Público
Público

Turistificación La burbuja del alquiler en el centro de Madrid expulsa a sus vecinos

Desde 2014, los precios de los alquileres del distrito han subido en casi un 40% de media, alcanzando los 19€/m2

Publicidad
Media: 3.25
Votos: 4

Aspecto de la Plaza de Santa Ana de Madrid. REUTERS

Hubo un tiempo, cuando Madrid estaba rodeada por una cerca con fines fiscales, en el que el actual distrito Centro de la capital era un hervidero insalubre y sobrepoblado. Con la llegada masiva de inmigrantes a mediados del siglo XIX, la población más humilde empezó a hacinarse en las partes altas de los edificios en lo que Mariano José de Larra describió como "un helado que se eleva fuera de la copa de los sorbetes". La cerca se derribó en 1868 y el casco antiguo pasó a ser un distrito que nunca perdió su vitalidad de barrio popular y castizo. Ahora, recién comenzado el siglo XXI, el viejo Centro está expulsando a sus viejos pobladores.

Del año 2005 al 2017, el distrito centro perdió cerca de 19.000 habitantes, en un periodo en el que la ciudad ha mantenido una población prácticamente estable, creciendo en 5.000 personas en todos sus distritos. Durante el año 2016, el último del que existen datos censales, el Centro fue el barrio que más población perdió por cambio de domicilio (un saldo de -2.436), seguido de lejos por otros barrios céntricos como Chamberí y Retiro. Los distritos de Villa de Vallecas, Villaverde y Carabanchel fueron los que más población recibieron dentro de las migraciones internas de la ciudad ese año.

Aunque la tendencia de pérdida de población en el distrito Centro viene desde la pasada década, su población llegó a aumentar en 2010, coincidiendo con la bajada de los precios de los alquileres durante crisis inmobiliaria. Sin embargo, desde 2014, los precios de los alquileres del distrito han subido en casi un 40% de media, alcanzando los 19€/m2, el precio más alto de todos los distritos de la ciudad, según datos de Idealista.

La subida de los precios de alquiler es una realidad generalizada en todo el país que los expertos atribuyen a un aumento en la demanda por la dificultad para acceder al mercado de venta de pisos. Sin embargo, el aumento de precios ha sido especialmente acentuado en el distrito Centro de Madrid en los últimos tres años. A las razones de la subida de alquileres habituales en el resto de la ciudad, hubo que sumar aquí el aumento descontrolado de la oferta de pisos de alquiler turístico.

El tema del alquiler turístico está haciendo reducir la oferta de alquiler residencial al haber mucho propietario que está apostando por esta forma de alquiler, reduciendo la oferta y haciendo subir los precios"

"La demanda es muy superior a la oferta como consecuencia de que hay mucha gente que no puede acceder al mercado de la compra por falta de poder adquisitivo", declara Beatriz Toribío, directora de estudios de la web Fotocasa. "Pero hay algo que se hace mucho más evidente en distritos como el Centro, que es el tema del alquiler turístico, y que está haciendo reducir la oferta de alquiler residencial al haber mucho propietario que está apostando por esta forma de alquiler, reduciendo la oferta y haciendo subir los precios", añade Toribío, que sin embargo, ha localizado una tendencia a la baja desde finales del pasado año en los precios de alquiler de los distritos más céntricos de la capital.

La web Airbnb oferta actualmente 6.438 apartamentos y habitaciones privadas en el distrito, la mitad del total de ofertas de esta web en Madrid, según la página Insideairbnb. Más allá de los efectos directos evidentes que este nuevo mercado tiene para el alquiler de viviendas residenciales, distintas asociaciones vecinales denuncian la destrucción de la vida de barrio que trae consigo un nivel de turismo que consideran excesivo y que también está provocando la salida de muchos habitantes del barrio.

Aspecto de la Gran Vía madrileña. REUTERS

"Tú vives en un edificio, incluso siendo propietario, y empiezan a aparecer pisos turísticos y te vas quedando aislado, en el portal ya no están tus vecinos, las relaciones que hayas establecido se van deshaciendo, donde compras va cambiando...", describe Luís Alonso, del colectivo vecinal Lavapiés, ¿dónde vas? "Eso es un efecto mucho más difícil de medir (que los precios de los alquileres), pero que está ocurriendo y está, también, expulsando a la gente del barrio".

El nuevo habitante del Centro

Si bien la explosión de la industria turística en sus distintas modalidades ha acelerado el proceso, el centro de Madrid popular y densamente poblado había iniciado su final años atrás. Las familias de clase trabajadora comenzaron a abandonar sus barrios tradicionales en el centro a partir de los años 90 dando paso a un nuevo perfil de habitante. A día de hoy, el distrito Centro tiene una renta per cápita ligeramente por encima de la media y es el distrito madrileño con más hogares unipersonales (48,6%) y el único con menos de 2 personas de media por hogar.

Si a este perfil de habitante le sumamos las 73.878 plazas turísticas disponibles (1 por cada 2 habitantes en el distrito), según cálculos de las asociaciones vecinales, y el número indeterminado de casas vacías, la radiografía del centro de la capital es la de una zona cuya base demográfica está cambiando a pasos agigantados.

"Ahora mismo, nadie en su sano juicio se plantea un proyecto de vida a largo plazo en el centro de Madrid", declara Alonso. "A lo mejor estudiantes, gente con mucho dinero que quiere tener un piso en el centro, además de en otra parte... pero lo que es vida, gente que quiere tener unas relaciones sociales y establecerse mucho tiempo, eso se está reduciendo a un ritmo vertiginoso", declara Alonso sobre un barrio que, al subirse al tren de la modernidad, expulsó a los vecinos que no pudieron seguir su ritmo.