Público
Público

Cabify Los taxistas denuncian a Cabify por crear un entramado para revender licencias VTC

La acusan de utilizar sociedades para especular y saltarse la regulación que impide su venta. La empresa dice ser víctima de una "campaña difamatoria" 

Publicidad
Media: 2.80
Votos: 5
Comentarios:

Un taxi de Barcelona, en una de las recientes protestas del sector contra la actividad de Uber y Cabify. EFE

La federación de asociaciones de taxistas Fedetaxi ha anunciado que presentará una denuncia este viernes contra Cabify, la aplicación que pone en contacto a chóferes y pasajeros, por crear un entramado societario para especular con las licencias con las que operan sus conductores.

Dichas autorizaciones, denominadas VTC (Vehículos de Transporte con Conductor) "serán intransferibles, salvo a favor de los herederos forzosos o el cónyuge del anterior titular", establece la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres. Fedetaxi ha detectado que, con el objetivo de evitar esta prohibición, Cabify ha asignado las autorizaciones a sociedades y a continuación ha traspasado la sociedad entera.

Por cada VTC incluida en la sociedad, Fedetaxi denuncia que Cabify está cobrando unos 50.000 euros. Administrativamente, cada VTC vale 36 euros. La federación pondrá las pruebas a disposición de la Fiscalía Especial de Delitos Económicos, alertando de que "existen indicios suficientes" como para que se hayan podido producir incumplimientos de la normativa tributaria.

"Dotan a las sociedades con licencias y las revenden a precios hasta 1.000 veces mayores", denuncian los taxistas

"Las empresas, todas de nombres turcos, se constituyeron en 2015 por la sociedad Maxi Mobility, cuya matriz se encuentra en Delaware, con el objeto de dotarlas de lotes de VTC que posteriormente revender a precios 1000 veces mayores a lo que les costó obtenerlas. Muchas de ellas cambiaron de mano dos y tres veces en la misma mañana", expone Fedetaxi en un comunicado. 

Los taxistas también resaltan que aquellos que compran la licencia se ven obligados a ese desembolso, pero el beneficio de la empresa no acaba ahí: Cabify cobra a su vez una comisión por los servicios que realizan a través de la aplicación. 

Cabify dice ser víctima de una "campaña difamatoria"

Cabify ha encuadrado la denuncia de Fedetaxi en un "empeño de sembrar la duda en la opinión pública sobre la legalidad de sus operaciones" con el objetivo de "dañar su imagen". Por ello, la tacha de "absolutamente falsa".

"Todas las licencias VTC que explotan los transportistas que colaboran con Cabify—la empresa se niega a considerar que los conductores trabajan para ella, y los considera colaboradores— han sido legítimamente autorizadas", asevera la empresa. Sobre el supuesto entramado societario, señala que nunca se le ha incoado un expediente tras las inspecciones soportadas "a solicitud, en muchos casos, de la propia Fedetaxi".

El ministro de Fomento reconoce la "burbuja"

Tras una reunión mantenida este martes con las asociaciones del taxi, alcaldes y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, reconoció que muchas de las autorizaciones VTC concedidas en los últimos meses están acabando en apenas tres o cuatro empresarios. 

De la Serna ha anunciado medidas para frenar la "burbuja" de compra-venta de VTC

Dada su revaloración tras la entrada en juego de Uber y Cabify, las VTC alcanzan en el mercado precios muy superiores a la tasa administrativa que cuesta su concesión. Por ello, De la Serna comunicó a sus interlocutores en la reunión que el Ministerio articulará una normativa que impida que el proceso de compra-venta siga creciendo, proceso que definió como "burbuja". 

Los taxistas avisan de que la actividad de estas empresas acabará con el tejido de autónomos y pymes que dominaba hasta ahora el transporte urbano mediante las licencias de taxi. "En cuanto las multinacionales dominen el mercado", alertan, "los precios que paga el usuario, que subirán alarmantemente".