Publicado: 14.09.2016 13:29 |Actualizado: 14.09.2016 13:29

PETA reclama al Gobierno el cierre de las escuelas taurinas ya que“educan a los niños a infligir dolor y violencia"

La organización por los derechos de los animales denuncia que "alentar a los menores a lastimar y matar animales para el entretenimiento transmite todos los mensajes equivocados" y critican que estos cursos están subsidiados por el Gobierno con 30.000€.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
Menores en una escuela taurina

Menores en una escuela taurina

La organización por los derechos de los animales PETA reclama al Gobierno que cierre todas las escuelas taurinas en España, al considerar que “educa a los menores en el entusiasmo de inflingir dolor y participar en violencia injustificada". Para la organización esta enseñanza es contraria a los valores de bondad y compasión y supone que “los niños estén siendo indoctrinados para un acto violento”.

Han denunciado esta situación en una misiva enviada a la Subsecretaría de Educación, donde la organización menciona “un impactante vídeo” publicado recientemente que muestra “a niños de tan solo 14 años atormentando y asesinando becerros en estas escuelas”. En la carta critican la crudeza a la que están sometidas las enseñanzas prácticas de esta disciplina y aseveran que "los animales no son nuestros para utilizarlos para el entretenimiento".



Además, los animalistas añaden que “las Naciones Unidas han declarado recientemente que la participación de los niños y adolescentes en actividades taurinas constituye una grave violación de los artículos de la Convención sobre los Derechos del Niño”.

"Ver una corrida de toros es ya bastante traumático para los niños, pero además el que nosotros los alentemos a lastimar y matar animales para el entretenimiento transmite todos los mensajes equivocados", dice Harriet Barclay, enlace europea de difusión de PETA. "PETA está pidiendo al gobierno español que se asegure de que los niños aprendan la compasión y la bondad, no en la violencia”.

La plataforma animalista describe cómo “en una corrida de toros típica, ocho hombres provocan, golpean y apuñalan a un solo toro con dagas y arpones llamados banderillas, hasta debilitarlo por la pérdida de sangre. A continuación, el matador clava una espada entre los omóplatos del animal agotado y un ejecutor corta su médula espinal”. Finalizada esta “ejecución” los animales son arrastrados fuera del ruedo pero en ocasiones “muchos toros están paralizados, pero aún conscientes”, aseguran.

Finalmente, desde PETA ejemplifican “la violencia y al sufrimiento” a la que se somete al animal en estos centros de enseñanza, al relatar que en “un video de una escuela taurina en Madrid muestra a un becerro aparentemente luchando en agonía mientras los niños fallan reiteradamente en asestar un golpe de gracia, dejándolo sangrando y jadeante”. Una enseñanza cuya “matriculación ha descendido drásticamente en los últimos años, obligando al gobierno español a subsidiarla con 30.000€, remachan.