez señala que Telecinco era "plenamente consciente de que adquiría los derechos de explotación de una idea original de ITV" al tiempo que aduce que "resulta inverosímil y contrario al sentido común que una de las mayores cadenas de televisión (...) no realice las comprobaciones mínimas sobre la titularidad de los contenidos televisivos que adquiere". Ahí se le condenaba a pagar más de 15 millones de euros por haber incumplido el contrato y por "daños y prejuicios".

La cadena ha explicado mediante un comunicado que ha pagado "en todo momento" los derechos sobre el concurso a su legítimo propietario y que la sentencia, recurrida ante el Tribunal Supremo, "rebaja a más de la mitad la cantidad fijada por el Juzgado de Primera Instancia.