Público
Público

Solo siete de cada cien inmigrantes lograron saltar la valla de Melilla en 2016

El Gobierno informa de que en 2016 alrededor de 4.000 inmigrantes intentaron saltar la valla en Melilla, de los que 332 lograron entrar a la ciudad, el doble que el año anterior.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Inmigrantes intentan saltar la valla de Melilla. /Archivo REUTERS

Sólo un 7 por ciento de los cerca de 4.000 inmigrantes que intentaron en 2016 saltar en Melilla la valla fronteriza con Marruecos lo lograron, según datos del Gobierno, que no contabiliza los rechazos en frontera conocidos como "devoluciones en caliente".

En una respuesta parlamentaria, el Gobierno informa de que en 2016 alrededor de 4.000 inmigrantes intentaron saltar la valla en Melilla, de los que 332 lograron entrar a la ciudad, el doble que el año anterior, ya que en 2015 se produjeron unos 4.500 intentos y 159 entradas.

Según el Gobierno, esto supuso una disminución de un 68 por ciento respecto a las 2.229 entradas producidas en 2014, año en el que hubo 18.000 intentos.

El descenso está motivado principalmente por la cooperación de las fuerzas de seguridad españolas y marroquíes en una "acción conjunta que reduce considerablemente el número de incidentes", de acuerdo con esta respuesta del Ejecutivo al diputado del PSOE Antonio Trevín.

También apunta que España "mantiene con Marruecos unas excelentes relaciones no sólo en el ámbito migratorio, sino también en la cooperación en la lucha antiterrorista y contra el crimen organizado, y especialmente, en la lucha contra el tráfico de seres humanos".

En otra respuesta parlamentaria, el Gobierno afirma que no contabiliza los rechazos en frontera que se producen en los perímetros fronterizos de Ceuta y Melilla, amparados por una modificación de la Ley de Extranjería desde el 1 de abril de 2015, "al entender que no han entrado en nuestro país".

La expresión "devoluciones en caliente" se refiere a la expulsión inmediata de inmigrantes en el momento en que intentan pasar la valla, una práctica que han denunciado colectivos de defensa de derechos humanos por entender que no respeta la protección prevista por leyes españolas y europeas.