Publicado: 07.10.2015 12:10 |Actualizado: 07.10.2015 19:30

El presunto asesino de Eva Blanco intenta suicidarse en prisión

Ahmed Chelh, de 52 años, habría confesado que vio a la chica de 16 años el día del crimen y ya ha aceptado ser entregado a las autoridades españolas.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:
Detenido en Francia el presunto asesino de Eva Blanco 18 años después del crimen

Detenido en Francia el presunto asesino de Eva Blanco 18 años después del crimen

MADRID.— Ahmed Chelh, el presunto autor del asesinato de la joven Eva Blanco en 1997, ha intentado suicidarse este jueves en prisión en la que permanece recluido a la espera de ser trasladado a España, ya que ha aceptado su entrega a las autoridades españolas. Su traslado va a producirse de forma casi inmediata en los próximos días.

El hombre, de 52 años, nacionalidad española y origen marroquí, compareció ante el Tribunal de Apelación de esa ciudad, que validará a lo largo de la jornada la Orden Europea de Detención y Entrega enviada a Francia para que sea juzgado en España.



Según, informa el diario El País, Ahmed Chelh reconoció ante el tribunal francés que vio a Eva Blanco el día del crimen. El mismo diario informa de que Ahmed Chelh ha intentado suicidarse en su celda, pero que los gendarmes franceses que le custodia lo impidieron. La entrega, según la fuente, suele demorarse diez días, pero no se descarta que se produzca en este caso antes del próximo 17 de octubre, ante el interés mostrado por las autoridades españolas para que se acelere el proceso.

La Guardia Civil española logró detenerle tras una investigación que ha durado más de 18 años, gracias a una prueba de ADN y a un laborioso proceso en el que ha sido determinante la identificación de su hermano.

Durante la Operación Pandilla, abierta por el Grupo de Homicidios tras el hallazgo del cadáver el 10 de abril de 1997 en una cuneta de una carretera en Algete, en Madrid, se abrieron más de cien líneas de investigación.

Entre ellas, el 8 de octubre de 2013 se solicitó un estudio de la muestra genética hallada, con lo que se estrechó el cerco sobre los varones norteafricanos que en la época del suceso estaban empadronados en esa localidad madrileña.

En una de las entrevistas con esas personas, a principios del pasado septiembre, se obtuvo un perfil de ADN que dio positivo aunque no coincidió al 100% con el hallado en el cuerpo, pero que hizo que las pesquisas se enfocaran en ese hombre, hermano del presunto asesino, y en su círculo familiar.

Los investigadores se centraron en el varón detenido el jueves, que abandonó España en 1999, dos años después del crimen, y que según las fuentes judiciales francesas había rehecho su vida en Francia, donde no estaba fichado.

Los investigadores descartan por el momento que el presunto asesino perpetrara alguna agresión más en el municipio o su entorno en la época del crimen y que estuviera implicado en algún delito contra otros jóvenes.