Diario Público
Diario Público

Nadia vivirá con sus tíos tras retirar el juez la patria potestad a sus padres

El progenitor de la menor con envejecimiento prematuro irá a la cárcel por un delito de estafa, ya que supuestamente desviaron para otros fines 600.000 de los 918.000 euros que habían recaudado en donativos para el tratamiento de su hija.

Publicidad
Media: 3
Votos: 7
Comentarios:
El Juzgado ordenó un registro en el domicilio familiar, que se realizó en presencia del magistrado y se alargó hasta medianoche.- ASOCIACIÓN NADIA NEREA

El Juzgado ordenó un registro en el domicilio familiar, que se realizó en presencia del magistrado y se alargó hasta medianoche.- ASOCIACIÓN NADIA NEREA

BARCELONA.- Nadia Nerea vivirá con sus tíos. Así lo ha decidido la Generalitat de Catalunya después de que la Justicia acordara enviar a prisión a Fernando Blanco, padre de la niña, por un delito de estafa, y suspendiera la patria potestad de la madre sobre la pequeña. 

La Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA) de la Generalitat ha formalizado este sábado la entrega de la guarda cautelar de Nadia Nerea, la niña que supuestamente padece una enfermedad rara que ha servido de excusa para que sus padres recaudasen casi un millón de euros, a sus tíos.

Fuentes del departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias han informado a Efe de que la actuación de la DGAIA se ha producido a instancias del juez de La Seu d'Urgell (Lleida), que anoche dictó prisión sin fianza para el padre de Nadia, Fernando Blanco, acusado de un delito de estafa y que dejó en libertad con cargos a la madre, si bien le quitó patria potestad de la menor, de once años de edad.

Los tíos de la menor, una hermana de la madre, tienen desde hoy la guarda cautelar de Nadia Nerea, a quien su madre podrá visitar sólo los fines de semana, sin nocturnidad, según la DGAIA, que ha seguido las instrucciones precisas del juez. El abogado de Fernando Blanco y su esposa Marga Garau, Alberto Martín, ha calificado de "barbaridad" que el juez haya quitado la guarda y custodia de la niña y ha anunciado que recurrirá esta decisión.

En sendos autos, el juez concluye que los padres incurrieron en una "clara utilización" de los donativos, que alcanzaron los 918.000 euros desde 2008, para costear su "alto nivel" de vida.

Prisión para el padre

Según informó el viernes por la noche el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), el titular del juzgado de instrucción número 1 de La Seu d'Urgell acordó, como solicitaba la fiscalía, enviar a prisión a Fernando Blanco, el padre de Nadia, por un delito de estafa, ya que supuestamente desviaron para otros fines 600.000 de los 918.000 euros que habían recaudado en donativos para el tratamiento de la niña.

El juez también acordó dejar a la madre, Marga Garau, en libertad con cargos, si bien ha suspendido su patria potestad sobre Nadia, situación que se comunicará a la Generalitat.

Tras interrogar a lo largo del viernes al padre y a la madre de la menor, que fueron detenidos el pasado miércoles por los Mossos d'Esquadra, el juez acordó las medidas cautelares planteadas por la fiscalía, después de que los movimientos bancarios hayan acreditado, según la investigación policial, que la familia gastó en fines ajenos al tratamiento de la menor 600.000 de los 918.000 euros que recaudaron en donativos para la niña desde el año 2008.

El juez ha acordado enviar a la cárcel al padre de Nadia tras subrayar la gravedad de la acusación, su especial implicación en la supuesta estafa, su capacidad económica, su falta de arraigo, la posibilidad de destruir pruebas, su reiteración delictiva y su evidente facilidad para salir de España, según fuentes judiciales.

Respecto de la madre, el fiscal había solicitado que quedase en libertad con cargos y que se suspendiera la patria potestad de los progenitores. "Se trataría de evitar en lo posible la continuación de la exposición pública de la menor y que pueda hacer una vida normalizada, lo que con la progenitora resulta imposible en estos momentos", según la Fiscalía.

Según un informe que los Mossos d'Esquadra han entregado al juez, los padres de Nadia han gastado en fines distintos al tratamiento de su hija unos 600.000 euros de los 918.000 recogidos en donativos desde 2008 para intervenciones médicas de envergadura para la niña, que finalmente no se llegaron a practicar.

Los Mossos d'Esquadra han llegado a esta conclusión tras analizar los movimientos bancarios de la pareja, en los que se detecta una gran cantidad de reintegros y gastos que no tienen ninguna relación con el tratamiento médico de la menor.

Como ejemplo, la asociación creada para recaudar fondos para la menor pagaba el alquiler de la casa donde residía la familia, en Fígols i Organyà (Lleida), con un coste anual de 9.800 euros, y también había hecho un pago a una empresa de automoción por valor de 24.500 euros, entre otros.

En el registro en el domicilio de la familia los Mossos encontraron el pasado miércoles por la noche 1.845 euros en efectivo, 32 relojes de gama alta valorados en 50.000 euros, una estilográfica, un ordenador, tres tabletas electrónicas y tres teléfonos móviles, todos de gama alta, así como marihuana.

En el momento de su detención el pasado miércoles, cuando trataba de huir de un dispositivo policial, Fernando Blanco, de 52 años, llevaba encima 1.450 euros en efectivo, dos relojes y varios dispositivos electrónicos de alta gama, así como una pistola de fogueo y varios cartuchos de rifle.

Pocas horas después de arrestar al padre de Nadia, los Mossos también detuvieron a la madre, Marga Garau, de 44 años, cuando se personó a la comisaría de La Seu d'Urgell, si bien en su caso quedó en libertad pocas horas después, mientras que su marido ha pasado dos noches en comisaría antes de comparecer ante el juez.

Una vez trascendió el caso, el juez bloqueó las cuentas de la pareja, donde ahora disponen de 319.676 euros en depósitos en dos entidades bancarias. El padre de Nadia ya fue condenado en el año 2000 en Palma a cuatro años y diez meses de cárcel por estafar, mediante la falsificación de documentos, 120.000 euros a la empresa en la que había trabajado.